El único imputado fue enviado al penal
Una campera con sangre, clave para esclarecer el crimen de "Don Carlos" en Junín
Miércoles, 27 de mayo de 2020
Por: Hernán Adrover @hernanadrover53

Por el crimen de Carlos Victorio Gruini (64), asesinado el jueves pasado en Junín, fue enviado al penal un joven de 23 años a quien imputaron por homicidio criminis causa. Unas prendas de vestir que tienen manchas de sangre lo complicaron en el expediente. Por el hecho otros dos sujetos fueron demorados pero luego los liberaron. Esperan el resultado de otras pericias que hicieron sobre unos calzados que le secuestraron al acusado y de algunas huellas que levantaron de la escena. 

La fiscal Valeria Bottini, de la Fiscalía Rivadavia-Junín, imputó en las últimas horas al único acusado que tiene la causa por el crimen de "Don Carlos", el hombre que se dedicaba al transporte y que fue brutalmente asesinado a golpes el pasado jueves 21 en su casa del Carril Nuevo Barriales al 3.600 en Barriales. 

El sospechoso, de apellido Suazo -se reserva su identidad por pedido de las autoridades, fue imputado por homicidio criminis causa porque entienden que mató a la víctima con el fin de lograr la impunidad del robo. Los autores escaparon de la casa con dos cheques y 80.000 pesos en efectivo que lograron sacarle a la esposa de la víctima, quien llegó en medio del atraco y que también fue golpeada. 

Tras la acusación, supieron que el ahora único sospechoso tenía antecedentes y fue trasladado a la cárcel de Boulogne Sur Mer y seguirá allí hasta la audiencia de prisión preventiva. 

Suazo fue capturado el viernes junto a otros dos sospechosos. Los allanamientos se realizaron en un asentamiento cercano al domicilio de la víctima porque los perros adiestrados del Cuerpo de Canes siguieron los rastros y marcaron varias casas. 

En una de esas viviendas encontraron al ahora imputado y le secuestraron varias prendas de vestir. 

Una campera con sangre

Policía Científica realizó la inspección en la casa del sospechoso y levantó varias prendas de vestir que ahora son analizadas en el laboratorio del Cuerpo Médico Forense. 

Según los peritos, una de las dos camperas secuestradas tenían manchas con apariencia hemática, es decir, que posiblemente tenía sangre. Por ese motivo quedó secuestrada y ahora esperan los resultados de laboratorio para determinar si corresponde a sangre de la víctima. 

Por ese motivo se va a realizar un cotejo de ADN para poder establecer el patrón genénico y la respectiva coincidencia. De esa manera, los sabuesos buscan esta prueba que acreditaría la participación del detenido en el homicidio. 

Además, de la casa de la víctima se levantaron varias huellas de zapatillas que también son analizadas y se realizará una comparación con un par de zapatillas que le confiscaron a Suazo. 

Por último, también inspeccionan un par de pantalones y otros elementos. Además, continúan en la búsqueda del arma homicida, la cual sería un elemento contundente con el que golpearon en la cabeza a la víctima. Por ese motivo rastrillaron las inmediaciones de la escena del crimen para poder encontrarla pero aún no tenían resultado. 

Muy violento: quieren saber si murió por asfixia además de los golpes

Carlos Gruini fue ultimado el jueves pasadas las 23 cuando se encontraba en su casa del Carril Nuevo Barriales. La victima se encontraba sola porque su esposa había salido a la casa de su hija. 

El hombre, en ese momento, fue sorprendido por al menos dos malvivientes que lo redujeron para robarle el dinero que tenía en la casa.

Según la reconstrucción, a Gruini lo ataron de manos y lo golpearon en la cabeza para que dijera dónde guardaba la plata. Pero no fue todo ya que los ladrones le metieron un trapo en la boca y lo encintaron para que no pudiera hablar ni defenderse. 

Tras hacerle la necropsia, confirmaron que, además de los golpes, tenía signos de asfixia. Por eso es que los investigadores ahora quieren saber si la causa de muerte fueron precisamente los golpes -y la cantidad de veces que lo golpearon- o si murió por la asfixia que le provocó el trapo en la boca. 


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario