Análisis

Economía religiosa: Luis Caputo y Javier Milei rezan a Donald Trump y Basilea

Mientras Javier Milei colecciona diplomas intrascendentes, Luis Caputo sigue buscando los dólares que no aparecen y condicionan las políticas libertarias.

Por Marcelo López Álvarez

Es difícil entender cómo es la composición de tiempo y lugar del Gobierno. Cómo arma su realidad para tomar decisiones. Luis Caputo sigue anunciando mes a mes superávit imaginarios mientras Javier Milei asegura que tomar deuda es sinónimo de populismo, a la vez que acumula de ella día a día y busca aún más para tratar de concretar su idea (sin plan) de dolarización.

El analista financiero Christian Buteler, a quien nadie puede tildar de opositor a las ideas liberales y ortodoxas de mercado, advertía ayer mismo, algo que ya expresamos en estos espacios.

Buteler a través de su red X daba los datos duros; desde noviembre a hoy la base monetaria amplia bajó en 7.500 millones dólares y el BCRA emitió Bopreales (bonos en u$s) por 10.000 millones de dólares. Además, el Tesoro incrementó su deuda total en 52.800 millones de dólares, todo calculado al valor del CCL.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/cbuteler/status/1804275051430318543&partner=&hide_thread=false

La idea Milei (o Caputo) en su expresión genuina; secar la plaza a full para forzar una baja inflacionaria ficticia y tomar deuda; no importa cómo y de qué tipo, para tratar de acomodar las cuentas y garantizar el negocio financiero.

Mientras, el presidente aparece desorientado en el Casino de Madrid y sin asesoramiento alguno habla de los negocios de familiares con el Estado para criticar a Pedro Sánchez, y su anfitriona Isabel Díaz Ayuso (que tiene a su pareja y hermano condenados por varios delitos contra la Hacienda pública) mira desorientada como diciendo “quién me mandó traerlo”.

Insólito: Luis Caputo se confirma a sí mismo

El Presidente no parece tomar nota de la realidad. Los mercados internacionales le propinaron al Ejecutivo argentino un jueves y viernes olvidable. Mientras Luis Caputo da muestra del descontrol del Gobierno y se confirma a sí mismo por X, nos cuenta que la famosa independencia del Banco Central del Ejecutivo es solo un discurso que aplican cuando no son gobierno y por enésima vez desmiente una devaluación que aparece cada vez más cercana.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/LuisCaputoAR/status/1804203343192986028&partner=&hide_thread=false

El posteo del Ministro de Economía es una respuesta al documento del FMI y a las interminables presiones desde los sectores agroexportadores que tienen en silos bolsa unos 15 mil millones de dólares en soja.

Los cálculos de la mayoría casi absoluta de los economistas dan como resultado que el Gobierno de Javier Milei y Luis Caputo en Economía ya se comieron todo el diferencial logrado con la mega devaluación de diciembre. El tipo de cambio ajustado está, según los cálculos, apenas 8 puntos por arriba del 10 de diciembre. En ese punto se entienden las presiones del FMI y de los sectores agroexportadores.

image.png
Luis Caputo ruega por los dólares que aún están los silo bolsa que se multiplican por el campo argentino.

Luis Caputo ruega por los dólares que aún están los silo bolsa que se multiplican por el campo argentino.

A esas presiones hay que sumar la desconfianza de los mercados y analistas que ven que a corto, mediano y largo plazo no se observa un panorama de fortalecimiento de las reservas por ningún camino.

Luis Caputo se pregunta dónde hay un dólar

Caputo y Milei, cada vez que hablan pintan un mundo que no existe, desde los perros hasta el superávit fiscal (las energéticas desnudaron con creces la mentira del superávit) y en ese contexto de ficción todo el arsenal que les otorga el Mundo, al que supuestamente volvió la Argentina, es una estampita para rezarle a Donald Trump que podría desbloquear algún nivel en el FMI o incluso observar con cierta simpatía la idea de anclar la economía argentina a la moneda norteamericana.

El problema para el tándem conductor de la economía argentina es que las elecciones en Estados Unidos son en noviembre (por el sistema electoral norteamericano Trump tiene posibilidades de ganar) pero la asunción recién es enero del año próximo.

fotor-ai-20240622144254.jpg
Milei/Caputo le rezan a una estampita de Donald Trump un milagro en forma de dólares (Imagen IA)

Milei/Caputo le rezan a una estampita de Donald Trump un milagro en forma de dólares (Imagen IA)

Otro camino que explora el Ministro es un préstamo del Banco de Basilea y del Banco de Inversión Europeo, pero también parecen misiones imposibles en el contexto argentino, lleno de obstáculos a la visión de los mercados internacionales

Luis Caputo, los obstáculos a saltar

El principal problema o inconveniente con el que hoy se enfrenta el equipo económico ante los organismos internacionales e incluso los mismos mercados es la fragilidad de los “logros económicos” y la construcción a mediano plazo y largo plazo de una restricción externa permanente, no importa se dolarice o no.

Esa fragilidad tiene tips insalvables. El altísimo grado de deuda argentina, su posición de deudor “premium” del Fondo, los mercados que le dan la espalda y la construcción de un régimen de inversiones (RIGI) que dejaría a la Argentina por las próximas 3 o 4 décadas agroexportadora dependiente.

Con el horizonte de cancelación de deuda que tiene la Argentina por décadas y un gobierno que no consigue dólares al corto plazo y arma un esquema para profundizar y consolidar la restricción externa, casi todo está dado para que una nueva crisis sea inexorable, no importa lo que pase en el mundo de fantasía que se construye para consumo propio el equipo gobernante.

Te Puede Interesar