viernes 12 ago 2022
Entrevista

Pablo Dacal, trovador sin maquillaje

Directo del Río de la Plata, llega por primera vez a la provincia el cancionista que marca presencia en la escena musical “indie”. Dueño de un estilo libre, se considera parte de un movimiento autogestivo “que reivindica la canción como vehículo de ideas transformadoras.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de noviembre de 2011 - 16:01

“La música no necesita de nada para existir”, declara Pablo Dacal. Y detrás de sus palabras escritas, en respuesta a la entrevista que SITIO ANDINO mantuvo con él vía mail, el músico oriundo de Almagro revela sin preámbulos su postura frente al mundo. El universo sonoro no tiene fronteras.

¿Pero quién es este artista que decidió abandonar sus estudios en arte publicitario, para tomar la guitarra y sumergirse en el entramado de palabras para desnudar sentidos?

Desde hace algunos años es una de las figuras más destacadas de la movida de cantautores rioplatenses del siglo XXI y recorre el mundo con su propuesta musical “retromoderna”, que invita a transitar historias tragicómicas, románticas y confesionales.

Declarado admirador de Charly García y del lujanino Leonardo Favio, este 26 actúa por primera vez en Mendoza y pretende hacerlo con “El Progreso”, su último trabajo discográfico. Álbum que cuenta, entre muchos artistas, con el aporte de Fito Páez, Palo Pandolfo y Fernando Samalea; quien sumó su germen creativo en percusiones y bandoneón.

Al puñado de canciones se le sumarán las historias musicales de sus experiencias anteriores. Durante el encuentro iniciático con el público local que tendrá lugar en la Sala Ana Frank a partir de las 22.30, también habrá espacio para las bellas canciones de Juampi Dicésare. El cantautor abrirá el encuentro con su disco “Silencio y volumen”. En tanto, el cierre estará a cargo del DJ Doraxio, responsable de encender la fiesta con sus bandejas.

Pero antes de que el encuentro tome forma, hagamos un alto en el camino para descubrir desde su propia voz, la esencia de un artista sin maquillaje. Un trovador ecléctico que busca despojar a la música de todo look para que las palabras encuentren su melodía. Escritor de canciones, compositor itinerante, dirá sobre sí mismo…

- Es tu primera visita a la provincia de Mendoza, ¿qué expectativas te genera?

- ¡Todas! Cantar a una ciudad nueva siempre es profundamente inspirador, mas si nunca la he visitado, ni siquiera en plan turístico. En este caso, además de un sitio desconocido para mí, es la mítica ciudad del Nuevo Cancionero, la tierra de Leonardo Favio y los mejores vinos. Conocí gente muy querible e interesante del teatro Mendocino, muchos años atrás. Tengo mucha intriga por caminar sus calles y respirar el aire cuyano.

- ¿“Progreso”, es el disco que va a poder escuchar en vivo el publico mendocino?

- Allí estaré cantando las canciones de “El Progreso” en primer lugar, son mis palabras actuales, pero la lista de temas incluirá momentos especiales de mis discos anteriores y seguramente algo nuevo, para presentarme al público con la música viva, en trasformación constante.

- ¿Cuál es la esencia del álbum?

Difícil encontrar la esencia: está en la superficie y de forma desordenada, una serie de pensamientos y sentires acerca del último siglo, el mundo moderno, la realidad distorsionada,el accionar político y cultural dentro de las ciudades en que vivimos.

- ¿Cuándo sentiste que tenías la necesidad de expresarte a través de la música?

- Desde niño, aún antes de encontrar las condiciones necesarias para hacerlo.

- ¿Te considerás parte de un movimiento independiente que reivindica la poesía, la buena composición?

- Creo que formo parte de un movimiento autogestivo que reivindica la canción como vehículo de ideas transformadoras, tan complejo y poderoso como en el cine o el teatro. La poesía es una forma de mirar el mundo, que puede trabajarse o ser simplemente utilizada, y hasta menospreciada. Creo que mi generación está haciendo grandes apuestas, leyendo la tradición y elaborando una poética propia, confiando en la nobleza, el riesgo y la entrega sin concesiones.

- La música parece no necesitar tanto enchufe ni amplificadores, ¿lo percibís así?

- La música no necesita nada para existir. Si quiere amplificarse necesita los medios acústicos necesarios, y si su deseo de comunicación es aún mayor necesita de la electricidad, la electrónica o el univero digital. Pero todo depende de qué se esté buscando: en los últimos diez años, muchos necesitamos aclarar nuestras ideas y elaborar un discurso verdadero, acorde a nuestras convicciones más íntimas, y para eso debimos quitar todo maquillaje y decorado existente, llegar al punto cero en que las palabras encuentran su melodía, elijen su armonía y ritmo, generando un sentido propio.

- Cómo músico, ¿te cabe algún tipo de definición?

- Músico de salón, escritor de canciones, compositor itinerante

- ¿Qué música elegís para escuchar cuando escuchás música?

- Mucho de lo actual latinoamericano, clásicos de todos los géneros, los viejos payadores y primeros milongueros. Soy desordenado con la escucha y la lectura, suelo tomar un camino sinuoso.

- Tu admiración por Leonardo Favio ¿Cómo y de dónde surge?, ¿es cierto que tu próximo trabajo discográfico serán versiones de su repertorio?

- He versionado bastante a Leonardo en vivo, inclusive grabé Fuiste mía un verano junto a su hijo Nicolás, para los 13 Grandes Éxitos junto a la Orquesta de Salón. Vengo de girar por Latinoamérica, presentando mis canciones y también participando del Salón Favio, una muestra multidisciplinaria sobre su poética, cine y canciones en retrospectiva. Allí lo estuve versionando, conociendo en profundidad su obra para grabar un disco interpretándolo, a realizarse en el año próximo. Surge del entusiasmo y la profunda admiración que siento por su cosmovisión del arte y la existencia, esa forma tan particularmente trágica de comprender el mundo, sus gracias y desdichas. Pocas visiones tan poderosas yo he conocido. He tenido el honor de cantar para él y compartir algunas buenas conversaciones, momentos que atesoraré toda mi vida.

- Recién llegado de Colombia, ¿cómo estuvo la gira y como vivís la experiencia de llevar tu mundo musical hacia otro país?

- Lo vengo haciendo desde hace cuatro años: canto regularmente en varias ciudades de España, París y Berlín, y este año sumé Colombia y México al itinerario. La experiencia resulta increíble, hay muchas diferencias entre los pueblos y la música siempre es un punto de contacto, de diálogo y unión, el lenguaje verdaderamente univeral e infinito. Mis últimos discos fueron editados en España, allí me estaré presentando nuevamente a mediados del proximo año, ya veremos dónde mas me lleven las canciones.

La entrada para escucharlo es de 30 pesos y para quienes deseen quedarse a la fiesta, tendrán que abonar un plus adicional de 10 pesos. La Sala Ana Frank está ubicada en Maipú 230 de ciudad.

Cabe aclarar, que el arribo de Pablo Dacal, es posible gracias al aporte del Instituto Nacional del Teatro Mendoza, la Secretaría de Cultura de la provincia de Mendoza y la Sala Ana Frank; y la colaboración de Caracol Salvaje, Vinería Pepe Botella y Revista PPP.

Te Puede Interesar