Reforma Privatizada

Google y el modelo que Javier Milei quiere imponer

Javier Milei confirmó ante los periodistas en la Casa Rosada que avanza en las negociaciones con Google para una reforma del Estado por Inteligencia Artificial.

Dejando sentado la preocupación porque, nada más ni nada menos, el Presidente de la Nación agreda -con los mismos términos de sus troll en las redes sociales y que se suma a las insólitas denuncias judiciales contra Nancy Pazos y Dario Villarruel- a un colega (Fabian Waldman) que solo cumple la noble función de preguntar en las conferencias de prensa para después informar, la confirmación por parte de Javier Milei de las negociación con Google es uno de los temas más significativos

Embed

Este diario adelantó algunos datos de análisis de ese posible acuerdo, pero no se puede dejar de destacar que el Gobierno vendió la gira presidencial como una búsqueda de inversiones pero por ahora lo único oficial es que se está trabajando un acuerdo dónde el país tiene que pagar, nada de recibir.

El posible acuerdo con Google

La reforma del Estado y el “exterminio de las burocracias estatales” son un clásico de los discursos de los Gobiernos de centro y de derecha. Sin embargo, como queda demostrado con el escándalo SandraPettovello, el dicho que mejor le cabe a los gobiernos con esos discursos es “Haz lo que yo digo, más no lo que yo hago”

Como bien dice el director del Instituto Consenso Federal, Alejandro Topo Rodríguez estamos ante "Sociedades complejas, que requieren mejores respuestas por parte de los gobiernos y de la administración, viven el desafío permanente de la evolución tecnológica y su impacto en el trabajo, la producción, la generación y la reproducción del conocimiento, la cultura o el ocio. Sin embargo, el Estado y los gobiernos van detrás, rezagados”.

En ese sentido y porque es la única forma de que el Estado sea capaz de ponerse frente a frente con los privados, es más que necesario y deseable que los gobiernos, en sus tres ramas, tengan políticas permanentes de modernización.

Rodríguez bien resume que "desde la presidencia de Raúl Alfonsín hasta hoy, todos los gobiernos democráticos de Argentina tuvieron su propio programa de reforma” o modernización de la administración estatal con distinto éxito en lo general, hay que admitir, bastante pobre.

El modelo Google que mira Milei

Sin embargo ahora entramos en otro estadío, lo que busca Javier Milei es un modelo distinto, y como confirmó ayer, busca aplicar un sistema de inteligencia artificial que Google quiere vender pero además necesita probar en escala, después de la experiencia en un pequeño Estado como El Salvador.

Embed

Como expresa el director del ICF “Así planteada, la decisión no es formular una política propia de modernización del Estado para, luego, definir qué tecnología se adquiere, para qué y a quién. Al contrario, en este caso quien vende la tecnología impone la política. Con Google no hay margen para otra cosa”.

Google busca probar en un Estado más grande como el Argentino lo que no puede venderle a México, Brasil, España o Francia para poner solo cuatro ejemplos de países con los que intentó negociar. Claro ninguno tiene un Milei o un Bukele presidente.

¿En qué consiste esa reforma estatal que Google está aplicando en El Salvador?

El primer paso lo dio el pueblo salvadoreño eligiendo Nayib Bukele presidente, a partir de allí comenzó un camino desconocido para el país centroamericano que tiene ciertas similitudes con el proceso de Javier Milei.

En el rubro económico, Bukele al contrario de Milei busca romper la dolarización de su Nación y una de sus medidas fue adoptar al Bitcoin como moneda digital de uso corriente en paralelo al dólar.

Si bien Bukele quiere romper con la dolarización y Milei quiere avanzar sobre ella, sí los une la fascinación por la relación con el país del Norte y las nuevas tecnologías que fue la llave que llevó a Bukele a buscar a Google y Google buscar a Bukele para un Alcoyana/Alcoyana en la necesidad de la empresa tecnológica de experimentar sus sistemas.

Así llegó la firma del convenio de Alianza Estratégica para la transformación digital dentro de la república salvadoreña. Oh sorpresa, prometiendo la eficiencia en los costos y la evolución de los servicios de la administración pública.

Volviendo al Director del Instituto Consenso Federal recuerda que cuando se firmó la alianza en agosto de 2023 con una duración de siete años “ Bukele estimó que “la experiencia global de Google, combinada con la audacia de El Salvador, están destinadas a redefinir el panorama tecnológico”.

Foto 07.jpeg
Javier Milei con Nayib Bukele primero en abrile las puertas de un Estado a Google

Javier Milei con Nayib Bukele primero en abrile las puertas de un Estado a Google

Google con la impunidad garantizada

Como parte del acuerdo se contemplaba que el Gobierno salvadoreño debía dotar a Google de las garantías legales, así Rodríguez recuerda que “el Congreso salvadoreño aprobó con mayoría la denominada Ley General para la Modernización Digital del Estado, también llamada “Ley Google”.

Esa ley es la que le garantizaba a la empresa un cobro no menor a los 500 millones de dólares por los siete años del convenio y la cobertura legal para poder manejar todos los datos del Estado y llevar adelante su exprimentación que, entre otras cosas, significa tener acceso total a todas las bases de datos y gestión del Estado.

En qué avanza el sistema Google

Rodríguez que analizó a fondo el sistema Google-El Salvador asegurá que en “Los tres ejes en los que avanza la “Reforma Google” del Estado salvadoreño son: trámites estatales o gobierno digital, salud y educación.

Entre los múltiples procesos y trámites en cuya mejora se comienza a avanzar, se encuentra la digitalización y calificación de las imágenes correspondientes a los inmuebles de todo el país, bajo la coordinación del “Registro de la Propiedad, Raíz e Hipotecas” con la empresa Google.

En el área de Salud, ya algunos hospitales públicos de El Salvador están trabajando con la empresa Google en mejorar sus sistemas de archivos, consolidando información de los usuarios de la salud estatal, con digitalización de historias clínicas.

En educación, ya lo ha dicho el propio Presidente Bukele: “no hay ningún niño en el país que no esté trabajando con Google Classroom en el sistema educativo“.

De la descripción cualquier ciudadano de a píe podría decir “Pero esto es buenisimo” y hasta se podría asegurar "cuál es el problema si hoy Google ya tiene muchos de esos datos" Es cierto se los damos nosotros conscientemente, o no, cada vez que armamos la cuenta para usar nuestro teléfono celular o la billetera virtual.

Pero el tema de discusión pasa por qué una cosa son las acuerdos individuales que cada uno pueda establecer con la empresa (a pesar de que esta tiene una posición dominante porque, por ejemplo, si no le das tus datos a Google no podes usar tu billetera o tu banco) y otra que el Estado no solo entregue los datos de sus ciudadanos sin consentimiento sino que además ancle el desarrollo de sus políticas a una empresa privada que detrás de eso arma un enorme negocio de magnitudes superiores al PBI de muchos países.

El sistema republicano e institucional argentino ¿lo permitirá?

Te Puede Interesar