lunes 28 nov 2022
Tenía 4 puntazos

Femicidio de Agostina: el último mensaje y el engaño

Agostina Trigo tuvo un trabajo previo al crimen. Qué le dijo a sus familiares antes de irse. Las pericias al celular y por qué no encontraron sus zapatillas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Hernán Adrover 7 de julio de 2022 - 13:45

"La piba no ha mentido. Lo que dijo que iba a hacer, lo hizo", explicaron fuentes cercanas a la investigación que se lleva adelante por el femicidio de Agostina Trigo (22), la joven madre de un niño de 4 años que fue asesinada a puñaladas y golpes en San Martín. La reconstrucción de las últimas horas con vida de la chica, dónde estuvo trabajando previamente, una reunión familiar clave, el recorrido que hizo y cómo fue el contacto con el supuesto autor, quien conoció y contactó por Facebook.

Era el cadáver de una mujer y a los pocos minutos supieron que se trataba de la joven que había desaparecido el domingo por la noche cuando salió de su casa, donde vivía con su abuela, de calle Rivadavia. Esa noche concurrió a reunirse con un hombre que le había ofrecido un trabajo como niñera y que habían pactado juntarse en la plaza de Buen Orden a través de Facebook.

En primera instancia la identificaron por su ropa, coincidente con la que describieron en la denuncia por paradero: calzas negras, buzo verde agua, campera gris y zapatillas negras. Luego sus familiares la reconocieron.

El fiscal Martín Scattareggi, de la Fiscalía San Martín - La Colonia, se hizo cargo de la investigación.

La semana previa al femicidio

Agostina vivía con su abuela, tenía un niño de cuatro años y trabajó una semana en una panadería ubicada en el barrio San Pedro. Explicaron que le pagaban por día y que el sábado pasado fue el último día que concurrió al lugar.

El domingo, mientras festejaban el bautismo de su hijo, Agostina le comentó a su abuela y otros familiares que había tenido otra propuesta laboral. Se trataba de un hombre, camionero, que le ofreció un trabajo como niñera para que cuidara a su hijo de cuatro años. Lo comentó en la casa de su madre, en el barrio Venier, donde se hizo la celebración hasta las 18, aproximadamente.

"Le ofreció un trabajo más estable, un sueldo mejor", fue lo que comentó la abuela a los pesquisas sobre los dichos que le hizo la víctima fatal. Por esa razón, el domingo cuando llegó a su domicilio, salió de prisa hacia el encuentro, cerca de las 20.30.

Se tomó el micro y llegó a la plaza de Buen Orden a las 21.15, aproximadamente.

El último mensaje

A esa hora, cuando llegó hasta la zona del espacio verde, se bajó del colectivo en el Carril Norte y Buen Orden. En ese instante le mandó un mensaje a una amiga.

"Ya llegué, estoy esperando que me pasen a buscar". Este mensaje de Whatsapp fue el último que salió desde el celular de la víctima, el cual era "viejito" y tenía problemas de batería.

"Después no se comunicó más", explicaron.

De una cámara del edificio municipal obtuvieron las imágenes cuando la chica se bajó del micro y también observaron un auto Fiat Duna. Nunca se la observa subirse a ese vehículo y las autoridades quieren encontrarlo para saber si puede aportar algún dato a la causa. "En principio no tiene relación", afirmaron.

A la joven se la observa caminando hacia el vehículo hasta que la cámara deja de tomarla, por lo que no se observa que se va en ese rodado. "El auto giró por una calle. Por ese lugar pasan muchos vehículos", detallaron.

crimen de agostina trigo
Agostina Trigo

Agostina Trigo

Además, Agostina le había comentado a su abuela que el hombre con el que se iba a reunir, la iba a pasar a buscar en una moto porque "tenía el auto en el taller", se desprende de la declaración de Gladys, su abuela. El camionero, quien le ofreció trabajo, supuestamente no tenía pareja y, además del niño, le habría comentado a la víctima que tenía una hija de 15 años, todos datos a analizar.

El cruel hallazgo

A partir de que se bajó del micro y adónde se dirigió, por ahora es una incógnita para los sabuesos. El lugar donde encontraron el cadáver, tipo galpón de ladrillos y sin techo, tenía unas especies de "habitaciones" con techo. "Por eso no se podía ver desde el aire", agregaron.

La chica presentaba cuatro heridas de arma blanca en diferentes partes del cuerpo (intercostal derecho y pecho) y golpes en el cráneo, heridas que ocasionaron la muerte unas 48 antes del hallazgo, según confirmó Oscar Sívori en conferencia de prensa.

Además encontraron un preservativo cerca del cadáver, el cual fue preservado por Policía Científica y que se está analizando para confirmar o descartar si hubo un ataque sexual hacia la victima. "No descartamos que haya sido más de uno el autor por la contextura física de la chica. Medía casi 1.75 y pesaba unos 90 kilos", expresaron.

Por otro lado, le resguardaron las manos porque encontraron rastros de piel y de cabellos, los que serán analizados en los laboratorios del Cuerpo Médico Forense.

Un dato no menor es que no estaban las zapatillas de la víctima. Es decir, el calzado negro que fue descripto por su abuela, no estaban en la escena, al igual que su celular.

"El autor robó las zapatillas. Lo hizo porque aprovechó la situación o lo hizo con el fin de despistar", afirmaron.

Y respecto a la hora de muerte, coincidiría con la última conexión de su celular, el cual fue prendido cerca de las 5.30 del lunes. Es decir, una antena tomó su señal a unos 10 kilómetros a la redonda de las calles Zapata y Montecaseros, justamente de Montecaseros. Esa antena está ubicada a unos ocho kilómetros de la plaza donde estuvo Agostina.

Otro de los puntos que esperan resolver y analizar son los, al menos tres, perfiles de Facebook que tenía la chica para poder sacar información y dar con el autor.

Por último, realizaron la duplicación de la tarjea SIM de su celular con el fin de obtener información sobre mensajes, llamadas y cualquier otro dato de relevancia que ayude a esclarecer el crimen.

Te Puede Interesar