Fe católica

Miércoles de ceniza: hoy comienza la Cuaresma y qué significa

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno.

La iglesia Católica comienza hoy, con el Miércoles de Ceniza, el tiempo litúrgico de la Cuaresma en el que, durante 40 días y a través de la vivencia del ayuno, la oración y la limosna, los fieles se preparan para la Semana Santa en la que se actualizan los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.

Durante estos cuarenta días los fieles deben trabajar de manera especial la conversión personal. Precisamente, esa es la exhortación que durante la imposición de las cenizas expresa el sacerdote celebrante con las palabras: "Convertíos y creed en el Evangelio".

Asimismo, con la expresión "Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás" se recuerda la caducidad y fragilidad de la vida humana en la que la muerte es un destino inevitable.

En la Antigua Roma, los fieles comenzaban con una penitencia pública el primer día de Cuaresma en el que eran salpicados de cenizas, se vestían con un sayal y estaban obligados a mantenerse alejados hasta que se reconciliaran con la Iglesia el Jueves Santo.

Cuando estas prácticas cayeron en desuso entre los siglos VIII y X se comenzó a colocar las cenizas en las cabezas de todos los miembros de la congregación.

Actualmente los fieles son marcados con una cruz en la frente con las cenizas obtenidas de la quema de las palmas usadas en el Domingo Santo anterior.

Tradición

Con la imposición de las cenizas durante la celebración de hoy, miércoles, se inicia una estación espiritual -un tiempo litúrgico- particularmente relevante para todo cristiano que quiere prepararse dignamente para la vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.

Este tiempo vigoroso del Año Litúrgico al que se denomina “Cuaresma” está marcado por el mensaje bíblico que puede resumirse en una sola palabra: μετανοετε, metanoeite, es decir "convertíos", o, literalmente, “cambiad vuestra forma de pensar”.

Este imperativo es propuesto a los fieles mediante el rito austero de la imposición de la ceniza, el cual, con las fórmulas "Convertíos y creed en el Evangelio" (Mc 1, 15) y "Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás" (Gén 3, 19), invita a todos a reflexionar acerca del deber de la conversión -la transformación de la mente-, recordando la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte.

Hoy, en la Iglesia, en el Miércoles de Ceniza, cada cristiano que asiste a la liturgia recibe la señal de la cruz en la frente, quedando este signo marcado en esta con las cenizas obtenidas de la cremación de las palmas que se usaron en el Domingo de Ramos del año anterior.

large_miercoles_cenizas_8d60368975.jpg
Miércoles de ceniza: hoy comienza la Cuaresma y qué significa.

Miércoles de ceniza: hoy comienza la Cuaresma y qué significa.

Esta tradición de la Iglesia Católica ha devenido en un simple servicio en algunas Iglesias protestantes como la anglicana y la luterana. Por su lado, la Iglesia Ortodoxa comienza la Cuaresma el lunes previo al Miércoles de Ceniza, que no está contemplado en su ordenamiento litúrgico (no se celebra).

Significado de la Ceniza

La ceniza, del latín "cinis”, es el producto de la combustión de un cuerpo por el fuego. Muy fácilmente adquirió un carácter simbólico vinculado a la muerte, a la caducidad; y por sentido trasladado, empezó a evocar humildad y penitencia.

En el libro de Jonás (Jon 3, 6) la ceniza sirve, por ejemplo, para describir la conversión de los habitantes de Nínive. Muchas veces se une al "polvo" de la tierra: "En verdad soy polvo y ceniza", dice Abraham en Gén 18, 27.

El Miércoles de Ceniza, que antecede al primer domingo de Cuaresma, en muchas culturas o lugares, da por concluidas las fiestas de carnaval. Ciertamente se trata de una “asociación” que se da en el ámbito del calendario civil y no en el eclesial. En este día, como se señalaba más arriba, los fieles reciben la imposición de ceniza en la frente en gesto simbólico: se hace como respuesta a la Palabra de Dios que nos invita a la conversión, como inicio y puerta del ayuno cuaresmal y de la marcha de preparación a la Pascua.

Te Puede Interesar