El hecho sucedió en Rivadavia en 2020

Empieza el juicio por jurado por el crimen de Naiara Ortiz

Naiara Ortiz tenía un año y nueve meses cuando fue asesinada a golpes en una finca de Los Campamentos. Su madre y el padrastro, los acusados en el juicio.

Este lunes comienza un juicio por jurado en los tribunales de San Martín. Los acusados son un hombre y una mujer que están imputados por estar señalados de asesinar a Naiara Ortiz, una beba de un año y nueve meses que murió producto de los golpes que sufrió por parte del padrastro en una finca de Rivadavia en junio del 2020. La nena tenía tres costillas fracturadas, también presentaba fractura de cráneo y tenía un desgarro en el hígado. La mujer la dejó agonizar 12 horas antes de llevarla al hospital. Ambos arriesgan perpetua.

Valeria Bottini, fiscal de Rivadavia que instruyó el caso y Mariano Carabajal, jefe de fiscales de ese departamento, serán los encargados de argumentar y probar con las evidencias que recolectaron durante la instrucción las graves acusaciones que tiene en contra la pareja.

A raíz del hecho y tras la confirmación de la existencia de maltrato y las lesiones provocadas, la madre quedó detenida y la imputaron a los pocos días por el delito de homicidio por omisión, agravado por el vínculo y alevosía. A Ávila, pareja de la sospechosa, lo acusaron por homicidio agravado por alevosía. Es decir, entienden que atacó a la víctima aprovechando el grado de indefensión al ser una beba.

El juicio se realizará este lunes y los dos imputados arriesgan la pena máxima. Las pruebas los comprometen porque entienden que la madre omitió la ayuda, es decir, sabiendo de la agresión que sufrió su hija y las lesiones que le provocó su novio al golpearla, no hizo nada al respecto para auxiliarla y "la dejó agonizar por 12 horas", recordaron el caso las fuentes.

Según la reconstrucción del caso, todo sucedió aquel domingo cerca de las 18 en una finca ubicada en la calle La Verde s/n de Los Campamento. Allí la familia estaba reunida porque estaban festejando el Día del Padre. Además de la pareja y los tres niños (la mujer tenía otros dos hijos más grandes además de Naiara), en el lugar habían más personas.

En un momento, Luis Miguel Ávila, señalado por ser un "hombre violento" y con una condena previa por violencia de género, atacó a la pequeña Naiara, a quien la golpeó y luego "la tiró contra el piso", señalaron. La mujer habría sido testigo de este episodio pero no hizo nada para auxiliar a su hija, sostiene la pesquisa.

La pequeña había sufrido gravísimas lesiones internas que empeoraron con el correr de las horas. "Tenía tres costillas fracturadas, una fractura de cráneo y el hígado desgarrado", indicaron. Sin embargo, la progenitora recién el lunes la llevó al Hospital Saporiti, donde ya era tarde para auxiliarla y la enviaron al Perrupato, donde finalmente murió.

Allí confirmaron que falleció producto de las lesiones internas y el sangrado que sufrió. Luego de saber que Naiara tenía lesiones compatibles con un maltrato, la fiscal Valeria Bottini ordenó la detención de la madre y del padrastro.

La madre de la beba declaró en su momento desconocer por qué estaba herida (sólo dijo que había vomitado) pero luego explicó que la niña se había caído al menos dos veces. La letrada luego los imputó y quedaron alojados en la penitenciaría porque entendió que las lesiones no eran compatibles con una caída y sí con un maltrato intrafamiliar, arrojaron los estudios e informes del Cuerpo Médico Forense. Las lesiones eran de hacía 24 a 48 horas anteriores.

Además de las pruebas físicas, los informes de las lesiones y varias testimoniales (declararon unos menores que dijeron que el agresor había sido el hombre), las autoridades cuentan con los informes y pericias psiquiátricas de ambos detenidos. "La madre tiene un perfil psicópata, es decir, que no registra el dolor ajeno", señalaron. La intención es demostrar que miente, señalaron.

Pero también, respecto a Ávila, indicaron que es "un antisocial, una persona violenta". Por eso creen que a la niña también la habría golpeado en ocasiones anteriores. En base a esto, otra de las evidencias apunta a un antecedente previo al crimen de Naira. Fue condenado por golpear a su ex pareja en una causa por violencia de género.

Esa mujer, que fue víctima de las agresiones, es tía de la acusada María Isabel Ortiz. Anteriormente, la víctima había sido pareja de Ávila y ahora será una testigo clave para el debate que comienza este lunes al mediodía.

El jurado, integrado por las 12 personas y 4 suplentes, serán los encargados de analizar las pruebas y, tras la deliberación, tener un fallo unánime para esclarecer o no el crimen que en su momento conmocionó a la provincia.

Te Puede Interesar