Imágenes sensibles

El drama de los sobrevivientes a un accidente vial: la recuperación y el dolor

Un accidente vial implica un cambio traumático en la vida de la persona que sobrevive y su familia. Emprenden el duro camino de la rehabilitación.

Por Cecilia Zabala

En la semana en la que se concientiza a nivel nacional sobre la Seguridad Vial nos proponemos reflexionar sobre la importancia de un abordaje profundo y urgente sobre esta problemática que causa miles de muertes y lesionados en el mundo. Para tomar dimensión de esto, basta con decir que en lo que va del año se han registrado cerca de 90 víctimas fatales en el lugar del hecho. Pero hay un "detrás de escena" que no se suele ver y que tiene un impacto tremendo: las lesiones y discapacidades que queda tras un accidente vial.

Los accidentes de tránsito tienen un impacto tremendo en la sociedad, que muchas veces no se ve. Porque detrás de las muertes hay familias afectadas: madres y padres que pierden un hijo, o hijos que pierden padres, con todo lo que esto significa.

Pero hay una realidad de lo que poco se habla y es qué pasa cuando una persona sobrevive a un accidente, qué pasa con sus lesiones, su tratamiento, su familia, su trabajo o estudios. Es como si la vida de esa persona y esa familia quedara detenida, girara en torno a ese suceso que alteró profundamente la dinámica familiar.

Embed - Diario Digital Sitio Andino on Instagram: " ¿é é ? ó El después de los accidentes no suele salir en las noticias. Pero la persona lesionada y la familia suelen emprender un proceso muy complejo en sus vidas, muchas de las cuales cambian rotundamente para siempre. Llegamos hasta la Clínica San Andrés, @sanandres.salud donde trabajan de manera interdisciplinaria en la rehabilitación de pacientes. “Una vez que el paciente sale de la terapia intensiva se viene la rehabilitación para tratar de disminuir las secuelas que quedan. Sobreviene una etapa mucho más larga y desafiante”, explicó el doctor á , médico fisiatra. En tanto, la doctora , señaló “En Argentina se calculan 100.000 accidentados en forma anual, de los cuales el 14% registra lesiones graves y el 86% lesiones leves, pero que percuten en la calidad de vida”, advirtió. “Según el tipo de lesiones puede quedar con alteraciones esfinterianas, es decir que no puede ir al baño”, explicó í , médica clínica. “Suelen quedar problemas sensitivos, los pacientes pueden ignorar alguna parte del cuerpo, quedar con una alteración visual que repercute en actividades básicas”, señaló , médica fisiatra. “Por ejemplo, una persona con déficit visual no puede volver a manejar o readaptarse a su trabajo. Y hay que hacer consicente al paciente de esto”, agregó la doctora . “Muchas veces quedan déficits cognitivos, trastornos memoria, pérdida de la atención, orientación. Los pacientes no pueden volver a manejar, al trabajo”, explicó á. “Cada actividad simple de la vida, actos como comer va a requerir modificación, una vía alternativa de alimentación o una modificación en la consistencia”, señaló í . “ é”, resume Anahí. Lee la nota en sitioandino.com @ceciliazabala_mza @miguebartoluce #accidentesviales #rehabilitación"

Se calcula que cada año en Mendoza los incidentes viales dejan 2.000 discapacitados para siempre: hemipléjicos, cuadripléjicos, personas que pierden extremidades o sufren lesiones que jamás les permitirán vivir la vida que hasta el momento del siniestro llevaban.

Desde el Ministerio de Salud de la Provincia no pudieron brindar datos precisos de cuántas personas en la actualidad padecen alguna discapacidad producto de accidentes vuales, como así tampoco de la cantidad de lesionados que ingresan a los hospitales. Todos los datos se concentran en los muertos en el momento del hecho.

Esta falta de estadísticas representa un "problema" en cuanto a la concientización y prevención, advierten especialistas.

¿Qué viene después del accidente vial? la recuperación y el dolor

El después de los accidentes no suele salir en las noticias. Pero la persona lesionada y la familia suelen emprender un proceso muy complejo en sus vidas, muchas de las cuales cambian rotundamente para siempre.

Para conocer cómo es la recuperación de una persona que sufrió lesiones en un hecho traumático como estos, llegamos hasta la Clínica San Andrés, una institución de referencia dedicada a la rehabilitación integral.

Allí, distintos especialistas nos contaron cómo se trabaja con estas personas que, en general, requieren de internaciones largas, tratamientos complejos y un abordaje multidisciplinario.

"Una vez que el paciente sale de la terapia intensiva se viene la rehabilitación para tratar de disminuir las secuelas que quedan. Sobreviene una etapa mucho más larga y desafiante", explicó el doctor Nicolás Buffagni, médico fisiatra.

En tanto, la doctora Antonella Borgna, señaló el "impacto de los traumatismos secundarios en los accidentes viales". "A nivel mundial se registran 50 millones de lesionados por accidentes de tránsito. La relevancia e impacto a nivel socioeconómico en tremendo. En Argentina se calculan 100.000 accidentados en forma anual, de los cuales el 14% registra lesiones graves y el 86% lesiones leves, pero que percuten en la calidad de vida. Un accidente siempre impacta en forma negativa", advirtió.

La mayoría de los accidentes se registran en un rango etario de 17 a 40 años, "generalmente son sostenes de familia, por lo cual va a repercutir negativamente en lo económico, más allá de la organización familiar", agregó la médica fisiatra.

Desde San Andrés se trabaja de manera interdisciplinaria en la rehabilitación del paciente, abordando también el aspecto familiar, la parte social y estructural en la cual la persona tiene que volver a reinsertarse.

"Uno a veces no se imagina, no llega a dimensionar cómo continúa la vida de la persona que sufrió un accidente. Según el tipo de lesiones puede quedar con alteraciones esfinterianas, es decir que no puede ir al baño, va a necesitar un catéter permanente, lo cual genera una gran sensación de invalidez. O no podemos imaginar cómo es la vida cuando te tienen que cambiar el pañal", explicó Anahí Burgos, médica clínica, como para ejemplificar secuelas en la vida cotidiana.

"Hay lesiones que requieren de un encamamiento prolongado, afectando tareas simples de la vida diaria, déficits funcionales: no poder caminar, no poder trasladarse, una dependencia en actividades diarias como peinarse, maquillarse o vestirse", agregó la doctora Florencia Chávez.

"Suelen quedar problemas sensitivos, los pacientes pueden ignorar alguna parte del cuerpo, quedar con una alteración visual que repercute en actividades básicas. Por ejemplo, una persona con déficit visual no puede volver a manejar o readaptarse a su trabajo. Y hay que hacer consiente al paciente de esto", agregó la doctora Laura Layera.

"Muchas veces quedan déficits cognitivos, trastornos memoria, pérdida de la atención, orientación. Los pacientes no pueden volver a manejar, al trabajo. Hay que readaptarlo a esto", explicó Andrea Buffagni, médica fisiatra.

"Cada actividad simple de la vida diaria necesita adaptación o compensación: actos como comer va a requerir modificación, una vía alternativa de alimentación o una modificación en la consistencia. Esto implica cambios en la vida diaria de esa persona y del familiar que tiene que acompañar en cada proceso. Se trabaja en cómo volver a la rutina y en muchos casos es para siempre", señaló Martín Faria.

"La persona es una antes del accidente y otra después", resume Anahí.

Suelen quedar secuelas de por vida: qué pasa con la vida social, familiar, el trabajo, la vida sexual. Son todas facetas de la vida que quedan afectadas.

En esto es clave el rol de la familia que tiene que aprender a cómo asistir a la persona lesionada.

La rehabilitación y la nueva vida de la persona y la familia

Si desde el lado médico estas situaciones presentan desafíos, mucho más desde la persona que sufrió las lesiones. Se produce un cambio traumático de vida de un segundo para otro. Así lo relata Eliana Toro, quien sufrió un accidente de tránsito en 2016 y hasta ahora sufre las consecuencias, a pesar de que la sacó "barata", como dice.

Su vida cambió rotundamente un domingo 6 de la mañana cuando iba al trabajo. Ese día, en la esquina de Godoy Cruz y 9 de julio, de Ciudad, un taxista cruzó con el semáforo en rojo y la atropelló. Ella conducía una moto e impactó de lleno contra el costado del taxi, sufriendo una tremenda lesión en su pierna izquierda.

Embed - Diario Digital Sitio Andino on Instagram: " “LA ELIANA DE ANTES DE 2016 NO EXISTE MÁS” En la semana en la que se concientiza a nivel nacional sobre la Seguridad Vial nos proponemos reflexionar sobre la importancia de un abordaje profundo y urgente sobre esta problemática que causa miles de muertes y lesionados en el mundo. Los accidentes de tránsito tienen un impacto tremendo en la sociedad, que muchas veces no se ve. Porque detrás de las muertes hay familias afectadas: madres y padres que pierden un hijo, o hijos que pierden padres, con todo lo que esto significa. Pero hay una realidad de lo que poco se habla y es qué pasa cuando una persona sobrevive a un accidente, qué pasa con sus lesiones, su tratamiento, su familia, su trabajo o estudios. Se produce un cambio traumático de vida de un segundo para otro. Así lo relata Eliana Toro @toropoderosa, quien sufrió un accidente de tránsito en 2016 y hasta ahora sufre las consecuencias, a pesar de que la sacó “barata”, como dice. Su vida cambió rotundamente un domingo 6 de la mañana cuando iba al trabajo. Ese día, en la esquina de Godoy Cruz y 9 de julio, de Ciudad, un taxista cruzó con el semáforo en rojo y la atropelló. Ella conducía una moto e impactó de lleno contra el costado del taxi, sufriendo una tremenda lesión en su pierna izquierda. El golpe le producto una fractura del fémur en varias partes, luxación de rodilla, que se “explotó” en varias partes. A partir de allí comenzó una etapa de recuperación completa. “Tuve cuatro operaciones. Estuve internada un mes, fue tremendo, todo lo tenía que hacer acostada: bañarme, hacer las necesidades acostada. Después vino el alta, pero siguieron las operaciones. Fue muy complicado”, contó. “Esto alteró todo, mi vida y la de mi familia. Y no son dos días, son años”, resume. “Después del mes de internación, estuve dos meses en la cama, después pasé a la silla de ruedas y ahí pude ver la falta de accesibilidad”. “ ñ ó, é”. @ceciliazabala_mza @miguebartoluce #accidentesviales #rehabilitación #prevención"

El golpe le producto una fractura del fémur en varias partes, luxación de rodilla, que se "explotó" en varias partes. A partir de allí comenzó una etapa de recuperación completa.

"Tuve cuatro operaciones. Estuve internada un mes, fue tremendo, todo lo tenía que hacer acostada: bañarme, hacer las necesidades acostada. Después vino el alta, pero siguieron las operaciones. Fue muy complicado", contó.

"Esto alteró todo, mi vida y la de mi familia. Y no son dos días, son años", resume. "Después del mes de internación, estuve dos meses en la cama, después pasé a la silla de ruedas y ahí pude ver la falta de accesibilidad". "Fueron tres años donde toda mi vida estuvo dedicada a la recuperación, a médicos".

WhatsApp Image 2024-06-07 at 13.47.18.jpeg

"Empecé rehabilitación dos horas por día, todos los días, para pasar al andador. Después muletas, después bastón que usé hasta hace poco. Fueron ocho años de rehabilitación y la pierna nunca quedó bien, tengo una discapacidad al 40%. La rodilla flexiona a 90 grados, se me complica subir escaleras, para correr y muchas otras actividades", resumió Eliana.

WhatsApp Image 2024-06-07 at 13.47.26.jpeg

El impacto fue tal que llegó a pedir la amputación electiva del miembro, algo que finalmente no sucedió. "Al estar tanto tiempo la pierna estirada, el musculo se pegó y hubo que despegarlo. Fue mucho dolor, hubo una dependencia muy fuerte a los calmantes", recordó.

La vida entre paréntesis

"En un día yo tenía que hacer una sola actividad: bañarme, o ir al médico. Estaba muy cansada y vi que gente amputada con prótesis inteligentes podían flexionar la rodilla, bailar, caminar, correr. Y pensaba: a mi no me amputaron, tengo la pierna, pero no puedo hacer nada".

WhatsApp Image 2024-06-07 at 13.47.19.jpeg

"La Eliana de antes de 2016 no está: ni su cerero, ni su físico, nada. Se extraña, cambió mucho mi vida. No poder flexionar la rodilla parece una tontera, pero no lo es", sostuvo.

"No puedo tomarme un colectivo. Hay cosas que si me limitan en mi dependencia. Para bañarme tengo que hacerlo con una mano porque con la otra me tengo que agarrar. Cambió mucho y es una cuestión degenerativa, o sea que no lo puedo arreglar", señaló.

"Me limitó para trabajar. Yo trabajé un tiempo desde casa porque pensé que era algo que quedaba de la vieja Eliana", contó.

¿Quién da respuestas?

Al drama de la rehabilitación se sumó la "revictimización por tema judicial" que sufrió. "Era ver peritos por la ART y por el juicio civil. Contar todo, que me vieran, ir al juzgado. Y el taxista no estaba porque lo cubría el seguro".

"Mientras yo iba a los tribunales, el taxista estaba en su casa". "Si sabía todo lo que iba a pasar, no lo hacía", advirtió.

"Esa revictimización permanente era totalmente desgastante", recordó.

Con la historia de Eliana, a través de la cual mostramos apenas un parte del drama que vive una persona lesionada y su familia, queremos ayudar a generar conciencia de las consecuencias de los accidentes de tránsito, que son noticias todos los días en Mendoza.

Te Puede Interesar