Convivencia armoniosa

Mascotas: las claves para lograr que tu perro te obedezca

Enseñar obediencia básica a tu perro no solo mejora la convivencia, sino que también puede ser una experiencia divertida y enriquecedora para ambos.

La educación de tu mascota es un elemento esencial para asegurar una convivencia armoniosa entre los perros y sus dueños. Enseñar órdenes básicas como “sienta”, “quieto”, y “ven” no solo facilita el día a día, sino que también fortalece el vínculo entre el animal y su cuidador. A continuación, explicaremos las técnicas y beneficios del adiestramiento de obediencia básica.

El adiestramiento de obediencia, conocido en inglés como "obedience training", es un conjunto de técnicas desarrolladas originalmente para perros de trabajo. Este tipo de entrenamiento surgió del deporte y fue popularizado por el American Kennel Club en Estados Unidos. Los perros de trabajo, como los pastores, debían aprender a seguir órdenes específicas para realizar sus tareas, una práctica que hoy en día se ha adaptado para entrenar a perros domésticos a través de ejercicios y actividades divertidas.

ANA -perro (1).png
Mascotas: las claves para lograr que tu perro te obedezca

Mascotas: las claves para lograr que tu perro te obedezca

Herramientas y técnicas para un entrenamiento efectivo

Una herramienta muy utilizada en el adiestramiento es el clicker, un dispositivo que emite un sonido mecánico y que, acompañado de refuerzos positivos, ayuda a los perros a entender qué comportamientos se esperan de ellos. Sin embargo, algunos prefieren utilizar palabras en lugar del clicker para fortalecer el vínculo entre el perro y su cuidador.

Otra técnica tiene que ver con acostumbrar al perro a llevar la correa y el arnés en casa mientras juega puede facilitar el proceso. Educar a un perro puede ser un proceso largo, dependiendo del animal y de las habilidades del adiestrador. La perseverancia y una buena relación entre el perro y su cuidador son clave para el éxito.

La educación canina no se trata de dar órdenes, sino de enseñar y comunicarse con el perro. Órdenes básicas como “sentado”, “quieto”, y “vamos” son fundamentales. Por ejemplo, para enseñar a un perro a sentarse, se puede utilizar un premio que se mueve desde su nariz hacia la parte trasera de su cabeza, diciendo "muy bien, sentado" cuando lo haga correctamente.

El refuerzo positivo, el cariño y la paciencia son esenciales en el entrenamiento. Las conductas premiadas tienden a repetirse, por lo que es importante recompensar al perro siempre que cumpla con las expectativas. Dedicar 10 minutos diarios a trabajar en estas órdenes puede hacer una gran diferencia./Zooplus.

Te Puede Interesar