Cuidá a tu fiel compañero

Mascota: cómo detectar si tu perro tiene algún dolor

Los perros pueden manifestar el dolor de diversas maneras. Conocer estas señales es crucial para garantizar su bienestar y actuar a tiempo.

Identificar el dolor en las mascotas puede ser un desafío, ya que no pueden expresar su malestar verbalmente. Sin embargo, hay diversas señales y comportamientos que pueden indicarnos que tu perro está sufriendo. Conocer estos signos es fundamental para intervenir de manera oportuna y asegurar su bienestar.

Cambios en el comportamiento de tu perro

Los perros suelen mostrar su malestar a través de alteraciones en su comportamiento habitual. Uno de los indicios más claros es el cambio en su apetito. Si tu perro deja de comer, podría estar experimentando dolor. Este síntoma puede estar asociado a diversas enfermedades, desde problemas dentales hasta afecciones más graves como el cáncer.

Otro cambio notable es el aislamiento. Los perros, al igual que los humanos, tienden a apartarse cuando no se sienten bien. Pueden dejar de saludar cuando llegas a casa y evitar el contacto físico. Este comportamiento no es un acto de antipatía, sino una manera de comunicar su malestar.

image.png
Mascota: cómo detectar si tu perro tiene algún dolor

Mascota: cómo detectar si tu perro tiene algún dolor

Señales físicas del dolor

El dolor en los perros también puede manifestarse a través de señales físicas. Por ejemplo, el jadeo excesivo puede ser un signo claro de que algo anda mal, especialmente si ocurre sin una causa aparente como el calor o el ejercicio intenso. Además, los perros que sufren dolor pueden mostrar movimientos rígidos, caminar más despacio o incluso cojear.

El lamido excesivo es otra señal de que algo no está bien. Los perros suelen lamerse para calmar el dolor, ya sea interno o externo. Sin embargo, si este comportamiento se vuelve compulsivo, podría indicar un problema más serio, como una dermatitis acral por lamido.

Vocalizaciones y cambios en la mirada

Las vocalizaciones excesivas son otro indicio importante. Los perros pueden gemir, aullar, gruñir o ladrar más de lo habitual cuando están tratando de esconder su dolor. Este aumento en las vocalizaciones suele ser una manera de expresar su malestar, aunque no siempre es fácil de identificar si no se combina con otras señales físicas.

Los cambios en la mirada también pueden ser reveladores. Los perros con dolor ocular pueden entrecerrar los ojos con frecuencia y evitar las luces brillantes. Por otro lado, si el dolor proviene de otra parte del cuerpo, las pupilas pueden dilatarse debido al estrés./Rover.

Te Puede Interesar