preocupante

Déficit habitacional en Mendoza: el dato que muestra la difícil realidad

En el último Censo, el panorama respecto a la casa propia decayó. Para los privados es peor y según datos del Gobierno 110.000 familias no tienen su vivienda.

Por Cecilia Zabala

En los últimos días se conocieron nuevos datos provisorios del Censo 2022 que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Censos - INDEC Argentina en los que se detallan las características de las condiciones habitacionales de las viviendas particulares ocupadas. Y hay un dato que sobresale: el que refleja la falta de acceso a la casa propia. Sin embargo, al gobierno de la Provincia de Mendoza le quedan algunas dudas respecto a la metodología utilizada y que permitiría un análisis más certero al respecto. Por el contrario, desde el sector inmobiliario, advierten que el déficit podría ser aún mayor. Un tema que se metió en la campaña electoral.

De acuerdo a los datos publicados por el organismo nacional, mientras que en 2010 el 63% de los habitantes de los hogares era dueño de ese edificio residencial, hoy es el 60%. Cabe aclarar que de acuerdo al glosario del INDEC, "la vivienda propia pertenece a alguna o algunas de las personas que integran el hogar, aun cuando se encuentre pendiente de pago, tenga solo boleto de compraventa o no se haya escriturado. Incluye casos en los que el hogar es propietario de una parte de la vivienda o la vivienda está hipotecada".

Esto significa que no solo que no creció ni se mantuvo el porcentaje de familias propietarias, sino que bajó. De los datos que se pueden apreciar en la tabla, se destaca que de las viviendas ocupadas en Capital, menos de la mitad es por sus propietarios, y que en La Paz, más del 70% si lo es. Pero más allá de los porcentajes, cada persona que hoy no puede acceder a la vivienda propia entiende todo lo que hay detrás de los números fríos.

Vivienda propia INDEC.png

Este es uno de los temas que se metió en la campaña electoral de cara a las próximas elecciones para gobernador.

"Nosotros creemos que el déficit habitacional es mayor porque en los últimos años se dejaron de construir viviendas masivamente. El último año en que el Instituto Provincial de la Vivienda y el Banco Hipotecario lo hicieron fue en 1987-1989", advirtió Roberto Irrera, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Mendoza.

"El poder adquisitivo de los salarios ha caído tanto que hoy, aunque hubiese crédito hipotecario, no daría la relación cuota-ingreso para poder acceder", evalúo.

"Es cierto que se sigue construyendo, pero ¿quiénes son los que hoy tienen disponibilidad para construir sin tener que endeudarse? Es un porcentaje muy chico de la sociedad mendocina, la clase media hoy no está teniendo acceso a la casa propia, el valor del metro cuadrado está totalmente desfasado de los salarios", advirtió.

"Hoy es imposible construir o comprar sin endeudarse, pero tampoco hay acceso al crédito. Nosotros lo estamos viendo: están las operaciones de compra-venta parada desde hace meses, tampoco se venden lotes. Para el que alquila no hay capacidad de ahorro. Hay una real falta de oportunidades", sostuvo Irrera.

"Antes a las casas del IPV se sumaban algunas cooperativas que construían barrios, el Banco Hipotecario. Hoy el IPV escasamente está construyendo unas 500 casas por año

En esta sintonía habló de las expectativas de que esto se revierta y aseguró que "son vagas". "Mientras tengamos estos niveles inflacionarios no hay forma de salir de esto. Es una cadena: la fórmula de la ley de alquileres es buena, pero inaplicable en un país con la economía como la de Argentina", cuestionó.

Por su parte, el ministro de Infraestructura Mario Isgró, mantuvo la cautela al analizar los datos, advirtiendo que no se conocen algunas especificaciones. "Hemos pedido más detalles para dilucidar cómo se tomaron algunos valores, por ejemplo no especifica si se refiere a familias o personas", sostuvo.

"Hay que consultar la metodología, porque a partir de esos datos, si el 40% de 2.000.000 de mendocinos no tiene casa propia, significa que son 800.000 personas, y no es lo mismo que sea el 40% de las familias. Por eso, vamos a esperar unos días para analizar los datos", aclaró el funcionario.

IPV, viviendas, casa propia, San Martín

En tanto, según las estimaciones del Gobierno Provincial, en Mendoza el déficit habitacional es de 110.000 casas. El dato surge de los pedidos que las personas hacen en cada municipio, en el Registro de Necesidades Habitacionales (RENHABIT). "La forma de poder medir las viviendas que hacen falta es en base a los pedidos", destacó el funcionario. Sin embargo, cabe plantearse si el dato es representativo, teniendo en cuenta que muchas de las familias que hoy no cuentan con casa propia podrían no haberse inscripto en este registro.

"A partir de estas necesidades el IPV va construyendo. Una de las transformaciones que se ha hecho es construir viviendas para más sectores. Hoy hay varias opciones", aseguró Isgró, en referencia a nuevas líneas implementadas por el organismo, que incluye el "Mejoro mi casa", "Construyo mi casa" y hasta el "Mendoza Construye".

Por otra parte Isgró señaló que en esta gestión se han entregado poco más de 7.000 casas, teniendo en cuenta todas las líneas del IPV y hay 4.500 en obra. "Comparándolo con las necesidades siempre es poco. Pero para construir 110.000 casas se necesitan varios años y que el gobierno solo haga eso, ninguna otra obra, porque sino la cuenta no da", advirtió.

Es que a un valor de 30.000 dólares por casa, se necesitarían más de 3.000 millones de dólares, presupuesto que triplica, por ejemplo la obra de Portezuelo del Viento. Por eso, sostuvo que "teniendo en cuenta la pandemia y la inflación, hemos hecho un trabajo correcto".

Lo cierto es que a un ritmo de 2.000 viviendas por año (el promedio histórico que aseguró Isgró) -con un déficit frenado en 110.000-, se necesitaría más de medio siglo para subsanar estas necesidades habitacionales.

Te Puede Interesar