polémica

Desmienten a Cristina y niegan que el país sea la tercera reserva mundial de shale-gas

Geólogos, consultores e ingenieros expertos en petróleo negaron lo expresado por un informe de EE.UU. citado por la Presidenta. Las consecuencias ecológicas.

Por Sección Política
Aunque son descriptos como una suerte de panacea energética, el shale-gas y shale-oil distarían mucho de ser tan profusos y seguros como se explicó en innumerables debates y conferencias de prensa en nuestro país. El Gobierno insiste en que Argentina es la tercera reserva mundial detrás de Estados Unidos y China y que su extracción no daña el medio ambiente, pero hay hechos y datos que lo contradicen.

Según publica el diario PERFIL, este dato es falso, a decir de expertos en la materia.

"Es un bolazo más grande que una casa", refutó sin tapujos Gualter Chebli a ese medio, ingeniero especialista en petróleo y doctor en geología. Chebli, quien se desempeñara en el equipo de exploración de YPF durante 25 años hasta 1991, destacó "la poca seriedad" del informe extranjero.

Ese informe fue presentado en diciembre pasado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien sostuvo en referencia a una explotación neuquina que cierta mina "va a estar sustentada por una explotación de gas shale, el famoso gas shale, del que hoy somos el tercer reservorio a nivel mundial en la provincia de Neuquén". El dato citado por la presidenta fue publicado en abril de 2011 por el Departamento de Energía de Estados Unidos en un informe llamado World Shale Gas Resources: An Initial Assessment of 14 Regions Outside the United States. De hecho, en el acto que encabezó ayer por la tarde junto al Gobernador Scioli en la fábrica de Kraft Foods, hizo nuevamente referencia a este dato.

Para aumentar el descrédito, Chebli señaló que "Estados Unidos contrató a la consultora privada Advanced Resources International quien fue la que en realidad hizo el poco serio reporte. No se basaron en un ningún dato real. Por ejemplo, allí se dice que las mayores reservas de hidrocarburos no convencionales (del tipo shale) se ubican en la cuenca del chaco paranaense. Dicen que de los 774 trillones de pies cúbicos de presuntas reservas, 522 están en la cuenca mencionada. Yo fui supersivor de esa cuenca en YPF, se hicieron 45 pozos exploratorios desde la década del 40 y jamás se encontró nada, ninguna roca generadora".

La roca a la que se hace referencia es la llamada esquisto o "shale". Para extraer el gas que se encuentro dentro del interior rocoso se debe fracturarla hidráulicamente a altísimo presión. En ocasiones, la cantidad de agua utilizada supera a la empleada en la megaminería a cielo abierto, así como también es mayor la cantidad de químicos utilizados. El gas, luego de un proceso de refinado pasa a sumar unidades de energía a la red general de gas natural o a industrias. En Estados Unidos su uso, bien implementado y con exhaustivos y costosísimos controles medioambientales, permitió finalmente reducir los precios del gas de 13 dólares/MBtu (2008) hasta 2 dólares en la actualidad.

"Hay un único pozo horizontal en funcionamiento, el que fue instalado por la tejana multinacional Apache Corporation en la cuenca neuquina. Una mayor extracción depende de otras empresas que se asocien en riesgo e inversión con YPF", añadió el ingeniero Chebli.

A la par, el ingeniero presidente del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi y ex secretario de Energía de la Nación, Jorge Lapeña también criticó la versión oficial. "El shale gas aún se encuentra en etapa preliminar de conocimientos de recursos. Es decir, no tenemos 'reservas' comprobadas. Sólo tenemos un recurso disponible al cual resta medir y chequear su factilidad técnica, ecónomica y ambiental".

El consultor en temas energéticos Ricardo Molina subrayó: "Hay que diferenciar recurso y reserva. Si todo lo explorado es factible de explotar, se hace la 'certificación de reserva' con una auditoría internacional y es entonces que podemos hablar de reservas. Falta un estimado de 5 años de inversiones hasta llegar a la certificación. Incluso, faltan equipos de producción, los cuales -los pocos que hay- se turnan entre los diferentes pozos. Y ni hablar de que cada pozo o roca necesita una tecnología especialmente diseñada". Y remató: "El informe de los Estados Unidos, no lo cree nadie. No somos la tercera reserva mundial".

¿Argentina se lanza a la exploración de una energía que comienza a ser descartada por Europa? Francia, Bulgaria, Rumanía y República Checa, países avanzados en materia de shale-gas, decidieron suspender total o parcialmente la explotación de sus yacimientos por motivos ecológicos, señaló el diario polaco Gazeta Wyborcza. La Unión Europea se encuentra cada vez más presionada para pronunciarse en este sentido, y Polonia podría ser el último país que apueste por este recurso.

En este sentido, el Ministerio de Medio Ambiente checo preparó un proyecto de suspensión de la explotación del gas de esquisto en su país. Desde el mes pasado, el Gobierno local anuló las dos concesiones extractivas de la empresa australiana Hutton. Las autoridades estimaron que los municipios no disponían de la información suficiente sobre la protección de las fuentes de agua potable, el medio ambiente y el paisaje.

Incluso en Inglaterra es cuestionado. Según consignó The Independent, a mediados de 2011 se realizaron diversas denuncias en Lancashire en donde se produjeron "varios terremotos" como consecuencia "de la fracturación de la roca gasífera". Aunque considerados sismos menores, intranquilizaron a ciudades como Blackpool la cual tembló al tiempo en que la empresa energética Cuadrilla Resources inyectaba fluidos de alta presión en el subsuelo.

Te Puede Interesar