Análisis

Javier Milei, sus peleas y sus sueños de líder mundial de derecha

Javier Milei y su propensión a generar conflictos internacionales. Ahora se suma España. Tiene como objetivo transformarse en líder de la derecha internacional.

Por otro, esas mismas barbaridades que sirven para distraer en la interna, a nivel internacional solo acumulan más problemas y dolores de cabeza a esa economía precaria que Javier Milei intenta precarizar aún más.

Los mismos ejecutivos de empresas españolas que el viernes se reunieron con Javier Milei en la embajada, ayer repudiaron las afirmaciones del Presidente argentino. La señal es clara, no compran el combo completo y miran con recelo a un personaje que un día les dice una cosa y al otro día -en busca de protagonismo- dinamita todo lo hablado.

Javier Milei y el relato para todos

La construcción del relato es una obsesión del libertarismo argentino. Se desviven por hacer coincidir lo que creen o lo que quieren que pase, con la realidad. Un modelo que ya fracasó en la Argentina.

Uno de esos relatos que viene generando el Ejecutivo es como el de un nene de escuela: “El me pegó primero señorita”. Y fijan esa primera agresión en las declaraciones del Ministro de Transporte y algún otro en el video de apoyo a Sergio Massa.

Ninguna de las dos cosas es cierta. Los ataques de Milei a la izquierda y centro izquierda española empezaron en octubre del 2022 durante el VIVA 22, un evento muy parecido al de este fin de semana, pero al aire libre. Incluso Milei ya había participado en el VIVA de 2021 pero por la vía del video.

La participación vía video de los dirigentes del PSOE en la campaña de Sergio Massa fue una respuesta a aquella primera aparición de Milei como diputado nacional de la Argentina en tierras españolas.

Lo cierto es que Milei acumula con sus declaraciones -y las de su equipo- cada vez más distancia con los países que son centrales para la Argentina.

image.png
Javier Milei en Madrid, España, durante el acto de VOX que termino desencadenando el conflicto diplomático con el Gobierno español.

Javier Milei en Madrid, España, durante el acto de VOX que termino desencadenando el conflicto diplomático con el Gobierno español.

La obra de ficción que montaron ayer en el despacho de la Casa Rosada los primeros actores de la comedia argentina, Javier Milei y Jonatan Goldfarb, son una dolorosa foto en tiempo real de la realidad de estos días.

Los números que deberían preocupar a Javier Milei antes de hablar

Desde su decisión de ser candidato a presidente, Javier Milei solo acumula dos cosas: números horribles de la economía y conflictos internacionales.

Para achicar el número digamos que, desde que asumió, se peleó con China, Brasil y Rusia por duplicado. Rompiendo con los BRICS y después con cada uno por separado y además con Colombia, Irán, México y ahora con España y la Unión Europea.

Ni a propósito, alguien podría elegir con tanto cuidado con quién pelearse. España es el país con mayor nivel de inversión extranjera en la Argentina. Son 117 las empresas españolas que tienen participación e inversiones en la economía argentina.

Por otro lado, casi el 50 por ciento de las exportaciones argentinas tienen como destino sólo cuatro países: Brasil, Unión Europea, Estados Unidos y China. No hace falta agregar nada más.

El sueño de ser líder de todos

Mientras fracasa el famoso Pacto de Mayo, la ley Bases se hace esperar y la economía no reacciona (ni reaccionará) el sueño del Presidente y sus aplaudidores es que Javier Milei se coloque como el líder, a nivel mundial, de la ultraderecha.

Nadie puede quitarle el sueño a un político de liderar un espacio, pero el sueño de Javier Milei tiene un impedimento de raíz.

Milei no es de ultraderecha, es un libertario cuasi cavernario con serias disidencias con la Derecha Europea que puede tener bases nacional socialistas de la Alemania de la pre Segunda guerra mundial, pero mantiene su caracter profundamente nacionalista y proteccionista; algo en lo que Milei no acuerda en absoluto.

Un régimen cocomo el RIGI, que envió el argentino al Congreso, sería votado en forma negativa con las dos manos por parte de las derechas europeas. Pero se sabe que la propensión por la historia y la política internacional no son el fuerte ni del presidente ni de sus funcionarios y mucho menos de los medios circundantes al poder de estos días.

La idea de liderar ese movimiento de derechas mundiales puede chocar en breve con una realidad, el resultado electoral de los comicios europeos pondrá en valor los verdaderos alcances de ese movimiento hoy en Europa.

Te Puede Interesar