nación - provincias

Máxima tensión entre Milei y gobernadores

El reclamo de Chubut terminó exponiendo el malestar extendido de los jefes provinciales con el presidente Javier Milei.

La semana que había sido pensada como un nuevo ensayo de puentes del Gobierno hacia los jefes provinciales, según se dejaba trascender desde la Presidencia, termina en un nivel de máxima tensión entre Javier Milei y buena parte de los gobernadores.

La escalada del conflicto entre el Presidente y los gobernadores va en sentido contrario. Y este punto máximo de tensión pone a la vista una mezcla de concepción política y de estrategia de confrontación en blanco y negro, bajo el supuesto de sostener el capital del balotaje frente la situación de minoría en el Congreso y sin base de poder territorial.

El conflicto tomó magnitud este viernes con un reclamo específico de fondos hecho por el gobernador de Chubut, Ignacio Torres, representante de la nueva generación del PRO. La discusión no se reduce a su reclamo de 13.500 millones de pesos, aunque la cifra representa más de un tercio de los fondos mensuales por coparticipación. La advertencia sobre el freno a la producción de petróleo y gas en su provincia sorprendió mediáticamente, pero no redujo los respaldos, que se venían conversando en un clima de temperatura en ascenso por recortes -transporte, docentes-que afectan a las provincias.

El planteo de Torres fue acompañado en primer lugar por el resto de los gobernadores de la Patagonia. Excedió la marca de Juntos por el Cambio -que sólo sobrevive en el ámbito de los mandatarios- y reunió las firmas de un peronista clásico y un socio kirchnerista (el pampeano Sergio Ziliotto y el fueguino Gustavo Melella) y de tres provinciales (el rionegrino Alberto Weretilneck, el neuquino Rolando Figueroa y el santacruceño Claudio Vidal).

image.png

Después, llegó el respaldo de JxC. No quedó ninguno afuera, a pesar de las diferencias de posición frente a la gestión de Milei, algo no valorado por el círculo presidencial, más allá de algunos intentos de diálogo. El respaldo a Torres fue firmado por Jorge Macri y Rogelio Frigerio. Además del jefe de gobierno porteño y del gobernador entrerriano, lo hicieron los socios de San Juan, Marcelo Orrego, y de San Luis, Claudio Poggi. Y también los cinco radicales: el santafesino Maximiliano Pullaro, el mendocino Alfredo Cornejo, el correntino Gustavo Valdés, el chaqueño Leandro Zdero y el jujeño Carlos Sadir.

También te puede interesar: Cornejo respaldó a su par de Chubut por el reclamo de la coparticipación

Después se sumaron representes de la oposición dura. Primera señal de una coincidencia eludida en el Congreso por la llamada oposición “dialoguista”: UCR, Hacemos Coalición Federal, otros espacios federales, además del PRO, más dispuesto al acuerdo con Milei. Y buscada por el peronismo/kirchnerismo en su política de choque y dureza, con sello de CFK y exposición pública de Axel Kicillof. Por otra cuerda, se sumó el cordobés Martín Llaryora, en la mira presidencial a la par del quiebre del puente con Juan Schiaretti.

También te puede interesar: La desafiante respuesta de Milei al reclamo de Chubut por la coparticipación

La respuesta del Gobierno fue similar a la del desenlace de la Ley Ómnibus. Colocó a todos en la misma vereda como “casta”, subió el nivel de confrontación y llegó al extremo de hablar de jugadas “chavistas”. Es un camino que vuelve a poner en crisis las especulaciones sobre algún tipo de entendimiento para trabajar en el Congreso: el viernes próximo, Milei debe inaugurar el ciclo de sesiones ordinarias. El punto, antes que la capacidad negociadora, es si existe voluntad de desescalar el conflicto.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/JMilei/status/1761184439155962278&partner=&hide_thread=false

El Presidente lanzó una serie de tuits en los que se mostró provocativo y desafiante: "Cuando todo parecía terminar de un modo genial, toda la casta sola sale a gritar 'soy casta'".

image.png

Qué pasa con Mauricio Macri

Según una nota publicada por El destape, Mauricio Macri volvió de sus vacaciones y en la previa de la demorada cumbre que -se supone- tendría con Javier Milei aprobó un reclamo de Chubut al gobierno nacional por 13.500 millones de pesos retenidos de los fondos coparticipables.

El jueves lo visitaron los gobernadores Ignacio Torres (Chubut) y Rogelio Frigerio (Entre Ríos) y allí tomó conocimiento del reclamo que al día siguiente haría la provincia patagónica por los 13.500 millones de pesos que Nación le retuvo. Macri no se opuso y les transmitió que hay que “cuidar los territorios, los tres gobernadores y los intendentes". Gobernadores de Juntos por el Cambio y hasta del peronismo salieron en apoyo. De todos modos, desde el entorno de Torres aclararon que la decisión es 100 por ciento del gobernador. "La coparticipación la pisaron hace 20 días. Hace rato la venimos trabajando", sumaron.

Macri le transmitió a los dos gobernadores del PRO su intención de “ayudar” a Milei aunque le genera dudas el destino que tendrá la gestión con este plan económico. Los mandatarios le expresaron "la necesidad de ser parte de las decisiones importantes del partido a nivel nacional", de que los reclamos del interior sean escuchados y de tener injerencia en una mesa política que se planea conformar a futuro.

Fuente: Infobae/eldestape

Te Puede Interesar