estados unidos

La OTAN discute sobre Afganistán en medio de las protestas contra la cumbre

La cumbre comenzó hoy su segundo día de deliberaciones en Chicago, donde se continuará debatiendo el plan de retirada progresiva de las tropas.

Por Sección Internacionales

La retirada progresiva de las tropas de Afganistán concentra la atención del cónclave que se celebra en Chicago, luego que Francia anticipó su salida. En las calles, manifestantes cuestionan al organismo.

La cumbre de la OTAN comenzó hoy su segundo y último día de deliberaciones en la ciudad estadounidense de Chicago, donde se continuará debatiendo el plan de retirada progresiva de las tropas de Afganistán, un tema excluyente y que concentra el foco de atención del cónclave.

"Ésta es la reunión más grande de la historia de la OTAN, lo que evidencia el compromiso compartido con el pueblo y el futuro de Afganistán", destacó el secretario general, Anders Fogh Rasmussen, al abrir la sesión frente a medio centenar de jefes de Estado, de gobierno, y representantes de países aliados y organizaciones.

En la jornada de hoy, los 28 Estados miembro de la Alianza y sus aliados, discutirán cómo se completa el proceso de transición de la transferencia de responsabilidad de seguridad a las fuerzas afganas, además de cómo se reparten las ayudas para Afganistán tras la retirada de las tropas de combate hasta 2014.

El inicio de la cumbre estuvo precedida por manifestaciones de miles de personas en la metrópolis estadounidense, blindada con 3.000 agentes especiales, calles cortadas, piquetes policiales en las esquinas y restricciones en el tren subterráneo.

A primeras horas de hoy, la policía informó de "algunos heridos y arrestos" pero señaló que la situación está "totalmente controlada", informó la cadena CNN.

Ayer, miles de personas protestaron entre los rascacielos de Chicago bajo el lema "la OTAN supone la Tercera Guerra Mundial".

"Todos seguimos comprometidos con nuestro objetivo: un Afganistán seguro y democrático en una región estable", subrayó por su parte Rasmussen.  

La cumbre, centrada en el diseño del final de la presencia aliada en Afganistán, se tensó por la confirmación del presidente galo, Francois Hollande, de retirar sus tropas del país centro-asiático, lo que supone un adelanto de dos años respecto a la conclusión de la fase de transición marcado por la OTAN.

Sobre este punto, Rasmussen se reunió ayer con Hollande -previo al comienzo de la cumbre- y señaló en declaraciones a la prensa que "no habrá una carrera" entre los países de la OTAN para sacar a sus tropas de suelo afgano.

El danés se manifestó comprensivo con Hollande y señaló que "la regla número uno de un político es cumplir sus promesas", aunque subrayó categóricamente que el calendario de la OTAN "seguirá sin cambios".

En línea con lo declarado por Rasmussen, la canciller alemana, Angela Merkel, señaló que la Alianza Atlántica debe salir toda junta de Afganistán y no sus miembros de forma individual.

También ayer, al culminar la primera jornada del cónclave, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y Rasmussen, enfatizaron que la alianza militar tiene todavía un importante papel que desempeñar en el mundo de hoy.

"Juntos seguiremos haciendo que la OTAN sea capaz de responder a los desafíos de seguridad de mañana, porque ningún país, ningún continente puede hacerles frente solo", declaró Rasmussen a los 28 jefes de Estado y de gobierno de la OTAN.

Por su parte, el anfitrión de la cita, Obama, calificó a la OTAN como "la alianza más fuerte y exitosa que haya visto jamás el mundo".

"Nuestra alianza ha sido la base de nuestra seguridad común, de nuestra libertad y de nuestra prosperidad", afirmó. "Aunque los tiempos hayan cambiado, la razón fundamental de nuestra alianza no lo ha hecho", agregó en declaraciones que reproduce la agencia de noticias DPA.

Te Puede Interesar