Buenos Aires

Homicidio: cayó el peluquero que ejecutó a su compañero en Recoleta

El prófugo se encontraba en una casa de la localidad bonaerense de Moreno. El homicidio de Germán Medina fue captado por las cámaras de seguridad del local.

Efectivos de la Policía de la Ciudad detuvieron hoy a Abel Guzmán, el estilista que era buscado desde el 21 de marzo por el homicidio de su colega Germán Medina en la peluquería en la que trabajaban, situada en el barrio porteño de Recoleta.

Guzmán, por quien se había ofrecido una recompensa de cinco millones de pesos, fue atrapado en el partido bonaerense de Moreno, donde se habría refugiado en una casa de allegados. El hombre, que era oriundo del distrito de Merlo, se encontraba en una vivienda situada en Miserere al 4.800, de la localidad de Paso del Rey.

"Detectives de la División Capturas de Prófugos de la Policía de la Ciudad tenían el dato de dónde Guzmán podía estar escondido. Hicieron una discreta vigilancia hasta que lo vieron salir y lo detuvieron", indicaron voceros de la fuerza. "Detectives de la División Capturas de Prófugos de la Policía de la Ciudad tenían el dato de dónde Guzmán podía estar escondido. Hicieron una discreta vigilancia hasta que lo vieron salir y lo detuvieron", indicaron voceros de la fuerza.

image.png

Guzmán, de 43 años, protagonizó el sangriento episodio que derivó en la muerte del colorista en la peluquería Verdini, donde ambos trabajan. El ataque de Guzmán, quien asesinó a Medina de un disparo en la cabeza, quedó registrado en las cámaras de seguridad del local, mientras que la víctima fue trasladada al Hospital Fernández, en grave estado, y falleció poco después.

Luego, el criminal escapó por una ventana y desde aquel día se desconocía su paradero hasta que fue apresado este miércoles en una casa ubicada en la calle Miserere, de Moreno, luego de que una vecina alertara a las autoridades.

image.png

Al día siguiente del trágico episodio, desde el Juzgado N°48, a cargo del juez Javier Sánchez Sarmiento, se firmó el pedido de captura.

Por su parte, el dueño del local -Facundo Verdini-, cerró el negocio durante algunas semanas por temor a una nueva aparición de Guzmán, hasta que finalmente decidió reabrir el 12 de abril, aun con custodia policial en las inmediaciones.

El gobierno, asimismo, oficializó hace algunos días una recompensa de cinco millones de pesos para quien brindara información sobre el paradero del asesino.

image.png

También puede interesarte leer: Caso Fernando Báez Sosa: Thomsen rompió el silencio y negó que fuese un asesino

Te Puede Interesar