Balance

Tres años de Rodolfo Suarez: lo que no pudo, los fallos y aciertos, y lo que queda

El gobernador transita los últimos 365 días de gestión, entre buenas y malas. Resumen de los tres cuartos de mandato y lo que afrontará Rodolfo Suarez en 2023.

Por Facundo La Rosa

Rodolfo Suarez cumple hoy tres años al frente del Ejecutivo de Mendoza y comienza a transitar los 365 días de despedida, con una elección de por medio (PASO en junio y generales en septiembre) que dará lugar a la transición con su sucesor. Es por eso que el balance de gestión de los tres diciembres suele ser casi adjetivador del mandato de gobierno.

Sin embargo, el análisis de su paso por el sillón de San Martín no puede desmembrarse de un hecho que modificó sin dudas el plan que diagramó cuando fue candidato en 2019: la pandemia de Covid. Prácticamente la mitad de su periodo estuvo signada por la convivencia con el virus y las medidas que debió adoptar en consecuencia.

En cuarentena, Suarez –como buena parte de los mandatarios del país- elevó su imagen pública por la toma de decisiones que, con el desconocimiento mundial de cómo combatir la enfermedad, en su momento fueron juzgadas positivamente. Quizás su diferenciación con algunas posturas nacionales –que le jugaron en contra a Alberto Fernández- fue su mayor capital de gestión. Mendoza se anticipó a la apertura de actividades económicas y sociales, incluso en materia educativa, y la valoración del gobernador –interna y externamente- creció.

Consejo Económico, Ambiental y Social de Mendoza, CEAS, Rodolfo Suárez Rody gobernador, Barbijo
La pandemia de Covid marcó los dos primeros años de gestión de Rodolfo Suarez, quien salió airoso

La pandemia de Covid marcó los dos primeros años de gestión de Rodolfo Suarez, quien salió airoso

Le sirvió ese distanciamiento del gobierno federal para imponerse con amplio margen en las elecciones de medio término de 2021, donde aprovechó el impulso de las encuestas para presentarse como candidato suplente a senador nacional, pese a los cuestionamientos –políticos, jurídicos y hasta éticos- que recibió. La ciudadanía volvió a acompañar a Cambia Mendoza, que además mejoró los números en la Legislatura y los concejos departamentales.

A partir de allí inició verdaderamente su gestión. No sin dejar de lado antecedentes de lo que intentó y no pudo. El más emblemático, tal vez, el fallido intento de modificar la Ley 7.722 al poco tiempo de su asunción. Una negociación exitosa con la oposición en el parlamento que se topó con un rechazo popular en las calles, por el cual debió ceder a una de sus propuestas de la plataforma electoral: el impulso a la minería.

También se anota en el debe la imposibilidad de renovar la ley de educación provincial (que tras una masiva movilización en 2020, prometió reflotar al año siguiente pero nunca ocurrió) y de reformar la Constitución. Este último “fracaso” lo comparte con sus antecesores, que nunca lograron convencer a la oposición de turno para avanzar con una nueva redacción de la carta magna. Curiosamente una idea que las fuerzas mayoritarias de la Provincia comparten, pero por la cual no lograron, en 40 años desde el retorno a la Democracia, ponerse de acuerdo.

Desde el 9 de diciembre pasado, entonces, transitó caminos “más seguros” y trazó objetivos menos ambiciosos. Tanto así que su discurso del 1° de Mayo se caracterizó más por un repaso de logros y críticas a la oposición, que de anuncios concretos a futuro.

Consiguió, sí, instalar la boleta única (que debutará el año próximo), aunque sin el respaldo del peronismo; y encontró la salida política a una conflictiva reforma de la Suprema Corte, que por momentos lo enfrentó a algunos aliados en la coalición.

Boleta única
Boleta Única, una de las iniciativas que Rodolfo Suarez logró implementar en su gestión. Debutará en 2023

Boleta Única, una de las iniciativas que Rodolfo Suarez logró implementar en su gestión. Debutará en 2023

En ese aspecto, la relación con la oposición, avanzó casilleros. Desde el recambio legislativo de este año pudo enderezar el rumbo y arribar a consensos saludables para la institucionalidad provincial. La llegada de un peso pesado como Martín Kerchner a la presidencia del bloque oficialista mejoró la convivencia. Las críticas –claro está- continuaron. Pero del “Suarez revolea los proyectos a la Legislatura” a los acuerdos del último tiempo hay un vagón de diferencia.

Ello se vio reflejado en la sanción del Presupuesto 2023. El Frente de Todos acompañó el pedido de endeudamiento para obra pública, pesificando su valor, incluso ampliando el monto original para extender el proyecto del plan de agua potable para el Gran Mendoza. Jugó fuerte en este punto la intervención de los intendentes del PJ “tradicional”, a los que Suarez llamó para que liberaran los fondos que beneficiaban a sus territorios.

Con apoyo opositor se sancionó, también, la Ley de Piedemonte, la ampliación de juicios por jurado, y las reediciones del Mendoza Activa; la última, apuntada a la eficiencia productiva y a la asistencia a los agricultores afectados por las heladas tardías, situación por la que recibió a autoridades de la Nación de la talla de Sergio Massa y Silvina Batakis.

En sus constantes cruces con Nación por la “discriminación” a la que somete a la Provincia, determinó utilizar los fondos de Portezuelo del Viento para construir la presa El Baqueano en el Sur (se licitaría en marzo) y para el cierre del año autorizó los aumentos de todos los servicios públicos, con la justificación en la inflación descontrolada.

Sobre la base de esa variación constante de precios, adoptó la estrategia de mantener negociaciones paritarias trimestrales con los gremios estatales con los que –más allá de una masiva marcha y paro en agosto, que en primera instancia abordó erróneamente al ignorarla y personificarla en un dirigente sindical- arribó a acuerdos que firmaron todos los sectores. En el último mes del año preelectoral, consiguió un cierre sin conflictos en las calles.

Manifestación sute, marcha, paro, gremios, docentes, paritarias, paritaria, Casa de Gobierno
Pese a las masivas movilizaciones a mediados de año, el Gobierno logró cerrar paritarias con acuerdos con todos los sectores estatales

Pese a las masivas movilizaciones a mediados de año, el Gobierno logró cerrar paritarias con acuerdos con todos los sectores estatales

Cómo será el último año de gestión de Rodolfo Suarez

El gobernador deberá atender varios focos de conflicto en un 2023 en el que tendrá que sortear un proceso eleccionario que lo ubicará como uno de los principales (no el único ni el de mayor peso) armadores de su espacio, enfrentará una negociación de salarios dificultosa con los sindicatos, afrontará vencimientos de deuda en dólares y deba cerrar proyectos por los cuales no verá sus frutos.

En materia electoral, convivirá con las aspiraciones de los intendentes radicales que quieren reemplazarlo y con el protagonismo casi central de Alfredo Cornejo, quien todavía no descarta ir por un nuevo mandato en la Provincia, que prácticamente “anularía” la relevancia política de Suarez. Asimismo, su partido nuevamente habrá de sentarse a discutir con Omar De Marchi, quien está dispuesto a enfrentar al candidato radical en una interna y, siempre que tiene la oportunidad, no duda en marcar los errores de la gestión. El objetivo es mantener la conformación actual de Cambia Mendoza, pero para que ello ocurra tendrá que mostrarse dispuesto a ceder territorio, tal como reclama la UCR al PRO a nivel nacional.

de marchi, cornejo, suarez
De Marchi, uno de los referentes de Cambia Mendoza con los que Rodolfo Suarez deberá negociar de cara a las elecciones 2023

De Marchi, uno de los referentes de Cambia Mendoza con los que Rodolfo Suarez deberá negociar de cara a las elecciones 2023

Las paritarias –se especula- se presentarán más espinosas que este año, ya que los sindicatos aprovecharán el carácter electoral de 2023 para conseguir mayores beneficios. Además, el SUTE inició hoy una campaña anual –con acciones gremiales diversas- para exigir una recomposición de la pérdida de poder adquisitivo por la ausencia de aumentos salariales en 2020. Desde el Ejecutivo entienden que esa deuda quedó saldada en la discusión de 2021, pero los sindicatos aseguran que los haberes cuentan con un retraso de 36 puntos. La amenaza del no inicio de clases está latente y de la cintura política que muestre el Gobierno dependerá su evolución.

Pero la situación que más preocupa al oficialismo es el vencimiento por más de 120 millones de dólares del pago de capital del Bono PMY24 (que emitió Cornejo en 2016 y que fue renegociado en 2020), que pretende pagar con la toma de un nuevo crédito en pesos.

Sin embargo, ese movimiento fue denunciado por el peronismo como un “roll over indefinido”, que constitucionalmente debe contar con la autorización de la Legislatura con los dos tercios de los votos. Así lo entendió el Fiscal de Estado Fernando Simón, en lo que representó el primer escollo jurídico para Suarez, que ya anunció que redactará un decreto para avanzar con la operatoria y, en caso de que aparezca un recurso judicial, está dispuesto a llevarlo a la Suprema Corte. La imposibilidad de refinanciar esas obligaciones significaría un duro golpe financiero para un año en el que requiere exhibir inversiones en distintas áreas que mueven la aguja electoral.

Rodolfo Suarez, Víctor Fayad
Víctor Fayad y Rodolfo Suarez pretenden refinanciar la deuda en dólares con la toma de crédito en pesos

Víctor Fayad y Rodolfo Suarez pretenden refinanciar la deuda en dólares con la toma de crédito en pesos

Por otra parte, el año próximo se cerrarían proyectos de gran envergadura pero cuyos beneficios recién los verán sus sucesores: Cerro Amarillo, Hierro Indio, El Baqueano, Potasio Río Colorado y el primer piloto no convencional del territorio de Vaca Muerta en suelo mendocino.

Así las cosas, Rodolfo Suarez transita su último año de una gestión con más buenas intenciones que logros estructurales. El veredicto final se conocerá en 365 días.

Te Puede Interesar