San Rafael

Muerte del padre y un hijo: autopuesta en riesgo y mala conducción

La muerte de un padre y un hijo en un incidente vial en San Rafael abrió una causa compleja, donde se analiza la autopuesta en riesgo y mala conducción.

Por Cristian Pérez Barceló

Una causa de complejidad elevada resultará la que se abrió a fin de esclarecer las eventuales responsabilidades penales por el incidente vial que provocó la muerte de un padre y un hijo, anoche en San Rafael.

Es que entre la aparente falta de cuidado por parte del conductor que inicialmente se dio a la fuga, pero luego se avino a derecho, y la eventual autopuesta en peligro de las víctimas, se configura un escenario donde el plexo probatorio requerirá de precisiones tan importantes como la interpretación que se haga del mismo.

En principio, se sabe de fuentes de la causa que Jonatán Grandón llevaba a dos de sus hijos sentados en un carro de madera y dos ruedas, cargado de cajones de botellas, en lo que es claramente un irregular transporte de personas por una calle pública.

De acuerdo a lo que pudo verificar SITIO ANDINO, el carro tenía una manija que en ocasiones era usada manualmente, y en otras, según la fotografía que acompaña esta nota, se ataba a la bicicleta para que esta lo traccionara.

Si bien, inicialmente, se habló de que en esta ocasión el carro iba enganchado con el biciclo, este medio pudo averiguar de fuentes oficiales, que Grandón lo empujaba a pie.

Otro aditamento que genera mayor necesidad de una actuación sumamente minuciosa por parte del Ministerio Público Fiscal, es el hecho de que en ese momento y en ese lugar, el grupo familiar se había dividido en dos para transitar por ambos costados de la calle Ruiz Daudet: unos, los del carrito, y del otro lado, el resto: pareja y otros niños.

En consecuencia, en esa calle, que es de doble sentido de tránsito, si bien el conductor del utilitario que protagonizó el trágico incidente se dirigía en la misma dirección que las víctimas; del otro lado tenía el inconveniente de un grupo de personas caminando en forma paralela. Eso, sin dudas, disminuía el margen de maniobra del conductor.

WhatsApp Image 2023-01-20 at 09.44.31.jpeg
Calle Daudet, lugar del trágico hecho

Calle Daudet, lugar del trágico hecho

Sin embargo, y acá se suma otra prueba que complejiza la causa, un vehículo que había transitado segundos antes por el medio de esos dos grupos, pero en sentido contrario, le habría hecho señales de luces al conductor de la Berlingo, para anoticiarlo de la situación de riesgo ante los transeúntes de la calzada.

Este testimonio, agravó la situación del conductor por cuanto se deberá considerar si tomó o no las precauciones del caso; y es lo que podría llevar a la Fiscalía a ordenar que se mantenga su detención; en tanto se establezca los riesgos de la continuidad del proceso judicial.

Todo tiene, a su vez, un contexto estructural que seguramente será clave en la definición de la causa: luminarias que no parecen ser suficientes en la arteria atestada por la frondosidad de los árboles; ausencia de veredas porque no hay frentistas, casi, en la zona; etc.

Los mismos vecinos del lugar dieron cuenta a NOTICIERO ANDINO, que “por ahí, no andan todas las luces; no hay reductores de velocidad, el cruce con Ruiz Duadet, de las calles Libertador o Las Heras, recientemente habilitado, llevan a situaciones de peligro fundamentalmente “por la velocidad a la que vienen; se ha puesto muy peligrosa la calle”, cuenta un hombre que dice llevar “cincuenta años acá”.

Un ciclista, entrevistado por el periodista Jonathan Chamorro, en tanto, narró que “la calle es muy angosta” para ser de dos sentidos; y que por la ausencia de banquinas tomó la decisión de “no pasar por la noche”. Pero agregó: “el problema es que cuando uno va por su mano, si viene un vehículo se tope con otro vehículo de frente”, si el auto no frena detrás del ciclista. “A veces, me pasan rozando”, concluyó.

WhatsApp Image 2023-01-20 at 10.23.48 (1).jpeg
El carro de los fallecidos en el accidente

El carro de los fallecidos en el accidente

Cabe señalar que el fiscal Fabricio Sidoti, quien tiene varias subrogancias a raíz de la feria judicial, igualmente se tomó el trabajo de asistir al lugar del hecho (como tiene por costumbre ante casos de gravedad), y no dejar todo en manos del ayudante fiscal de turno; con lo que las actuaciones han permitido una serie de medidas que coadyuvarán al esclarecimiento del caso; una de ellas, fue el test de alcoholemia que dio negativo.

La familia Grandón, en tanto, de escasos ingresos, queda ahora sin el único sustento económico permanente que aportaba Jonatán, empleado municipal; y un par de hermanos de corta edad que vieron morir a uno de ellos, y ruegan por la recuperación de la niña de 7 años que permanece internada en el hospital Schestakow.

Videos de los vecinos de la calle Daudet

Embed

Te Puede Interesar