De lujo

Rotunda ovación al astro del pop latino

Ante un estadio Talleres enfervorizado de fanáticos, Ricky Martin, cerró su gira por el país. Fue un show de primerísimo nivel con una imponente puesta en escena. El cantante boricua derrochó sensualidad. Galería fotográfica.

Por Eugenia Cano

Pese al intenso frió que envolvió la noche mendocina, ocho mil personas colmaron ayer el estadio Andes Talleres para verlo a él: la estrella indiscutida del pop latino. Y la costosa entrada valió el sacrificio, ya que el cantante puertorriqueño deslumbró a sus fanáticas con un show de fastuosa puesta en escena.

Como la mega producción que fue, todo comenzó a escasos minutos de lo pactado. A las 22.10 una tela blanca que cubría el escenario sirvió de soporte para que se proyectara sobre ella a un Ricky Martín liberándose de sus cadenas. Tras caer el telón y ante el grito enfervorizado del público, el astro irrumpió en el escenario poniendo voz a “Será, será”.

“Esto va dedicado a todo aquel que se siente desigual, condenado, marginado, sin piedad”, apuntaba la intro de la canción y con ella una explícita declaración de libertad y aceptación a su condición sexual. El mensaje de tolerancia e inclusión dejó traslucirse nítidamente a lo largo de todo el show. Un ejemplo de esto se vio reflejado en el relato visual de dos historias de vida, una referida a la homosexualidad y la otra, a la discriminación racial.

Aunque está claro que esta gira muestra al ex Menudo en su momento más transparente y sus recientes canciones bien lo reflejan, el concierto - que duró hasta casi la media noche - recorrió los grandes hits de su extensa trayectoria. De esta manera, el público bailó y coreó intensamente temas como: “María”, “Tu recuerdo”, "Livin’ la vida loca”, “She Bangs”, “La bomba” y, “Por arriba, por abajo”.

También se vivió el momento romántico cuando el boricua entonó en un popurrí, sus clásicas baladas con las que logró el éxito en sus comienzos. Como: “Eres el amor de mi vida”, “Fuego contra fuego” y “Te extraño, te olvido y te amo”.

“Vuelve”, fue el tema elegido para el primer diálogo: “¿Están listos para pasarla bien? ¿Estamos listos para bailar, estamos listos para cantar? Estoy encantado de estar de vuelta en esta tierra maravillosa. Tierra de gente linda, gente calurosa y sonrisas inolvidables. Miradas más lindas aún. Esta noche la vamos a pasar bien, te lo prometo”; decía el cantante y de esta manera sellaba con palabras de embrujo encanto, el amor de sus fanáticas.

 

Como un verdadero show man, Ricky Martin, destiló sensualidad a través de cada una de las coreografías, que fueron acompañadas por un excelente cuerpo de baile.

Mención aparte merece el vestuario diseñado exclusivamente por Armani. Exquisitos trajes que variaron dentro de una paleta de colores grises, negros y blancos, hicieron lucir al cantante su ya destacada elegancia y estilo.

La puesta en escena fue digna de un show internacional. Una estructura metálica de tres niveles a modo de jaulas se impuso en el medio del escenario. También acompañaron el despliegue, pantallas LED adentro y a los costados del escenario. Además de dos rampas que se movían en su base. Todo esto sumado al trabajo de luces y a los excelentes músicos que acompañaron al cantante durante la presentación.

El cierre llegó bien arriba con “La copa de la vida”, y el único bis de la noche fue “Lo mejor de mi vida eres tú”, que se hizo escuchar casi en formato acústico. Con una remera de la selección argentina que le acercó alguien del público, el puertorriqueño pronunció las palabras de despedida: “Mucha paz e igualdad. Y que esa sonrisa no los abandone nunca. Muchas gracias”.

De esta manera Ricky Martín puso punto final a la gira “Música+ Alma + Sexo World Tour 2011″, con la que recorrió varios destinos de nuestra geografía. Ahora el viaje continúa con presentaciones en el vecino país trasandino.

 

 

 

 

 

La previa

A las 21 en punto la banda argentina “Miranda”, sorteó airosa la responsabilidad de ser la encargada de calentar la antesala de semejante show. Durante 40 minutos avivaron al público - que todavía estaba ingresando al estadio - con un recorrido por sus coloridos éxitos.

Así sonaron por ejemplo: “Tu misterioso alguien”, “Mentía”, “Yo te diré” y la infaltable “Es la guitarra de Lolo”. Bien arriba y con un ovacionado aplauso, Ale Sergi, el líder del grupo se despidió: “Chau, buenas noches. Les espera un show fabuloso, se los aseguro”.

Te Puede Interesar