Educación

Estadísticas: 8 de cada 10 jóvenes quieren seguir estudiando tras la secundaria, pero solo la mitad lo hace

Un informe de Argentinos por la Educación da cuenta de que, entre jóvenes de 19 a 25 años, hay grandes disparidades de expectativas y de oportunidades educativas y laborales.

Un informe de Argentinos por la Educación reveló datos preocupantes acerca de la trayectoria escolar de los jóvenes del país. En el último año de secundaria, el 85% de los estudiantes afirma que planea seguir estudiando y el 65% dice que quiere trabajar luego de terminar la escuela. Sin embargo, muchos no logran concretar esos planes: entre los jóvenes de 19 a 25 años, solo 4 de cada 10 (38%) estudian y 4 de cada 10 (38%) trabajan, habiendo terminado la secundaria.

El análisis del Observatorio Argentinos por la Educación, denominado “Educación y trabajo: expectativa y realidad de jóvenes en Argentina”, muestra importantes disparidades entre los estudiantes del país. En rigor, entre aquellos que se encuentran en edad de continuar con la trayectoria secundaria -o completar este nivel- hay muchos que deben acompañar el estudio con jornadas laborales -no siempre con empleos de calidad- y otros que deben abandonar por diversos motivos. Según el texto, 8 de cada 10 jóvenes desean seguir su trayectoria académica tras la secundaria, pero solo la mitad concreta estos planes.

El deseo de continuar con la educación secundaria y los factores que obstaculizan ese objetivo

Tomando, por un lado, los datos de la Encuesta Permanente de Hogares de 2023 para relevar las trayectorias educativas y laborales de jóvenes pertenecientes a la franja etaria de 19 a 25 años y, por otro, las respuestas de estudiantes del último año de secundaria de los cuestionarios de las pruebas Aprender 2022 para obtener una referencia sobre sus expectativas, el documento reveló que un 85% de los alumnos que cursa el último año de secundaria planea continuar con sus estudios.

Al abrir ese número, el texto da cuenta que un 33% de los jóvenes planea solo estudiar, mientras que un 52% optará por estudiar y trabajar. En este sentido, un 12% de los casos relevados precisó que se dedicarán a trabajar y el 3% tiene otros proyectos, arrojando así un total de 65% que buscará insertarse en el mundo laboral.

También te puede interesar: Propuesta en educación y laboral para estudiantes de escuelas secundarias técnicas del sur

Dentro del 85% de los jóvenes que desea seguir estudiando, hay una importante cifra que no podrá desarrollar su formación académica. Según el análisis, entre los jóvenes de 19 a 25 años, solo 4 de cada 10 (38%) estudian y 4 de cada 10 (38%) trabajan, habiendo terminado la secundaria. Además, de esa franja etaria un 25% se dedica solo a estudiar, mientras que un 13% trabaja y estudia, un 25% solo trabaja y un 12% no trabaja ni estudia.

Distribución de situación laboral y escolar de jóvenes entre 19 y 25 años con foco en secundario completo, por deciles de ingreso per cápita familiar.png
Gráfico 2. Distribución de situación laboral y escolar de jóvenes entre 19 y 25 años con foco en secundario completo, por deciles de ingreso per cápita familiar. Foto: Observatorio Argentinos por la Educación.

Gráfico 2. Distribución de situación laboral y escolar de jóvenes entre 19 y 25 años con foco en secundario completo, por deciles de ingreso per cápita familiar. Foto: Observatorio Argentinos por la Educación.

El panorama se vuelve aún más alarmante cuando entran en juego las diferentes realidades socioeconómicas. “Entre los jóvenes del decil más alto, son más los que logran concretar sus expectativas: el 51% se dedica a estudiar (el 27% solo estudia y el 24% también trabaja), mientras que el 68% trabaja (41% solo trabaja, y 27% trabaja y estudia en el nivel superior). En cambio, en los sectores más bajos, el porcentaje de quienes siguen estudiando disminuye a 21%: el 19% solo estudia y el 2% también trabaja, mientras que un 12% solo trabaja”, expone el documento.

Estudiar, trabajar o ambos: cuál es la situación de los jóvenes en Argentina

El informe de Argentinos por la Educación, que cuenta con la autoría de Mario Oporto (Universidad Nacional de Luján), Flavia Ferrari Inchauspe y Eugenia Orlicki (Observatorio de Argentinos por la Educación), es un análisis sobre las “disparidades de expectativas y de oportunidades educativas y laborales para los jóvenes de distintos niveles socioeconómicos”.

En este marco, una sección dedicada a analizar la trayectoria académica de los jóvenes que trabajan da cuenta que, de los jóvenes que terminaron el secundario, un 38% se encuentra inserto en el mercado laboral.

"En el primer decil el 12% sólo trabaja, el 1% estudia en la universidad y trabaja y el 1% estudia en sistema no universitario a la vez que trabaja, alcanzando un total de 14% de jóvenes que trabajan en el decil más bajo", puntualiza el informe. En contraposición, en el decil más rico, un 68% trabaja y un 24% estudia en la universidad. "A su vez, de los 42% que trabajan y no estudian: el 16% tiene universitario completo mientras que 26% no tiene universitario completo", agrega el documento.

También te puede interesar: El plan del gobierno para terminar la educación secundaria: a quién está destinado y cómo inscribirse

“A pesar de las dificultades, en el decil más pobre, el 72% de los estudiantes de último año de secundaria aspira a seguir estudios superiores. Comparando con el decil más rico, un porcentaje similar busca combinar estudios con trabajo, acorde con la tendencia global. Sin embargo, la realidad de los jóvenes de 19 a 25 años con secundario completo en ambos extremos de la distribución es muy diferente", precisó la profesora e investigadora de la Universidad de Edimburgo, Soledad Giardili.

Y agregó: "Dado que la combinación de trabajo y estudio a nivel superior es cada vez más prevalente, resulta lógico reconsiderar el papel de la integración de pasantías y prácticas laborales remuneradas en los programas académicos para mitigar estas desigualdades y satisfacer las expectativas de todos los estudiantes”.

Distribución de los estudiantes del último año de secundaria según su proyecto inmediato, trabajar yo realizar estudios superiores universitarios o terciarios.png
Gráfico 1. Distribución de los estudiantes del último año de secundaria según su proyecto inmediato, trabajar y/o realizar estudios superiores (universitarios o terciarios), por deciles del nivel socioeconómico. Año 2022. Foto: Observatorio Argentinos por la Educación.

Gráfico 1. Distribución de los estudiantes del último año de secundaria según su proyecto inmediato, trabajar y/o realizar estudios superiores (universitarios o terciarios), por deciles del nivel socioeconómico. Año 2022. Foto: Observatorio Argentinos por la Educación.

En este sentido, se destaca otra diferencia entre los jóvenes que terminaron los estudios secundarios de aquellos que no, y es que la probabilidad de que los primeros accedan a trabajos de calidad es "considerablemente mayor" que en el segundo caso.

Un 13% de los jóvenes de entre 19 y 25 años consigue empleo de calidad al terminar la secundaria

"El 13% de los jóvenes de entre 19 y 25 años tiene un empleo de calidad (entendido como un trabajo de más de 30 horas semanales y con descuento jubilatorio) cuando termina la secundaria. En tanto, los ocupados en empleos de calidad con secundario incompleto son sólo el 2% de los jóvenes de 19 a 25 años. Entre los jóvenes del decil más alto, el 41% de ellos son ocupados con empleos de calidad, mientras que la cifra desciende al 1% en el decil más bajo", releva el documento.

Por su parte, la especialista en Educación y Trabajo de la Organización de Estados Iberoamericanos, Guillermina Laguzzi, destacó que, si bien la inserción laboral es una conocida problemática, “el estudio brinda datos concretos que suman una variable más: el problema de la inserción se potencia entre los jóvenes de sectores socioeconómicos bajos".

"Hay que prestar atención al peso diferencial que tiene la secundaria a la hora de acceder a empleos de calidad en jóvenes. Incluso entre los jóvenes que se encuentran en el decil más rico, menos de la mitad consiguen empleo de calidad. Resulta alarmante cómo esto se profundiza entre quienes pertenecen a sectores socioeconómicos menos favorables", completó.

También te puede interesar: Mendoza: afirman que la caída en la natalidad beneficiará la calidad educativa

Porcentaje de jóvenes entre 19 y 25 años según calidad de su empleo y completitud del secundario.png
Gráfico 5. Porcentaje de jóvenes entre 19 y 25 años según calidad de su empleo y completitud del secundario. Foto: Observatorio Argentinos por la Educación.

Gráfico 5. Porcentaje de jóvenes entre 19 y 25 años según calidad de su empleo y completitud del secundario. Foto: Observatorio Argentinos por la Educación.

En esta línea, el Director Ejecutivo de la Fundación UOCRA, Gustavo Gándara, advirtió que en sus propias encuestas observaron "la coexistencia de un incremento de la terminalidad educativa pero con serios problemas de empleo como desocupación abierta y oculta, no registro asalariado, informales independientes, subocupación, y empleo asalariado registrado por debajo de la línea de pobreza”.

Y, en sintonía con la propuesta de Giardili sobre preparar a los jóvenes en el ámbito educativo para propiciar mejores y más amplias oportunidades laborales, Gándara acotó que "existe una alta valoración de los cursos de Formación Profesional. Esto se debe en gran parte a que el enfoque en oficios sectoriales (instalaciones eléctricas, albañilería, soldadura) generan posibilidades de mejora en su inserción laboral, ya que brindan herramientas de conexión con el mundo de trabajo que muchas veces no encuentran en los estudios tradicionales”.

Te Puede Interesar