Fue condenado a 12 años por otro abuso

Los antecedentes del violador serial detenido por atacar a una chica en Lavalle

Por Hernán Adrover

El acusado de abusar sexualmente de una chica de 20 años en Lavalle ya se encuentra en la cárcel luego de ser reconocido en rueda de persona. Esto porque, además de la gravedad del hecho en sí, el sospechoso, sindicado como un violador serial, también contaba con antecedentes penales. En el 2005 fue condenado a 12 años de cárcel por abusar de una chica e introducirle una botella en sus partes íntimas. Los Detalles. 

El hombre, de 38 años y oriundo de Guaymallén, fue detenido en la última semana y ya quedó alojado en la Penitenciaría de Boulogne Sur Mer. La fiscal María de las Mercedes Moya, de la Fiscalía de Delitos contra la Integridad Sexual, lo imputó por el delito de abuso sexual agravado por acceso carnal y con los agravantes de haber sido cometido por dos o más personas, por utilizar arma de fuego y, además, por robarle el celular a la víctima. 

El sospechoso fue señalado con las iniciales R.C porque solicitaron que no se diera a conocer su identidad porque aún falta detener a otras personas y realizar otras medidas de prueba. Tras la acusación fue reconocido en rueda de personas. Los efectivos de Investigaciones, de la División de Delitos contra la Integridad Sexual investigaron sus antecedentes. 

Del prontuario le figura un delito del 2004, donde fue imputado por el delito de robo agravado con arma de fuego en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante. En ese hecho, el individuo atacó a una chica, la abusó y le introdujo una botella en la vajina. 

 En 2005 fue condenado a 12 años de cárcel por ese abuso y, mientras transcurría ese tiempo, pasó por los penales de San Felipe, en 2007 fue trasladado a Almafuerte, tres años después llegó a San Felipe y en 2011 regresó a la cárcel de Cacheuta. 

Finalmente, el 18 de junio del 2016 recuperó la libertad. Sin embargo, en marzo del 2018 volvió a estar detenido por una causa de violencia de género, donde fue imputado por lesiones leves dolosas. En abril lo condenaron a siete meses de cárcel y regresó al penal, de donde volvió a salir en setiembre de ese año. 

En 2019 volvió a estar en la mira de los policías porque investigaban un par de hechos donde abusaron a diferentes chicas en el departamento de Lavalle. Uno de los ataques sexuales ocurrió el sábado 19 de octubre

Aquel día, según esa primera denuncia, la víctima de 20 años caminaba en soledad por calle Montenegro de El Vergel cuando al menos tres individuos la redujeron, la llevaron por la fuerza en un auto gris y luego la violaron. A la chica también le robaron un celular tras abandonarla. 

El otro hecho, en el cuál investigan si este mismo sujeto fue uno de los autores, sucedió el domingo 10 de noviembre, cuando la chica de 21 fue abordada luego de dejar a su hijo en la casa de los abuelos en calle La Menta de El Vergel. Esta vez fueron dos individuos los que la interceptaron por la espalda.

La cubrieron con una manta y la introdujeron a un vehículo, donde la llevaron hasta un descampado donde la desnudaron. Al ver que estaba indispuesta, los agresores tomaron un pedazo de la ladrilló y la abusaron con ese elemento durante varios minutos.

Tras la agresión sexual, según contó la víctima, los autores la llevaron en el rodado hasta la misma calle La Menta y la dejaron en soledad.  

Por estos hechos es que personal de Delitos contra la Integridad Sexual realizó un largo trabajo que les permitió identificar a uno de los autores. De esa manera, la fiscal ordenó una serie de allanamientos en Guaymallén y Lavalle donde encontraron al sospechoso, un VW Fox que era usado por los abusadores y también el reloj de la primera chica que fue vejada. 

Además de esa información, los pesquisas supieron que se trataba de ese sospechoso por la condena previa por el robo y abuso sexual ocurrido en San Martín. Y porque su modo de actuar era similar en todos los casos donde, después de abusar a sus víctimas, les robaba las pertenencias.

Por otro lado, sus características físicas coincidieron con las aportadas por al menos una de las víctimas, quien lo describió como un individuo de 1,65 metros de altura, de tez blanca y ojos claros. Que era "gordo", de cabello corto y lacio. También aportó que el día del abuso llevaba un pantalón azul y una remera blanca.

Luego de reunir todas las pruebas lo capturaron y ahora están tratando de identificar al resto de la banda y detenerla. 

Te Puede Interesar