Análisis

Javier Milei entre turismo y negocios mientras la sociedad empieza a crujir

Javier Milei sigue con sus giras por el mundo más privadas que de Estado, mientras cree que el único problema de la economía es la inflación y el Banco Central

El Gobierno actuó rápidamente, pero de la peor manera desautorizando al Gobernador, armó un comité de crisis que preside la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich y tienen como vice presidente al Gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua.

La economía, en tanto, sigue siendo el único tema de disertación del Presidente presente donde se presente, pero solo la economía financiera y su obsesión con el BCRA, su “balance” y la posible dolarización que volvió como idea en las últimas horas.

Milei (y todo su equipo) no incluyen en su discurso la producción, la industria, el agro o el trabajo. Tampoco lo incluyen en sus decisiones políticas o medidas de gobierno. O sí lo hacen, pero de la manera menos deseable, tomando todas las medidas posibles para su destrucción.

Mientras los Milei, Posse y los Caputo solo piensan en los negocios financieros y cómo pueden conseguir dólares para asegurar la competencia de monedas y la dolarización como eternización del modelo de desigualdad distributiva. Mientras otra parte del Gobierno encabezada por el inclasificable vocero presidencial y su segundo arman en las conferencias de prensa y redes sociales un relato que no tiene ningún anclaje en la realidad, a tal punto que han tenido que “contratar” extras para las conferencias de prensa matinales en busca que con preguntas guionadas les den salvavidas para conservar la construcción del relato.

La construcción de ese relato (del cual el Presidente es parte con sus discursos más matemáticos que económicos) es necesaria para mantener a sus seguidores y una parte de la base ampliada que le dio la victoria en el balotaje después de la derrota en la primera vuelta.

Sin la construcción de esa realidad es imposible sostener los números de la economía donde ni uno aparece favorable al Gobierno.

Foto 03.jpeg
Javier Milei durante la presentación del libro que tuvo que ser retirado de las llibrerias.

Javier Milei durante la presentación del libro que tuvo que ser retirado de las llibrerias.

Atención Javier Milei, la economía no es solo inflación

La inflación del 8.8 (que el Ejecutivo festejo en forma desmedida) no sólo es aún alta, sino que el Gobierno la logra con dos conceptos básicos; matando la economía y haciendo lo que tanto criticó; interviniendo en los precios regulados.

La inflación podrá mantenerse en esos niveles o un par de puntos mientras el gobierno pueda seguir pateando los regulados y tenga espaldas para mantener los reclamos sociales que van creciendo como hemos visto.

El escenario total de los números de la economía es malo para el Ejecutivo, desde la actividad industrial hasta el consumo son coincidentes con lo que es la realidad del plan de Javier Milei que no es aplicar la motosierra a la “política” sino a los recursos del Estado que se transforman en elementales para el funcionamiento de la economía diaria que es la que sustenta las dos terceras partes del PIB de nuestro país.

Un cuadro que difundió esta semana junto a su informe económico, el IARAF muestra claramente que la casta, ya sea política o económica, no pagó ningún ajuste ni sufrió motosierra alguna.

image.png

Javier Milei, llega o no llega a bajar la inflación

Javier Milei sigue creyendo que la inflación llegará a niveles casi inéditos en la Argentina, sin embargo, el conjunto de las variables económicas y el transitar de la economía diaria parecen decir lo contrario.

La verborragia matemática e insultante del Presidente no alcanza, la multiplicidad de variables que tiene la inflación (como lo comprobó este gobierno libertario, aunque lo niegue) y la necesidad de hacer coordinar las medidas con la política y la sociedad no son herramientas que contenga la caja que maneja por dos razones; No las entiende ni las cree necesarias.

Pocos días atrás, los economistas Pablo Moldovan y Federico Pastrana publicaron un interesante artículo donde advierten que la experiencia demuestra que programas como el actual suelen tornarse intolerables antes de alcanzar los niveles de desinflación deseados.

Los directores de la Consultora CP recuerdan que “en los últimos 90 años, apenas en 13 ocasiones Argentina alcanzó niveles de inflación semejantes a los de los últimos meses. Todos ellos corresponden a períodos que culminaron en severas crisis".

Los autores aseguran que “no sorprende que el gobierno de Javier Milei haya ubicado al combate de la inflación en el centro de su agenda económica. Por el contrario, es llamativo que al optar por una estrategia de desinflación “a cualquier costo”, que opera sobre una base social ya frágil y vulnerable, dicho enfoque carezca de alternativas claras”.

Moldovan y Pastrana se refieren al silencio de quienes se oponen o critican en privado y aseguran que “actualmente, no se identifican en el discurso público propuestas concretas muy diferentes al doloroso enfoque de políticas impulsado por el oficialismo. De hecho, la ausencia de propuestas alternativas parece convalidar la idea de que el actual proceso era inevitable”.

Y advierten que “la experiencia histórica demuestra que programas como el actual son no sólo en extremo dolorosos, sino que suelen tornarse intolerables antes de alcanzar niveles de desinflación que permitan recuperar el sendero de estabilidad y crecimiento”. Casi un anuncio de lo que se empieza a ver en las calles.

“Asumir que la desinflación tiene costos es diametralmente distinto a asumir que se debe tolerar cualquier costo para bajar la inflación” advierten sobre el momento que atraviesa la economía argentina.

Y completan asegurando que “La delicada situación social de nuestro país, así como también los riesgos de implementación del programa en curso, obliga a explorar la viabilidad de caminos alternativos donde la búsqueda de la desinflación conviva con el objetivo de minimizar los costos sociales del programa”.

Y aconsejan “calibrar la velocidad y magnitud de los indispensables equilibrios macroeconómicos es fundamental, así también como recuperar la centralidad de dimensiones de la política económica hoy ausentes: esto es la estrategia de desindexación, la política de ingresos y la compensación social y contención de los sectores vulnerables”

La radiografía es clara, la pregunta es quién desde la política la sabrá leer.

Te Puede Interesar