Sistema sanitario provincial

Hebe Casado defendió el Plan de Salud: "Hay que entender que el sistema está en crisis"

La vicegobernadora habló con Sitio Andino y explicó qué busca el Gobierno con el Plan Provincial de Salud 2024-2030 para la provincia de Mendoza.

Por Cecilia Zabala

Por estos días buena parte de la actividad política de la Provincia de Mendoza está centrada en el estudio del Plan Provincial de Salud 2024-2030 que presentó el Gobierno con un paquete de 26 leyes que proponen varias reformas al sistema sanitario mendocino y que, según el propio gobernador Alfredo Cornejo, servirá para hacerle frente a "una tormenta perfecta". Sin embargo, desde algunos sectores hicieron cuestionamientos a algunos aspectos de este plan. La vicegobernadora Hebe Casado brindó una entrevista a Sitio Andino en la que hizo un diagnóstico de la situación y explicó cuál es el objetivo de esto.

"Todo este plan se viene trabajando desde hace bastante tiempo. Yo por un lado estuve trabajando en los equipos técnicos de salud de Patricia (Bullrich). Considero que todo el sistema de salud argentino tiene que tener un cambio profundo. Conviven muchos subsistemas: el sector público, el privado, las obras sociales, las prepagas, PAMI. Cada uno de esos sectores tienen sus problemáticas particulares. Y hace que muchas veces aquellos que tienen una obra social o una prepaga no terminen teniendo los servicios que tienen que tener y terminan sobrecargando el sistema público de salud", diagnosticó Hebe Casado, que es médica y sumó así al diagnóstico de esa "tormenta perfecta" de la que habló Cornejo.

SA: ¿Qué se busca con esto?

HC: " Hay que tender a una modificación del sistema de salud argentino en general. La experiencia que se tuvo con la pandemia, que sacó a la luz problemáticas que venían en el sector desde hace mucho tiempo, puso en mayor evidencia esto al saturarse el sistema. A esto se le suma la situación macroeconómica, el problema de financiación del sector de salud, los costos que se vieron incrementados por la misma pandemia. Se le sumó también la falta de dólares, y la mayoría de los insumos que se utilizan en medicina son importados, entonces eso le agregó un costo adicional a la salud.

Siempre el ajuste en salud ha pasado por el personal, por el sueldo de los profesionales. Las obras sociales lo primero que recortan es el sueldo del médico y eso fue dañando el capital humano del país, hizo que fuéramos perdiendo profesionales, no solo médicos. Se nos han ido profesionales de todo tipo a todo el mundo. Y no es un problema solo de Mendoza, sino de todo el país. Con la diferencia que acá tenemos muy cerca a Chile, los médicos cruzan la cordillera y tienen acceso a poder trabajar allí por valores que son muy superiores a los que pueden ganar acá, y que nosotros estamos imposibilitados por la situación económica de alcanzar, por ahora.

Hebe Casado, vice gobernadora.jpg
La vicegobernadora de Mendoza, Hebe Casado.

La vicegobernadora de Mendoza, Hebe Casado.

¿Esta falta de profesionales sobre la que se viene hablando desde hace tiempo es solamente una cuestión económica o hay algo de formación, de incentivo, un cambio cultural?

Tiene que ver también con los tiempos que se viven hoy. El tiempo de la globalización hace que estos problemas que hoy estamos teniendo, que son particulares de ciertas especialidades que no se eligen, pasen en todo el mundo. En el mundo están faltando pediatras, médicos de familia, están faltando las áreas críticas de atención de medicina, por una cuestión de que las nuevas generaciones tienen otra visión u otros objetivos de vida, otras aspiraciones. También tiene que ver con el tiempo de formación: toda especialidad te lleva (además de la carrera, que son 6 años) entre 4 y 8 años si haces una subespecialidad.

Por eso, viendo esa situación es que con el ministro de Salud, Rodolfo Montero, y con todo el equipo propusimos algo que probablemente va a servir para el resto del país. Nos va a ayudar a resolver el problema particular de Mendoza, pero que si sale bien es probable que lo terminen copiando en el resto del país porque lo que pasa acá es lo mismo que pasa en Argentina.

¿Cómo se traducirá en la realidad?¿Se podrán cuantificar los resultados? ¿En qué tiempo, o cómo el mendocino lo va a ver?

Está pensado para el corto, el mediano y el largo plazo. Por eso es que decimos que es un plan y que abarca transversalmente a todo el sistema de salud. Al corto plazo, por ejemplo, está el Reforzar, que es el recupero de aquellas prestaciones a pacientes que tienen una obra social o una prepaga, pero que se atiendan en el sistema público por diferentes razones: porque no hay un prestador privado que lo pueda hacer, como el caso de San Carlos que no tiene prestadores privados y todo va al sistema público.

Si el sistema público no recupera lo que las obras sociales deben aportar, estás haciendo que los mendocinos le paguen a las obras sociales lo que tendrían que pagar ellas.

Si nosotros lo logramos implementar y hacer que sea dinámico, eso va a volcarse al sistema de salud en forma rápida. Lo que sucedía es que en muchos casos no se judicializaba el cobro porque resultaba más engorroso y caro todo el proceso administrativo. Entonces, al centralizar el sistema, hace que sea más efectivo.

¿Cómo pretenden resolver esta falta de médicos?

Hay que generar las condiciones para aquellos médicos que son el sector crítico que estamos teniendo ahora. A corto plazo tenemos que mejorar la situación de empleabilidad de esos médicos. Hoy el régimen 27 es muy rígido, solo les permite determinada cantidad de horas y hoy no se puede contratar con otras modalidades. Entonces, al crear un régimen diferente, que sea más flexible, y el médico pueda optar dentro de esa flexibilidad las horas que él pueda brindarle al sistema público de salud, estamos haciendo también que podamos tener ese capital humano que hoy no lo estamos teniendo. No es ni en contra del régimen, ni en contra del sindicato. Es poder empezar a brindar ese servicio que hoy no lo estamos teniendo y no lo estamos brindando por una cuestión de rigidez del sistema.

Hay una situación de tope salarial que no lo permite...

También tenemos que poder normalizar muchos contratos que se dan por fuera del sistema como excepción. Estamos llenos de excepciones, y la verdad que el sistema tiene que ser ordenador. No podemos estar todo el tiempo sacando excepciones o decretos del gobernador para que puedan cobrar más que él. Tiene que ser algo más legal y que no sea tan discrecional. Que el sistema le permita al Ministerio poder tener esa flexibilidad de tomar personal de forma autónoma, y dentro de las posibilidades de ese profesional de trabajar en el sistema de salud público.

¿Qué pasará con la OSEP (Obra Social de Empleado Públicos) porque vemos cómo en el interior de la Provincia los afiliados deben recurrir al sistema público por falta de prestadores?

Esa falta de capital humano, de profesionales, se nota más en los lugares más alejados del Gran Mendoza. A medida que te alejas tenés menos profesionales y esos profesionales muchas veces prefieren trabajar en el sector público que en el privado; entonces no tenés sector privado que cubra las obras sociales. Pero no es un problema solo de OSEP, es de todas las obras sociales. Obviamente que OSEP es una de las mayoritarias y por eso es la que más reclamos se tiene.

¿Cómo funcionará ese recupero para OSEP, teniendo en cuenta que hubo oportunidades en las que el Gobierno tuvo que darle un salvataje?

OSEP tiene que ser autosustentable. Pero, a diferencia de las obras sociales nacionales que tienen un aporte que les da la Superintendencia de Salud para aquellas enfermedades catastróficas y para aquellos medicamentos de alto costo, las obras sociales tienen que cubrirlos ellas. Si bien hay un porcentaje en el sueldo (que es el 1%) para esto, no alcanza porque hoy los costos de esos medicamentos se fueron a las nubes. Los medicamentos oncológicos, los medicamentos para enfermedades muy específicas, que requieren tratamientos de por vida de millones de pesos por mes, o la atención de la discapacidad, requiere muchos fondos.

El Plan también propone la centralización de la compra de medicamentos, incluyendo a la OSEP ¿cómo funcionará?

Eso va a ser muy bueno por los costos que tienen Los medicamentos. Nos pasa a nosotros todos los días: no es lo mismo que vayamos solos a comprar al mercadito de la esquina a que vayamos muchos, nos juntemos la familia y vayamos todos juntos al mayorista. Acá pasa exactamente lo mismo: no son los mismos precios, no es la misma la capacidad de negociación que uno tiene al ir a comprar solo, que al ir a comprar en conjunto. En este caso sería el Estado provincial junto con la obra social provincial y estamos viendo con otras cinco obras sociales provinciales sindicales que también podrían adherir.

Nos daría más poder de negociación frente a los laboratorios o a las ortopedias, podríamos lograr mejor financiación, poder pedir una rebaja.

Además de que las licitaciones son procesos administrativos largos y caros. No es lo mismo hacer cinco licitaciones que hacer una. Por eso es que también hemos pedido la emergencia sanitaria, porque te permite, por un lado, acelerar la toma de personal en el caso de salud, y los trámites administrativos en cuanto a la obtención de insumos.

¿Cómo ve el debate legislativo? ¿Cree que la oposición y los gremios van a dar el apoyo?

Algunas de las dudas que plantearon los legisladores se las pudimos ir resolviendo en el momento y las otras se las vamos a resolver por escritos en la próxima semana. Pero yo creo que hay un acompañamiento.

Es entender que el sistema de salud está en crisis y que esto viene para mejorarlo. Entonces estamos abiertos a escuchar las propuestas, las modificaciones que se puedan hacer, siempre y cuando no le saquen el espíritu a las leyes que hemos presentado.

Hebe Casado, vice gobernadora.jpg

Durante la pandemia usted planteó cuestionamientos a la obligatoriedad de la vacuna contra el Covid. Y este Plan pretende cobrarle la atención a pacientes que no estén vacunados ¿No es contradictorio?

Se quiso poner como obligatorio una vacuna que era experimental y no tenía las pruebas científicas para garantizar que no iba a producir efectos secundarios o efectos adversos. En ese momento se tomaban medidas que aquel que no tenía la vacuna no podía hacer esto, no podía hacer lo otro, no podía ir a la escuela... Eran medidas restrictivas frente a una vacuna en particular, que no era del programa obligatorio de vacunación.

Yo soy pro vacunas. Es importante que el cronograma de vacunas se cumpla porque se han podido erradicar enfermedades y se evitan complicaciones de enfermedades como meningitis, como sarampión, se erradicó la viruela. Las vacunas tienen un significado y una función específica y se tienen que cumplir los calendarios.

Te Puede Interesar