Entrevista

Aysam: "Con la tarifa logramos equilibrio financiero, pero no sobra"

Alejandro Gallego califica de "histórica" la inversión para renovar 1.500 kilómetros de red en mal estado. Expectativa por los 20 mil medidores de agua.

Por Miguel Ángel Flores

La prestación de servicios públicos en Mendoza siempre está en el foco de las críticas, y el de la provisión de agua y cloacas no es la excepción. En el caso de Aysam, con un ajuste de tarifa del 40% asegurado, se debate entre la necesidad de una mayor inversión en infraestructura (hay millones en danza), no perder rentabilidad ni equilibrio financiero y ahora un plan ambicioso: la colocación de 20.000 medidores de consumo de agua potable en el radio del Gran Mendoza.

"Empezamos en enero con 25% de adecuación tarifaria. En agosto se aplicó un 20% y otro 20% desde octubre, con lo que terminaríamos el año bien, en equilibrio financiero. Aunque no sobra, porque lo ideal es ir detrás de la inflación", señala Alejandro Gallego, presidente de Aysam, en diálogo con Sitio Andino.

El responsable de Aysam se apoya en la incesante inflación proyectada al 120% anual que pega en costos operativos y un movimiento del dólar "que nos afecta mucho, porque en las obras hay equipamiento importado y también parte del que usamos en el servicio. Eso exige un esfuerzo enorme pero lo estamos logrando". Sobre todo luego de la devaluación del 22% del 14 de agosto.

Entrevista AYSAM, alejandro gallego.jpg
Alejandro Gallego.

Alejandro Gallego.

Sin embargo, Gallego destaca que el suministro y mantenimiento y renovación de redes no alteran la ecuación financiera. Y que se logró que el servicio "se financie con la recaudación, sin un peso de subsidio".

Convergencia tarifaria

Al respecto, aseguró que "la cantidad de personal es muy similar a cuando se inició la gestión, pero nos enfocamos en dotar de bienes de capital a quienes trabajan en la calle para ser más eficientes con las reparaciones. Más vehículos y retroexcavadoras, aumentar productividad todo lo posible, y bajar la demora a un promedio de 72 horas".

Aunque la estadística de Aysam marca que es el registro en departamentos como Las Heras del tiempo transcurrido entre un reclamo por roturas o pérdidas y su solución, falta mejorar: por ejemplo, en Godoy Cruz y Capital promedian 10 días.

Mientras tanto, a pedido de la empresa, el Epas (Ente Provincial de Agua y Saneamiento) autorizó una prórroga por otros 24 meses del llamado Programa de Convergencia Tarifaria. Eso significa que Aysam puede pedir durante ese lapso algún ajuste de tarifa más de una vez al año.

"En la medida de que haya inflación la tarifa no es real. Y mientras exista inestabilidad económica entiendo que deberá seguir así", consignó.

¿Llegan los medidores?

Hubo que ajustar los tiempos, ya que inicialmente en la empresa los esperaban para setiembre. Pero los 20 mil medidores de agua que son parte del plan de control de consumo diseñado por Aysam arrancará con la instalación en octubre, justo cuando se aplique el segundo tramo del aumento en las facturas (otro 20%).

Los kits importados de China demoraron en llegar, según Gallego, por las trabas a la importación que impone el Gobierno nacional. Lo cierto es que a un costo de u$s 1,5 millón el gobernador Suarez confirmó el viernes 1 que los medidores estarán en Mendoza el mes que viene.

"El plan de micromedición viene muy bien. Básicamente no debería haber cambios en las facturas respecto a lo que cada usuario paga actualmente, en la medida que no tenga problemas de conexión o pérdidas dentro de la vivienda" consignó el titular de Aysam, al confirmar que se amplió la compra a otras 8.000 unidades, "para avanzar a un ritmo de 20 mil colocaciones por año en adelante, o 2 mil por mes".

La forma de facturación prevé un tope de consumo de 30 m3 de agua por mes para una vivienda promedio. Para Gallego, "incluso tiene que estar por debajo. Si se supera, empieza a cobrarse por exceso según el sistema volumétrico".

Pero más allá de críticas de usuarios sobre la necesidad de renovar el sistema, se destaca como ventaja la tecnología de telemedición o medición remota. De acuerdo al área técnica de Aysam habrá mediciones semanales, con lo cual "si hay fallas se puede detectar rápido e informarle al cliente, sin esperar a que pase el mes y llegue un consumo muy alto".

medidor de agua. webp
Un modelo del tipo de los 20 mil medidores de agua que Aysam instalará en Mendoza

Un modelo del tipo de los 20 mil medidores de agua que Aysam instalará en Mendoza

Inversión "histórica"

Claro que la apuesta a controlar el consumo no puede abstraerse de un contexto complejo: el mal estado de la mayor parte toda la red de distribución de agua potable en Mendoza, por el cual hasta un 40% del líquido se pierde antes de llegar a las viviendas.

A eso se destina un presupuesto global declarado de u$s 150 millones en obras, que al parecer está lejos todavía de á reemplazar al menos un porcentaje de toda la extensión. De ese total, la empresa asegura haber pagado en gastos de capital alrededor de 100 millones hasta ahora.

"Es un monto que nunca desde que se reestatizó la empresa había sido invertido. Una inversión histórica, teniendo en cuenta que administramos más de 9 mil kilómetros de redes y 1.500 están en mal estado. Estamos reemplazando a un ritmo de 100 kilómetros por año, cuando en gestiones anteriores durante años no se cambio ni uno", detalló Gallego acerca del plan de inversión en marcha de Aysam.

Hasta ahora, se renovó apenas un 3% del total. Frente a eso, el ejecutivo habla de una "desidia de 30 años", y usa un ejemplo para explicarlo.

"Es como la casa de uno: si pasas mucho tiempo sin hacer nada, llegado el momento de hacer reparaciones, aunque tengas la plata necesaria no lo vas a poder hacer de un día para el otro".

Entrevista AYSAM, alejandro gallego.jpg

El plan al 2025

Gallego anticipa que para 2024 está "todo armado y licitado", para reemplazar 200 kilómetros de la red. Y varias obras financiadas con fondos de la Provincia, la Nación, a través del ENOHSA (Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento), y hasta incluso los municipios.

"Hay un esfuerzo enorme de todo el sector público, pero queda mucho por hacer", admitió Gallego, no sin dejar de señalar que hay un mandato por parte del Departamento General de Irrigación: bajar el consumo de agua del 30% al 10%.

"No hay un problema de oferta hoy, pero sí debemos ser más eficientes ,con redes en buen estado y medidores".

Ente oferta y demanda, otra obra clave es la adjudicación de la ampliación de la planta de Alto Godoy para duplicar la producción actual.

En ese sentido, el propósito es "beneficiar a los habitantes del oeste de Las Heras y el pedemonte incluso la zona de El Challao, donde hay muchas factibilidades pendientes. Aunque va a beneficiar a usuarios de otras zonas como Guaymallén, ya que baja la demanda en esos lugares y es el objetivo: mejor presión y menos días de corte".

Detrás de esa obra hay un presupuesto de más de $12.000 millones a ejecutarse hasta fines del año 2025.

Esto, sin contar con la autorización de endeudamiento otorgado por la Legislatura de otros u$s 150 millones para avanzar con otro proyecto anunciado por el propio gobernador Suarez este año: la construcción de una planta en la zona de Álvarez Condarco (Luján) más otros 120 kms de red, para abastecer a los pobladores del pedemonte lujanino y el oeste de Godoy Cruz, en la que hay acuerdo pero no fondos necesarios para encararla.

Te Puede Interesar