Análisis

Milei sin agenda y con una llamativa definición de futuro

Javier Milei redobla sus ataques a quienes no piensan como él y redobla la apuesta nombrando trolls de redes como funcionarios en comunicación.

Por Marcelo López Álvarez

Javier Milei no para de dar sorpresas. Es un presidente poco descifrable, con mínima agenda oficial, un carácter intempestivo, un nivel de agresión verbal inaceptable para un primer mandatario y que, el lunes, a la misma hora que lanzaba sus diatribas correntinas confesaba que podría irse a su casa tranquilamente.

Es tanto, y tan poco significativo, lo que produce el presidente en contenidos de redes sociales y entrevistas guionadas por día que hay frases, confesiones que pasan desapercibidas.

En un pequeño párrafo que sobrevivió a la edición que (se sospecha) hizo el equipo de comunicación del Presidente para poner al aire el lunes la conversación con Luis Majul, este le sugiere al presidente “qué pasa si el pueblo no te acompaña”. Sorpresivamente, con mucha naturalidad y sin nervios, el presidente responde que se iría a la casa.

Llama la atención porque no estaban hablando de un hipotético fin del mandato constitucional de Javier Milei sino de los conflictos que estaban generando en el presente las medidas y decisiones que está tomando el Ejecutivo y de la particular relación que mantiene el presidente con la política, los círculos de poder y los ciudadanos.

A propósito de ediciones y equipo de comunicación oficial ayer el Gobierno Nacional sumó un nuevo "ñoqui" como lo califican ellos a los militantes que trabajan en el Estado. Sumó a Juan Pablo Carreira, director de la Derecha Diario y conocido troll de la red social X bajo el nombre de jdoedoe101101 e integrante de la red de tuiteros oficiales desde hace rato. Su cargo con jugoso sueldo será el de Director General de Comunicación Digital de la Presidencia.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/jdoedoe101101/status/1760050063244513498&partner=&hide_thread=false

Javier Milei: Desprecio, internas, y un poder que no se asienta

En su exposición en Corrientes y sus ultimas apariciones televisivas el Presidente cargó con saña, y hasta desprecio, contra los legisladores, los dirigentes políticos y sociales, antiguos aliados políticos suyos y hasta contra el círculo rojo del poder económico a quien también acusó de “no verla”.

image.png
Mientras Javier Milei cargaba contra gobernadores y legisladores, en Salta Victoria Villarruel se reunía con los gobernadores del Norte argentino.

Mientras Javier Milei cargaba contra gobernadores y legisladores, en Salta Victoria Villarruel se reunía con los gobernadores del Norte argentino.

Por otro lado desde las redes sociales mediante sus me gusta, re posteos y comentarios apunta sus ataques a comunicadores, artistas y ciudadanos comunes que osan discutir, debatir o refutar las ideas libertarias. El pregón del unicato ideológico y de pensamiento parece ser el norte político de Javier Milei.

Pero si un presidente en ejercicio, con una marcada tendencia al autoritarismo, que considera que nadie sabe más que él (excepto dos o tres personas a quienes admira) y asegura ser un enviado divino para cambiar la Argentina y el Mundo acepta mansamente que se podría ir, entonces, cuál es su vocación de poder, cuál es la interna de ese poder y por sobre todas las cosas qué papel juega el propio presidente en esa interna dónde su propio partido, La Libertad Avanza, son absolutamente minoritarios en la estructura.

Salvo la super mesa chica de la Rosada y Olivos, el Ministerio de Capital Humano y la Cancillería, Milei no tiene tropa propia ni siquiera en el Ejecutivo. A tal punto que a 70 días de gobierno la cantidad de puestos que aún no han sido nominados es de una magnitud sin precedentes.

El primer panorama que se puede trazar es el de un presidente sin agenda, que no da señales claras más allá de las diatribas y aparece desautorizado por sus propios como pasó con el decreto del Salario Mínimo Vital y Móvil o con la reunión de Victoria Villarruel con los gobernadores durante los actos recordatorios de la Batalla de Salta, por citar solamente dos ejemplos en menos de 24 horas.

A partir de allí, sus declaraciones acerca de la posibilidad de irse a su casa si no lo acompañan abre un sin número de interrogantes.

Si el pueblo no lo acompaña y ni siquiera lo hacen sus propios colaboradores que desautorizan sus opiniones, entonces quién lo acompaña. Quién le da el necesario sustento político para ejercer el poder.

Sus confusiones respecto al apoyo en votos y lo que significa ganar en un balotaje, que volvió a dejar plasmadas en Corrientes, muestran su poco apego al sistema democrático y la representación parlamentaría del voto ciudadano de los ciudadanos.

Quienes transitan los pasillos parlamentarios, ejecutivos y del poder real aseguran que subterráneamente la pelea está más planteada que públicamente, aunque algunas esquirlas ya comienzan a salir a la luz.

Ayer mismo desde el entorno del ex presidente Mauricio Macri dieron a entender que el posible acuerdo estaba caído por la simple razón que no iban a ceder a las exigencias de Karina Milei que es quien lleva adelante las negociaciones (¿y el gobierno?) mientras el presidente tuitea o su equipo de comunicación retoca imágenes y videos para que aparezca joven y flaco y editan las entrevistas para que no se noten sus lagunas y desequilibrios en las respuestas.

Estamos a días de una fecha clave, el 1 de Marzo su actuación en la apertura de las Sesiones Ordinarias, puede marcar el futuro de un presidente que se parece cada vez al Rey desnudo.

Te Puede Interesar