En el destino Malargüe

La temporada de verano 2023 aún no supera a la de años anteriores

El sector privado espera que haya un repute en las reservas durante la actual la temporada de verano en el departamento sureño.

Por Claudio Altamirano

Luego de la primera quincena de enero, el sector turístico analiza el inicio de la temporada de verano, que “a diferencia de 2021 y 2022, está siendo más baja en concepto de reservas”. Los empresarios agrupados en distintos hospedajes esperan que aumenten los pedidos de alojamientos. Las preferencias siguen siendo en esta época del año cabañas, no obstante los viajeros exigen mayores servicios al momento de pagar.

GUSTAVO MIRAS TEMPORADA DE VERANO

Gustavo Miras, presidente de la Cámara de Comercio de Malargüe, comentó a SITIO ANDINO, y con respecto al avance de la temporada de verano 2023, que a diferencia de los dos años anteriores, la actual no ha tenido los mismos resultados, esperanzado que en la segunda parte de enero y parte de febrero próximo mejore considerablemente a favor de un amplio sector de la economía local.

El empresario malargüino manifestó que la baja en las reservas “preocupa al sector”, aclarando que un importante porcentaje de los turistas lo hacen sin realizar pedidos previos de alojamientos, mostrando confianza que con la realización de la Fiesta Nacional del Chivo, a partir del 31 de enero, aumente la cantidad de visitantes, aunque dejó reparos sobre la fecha, que se superpone con la Fiesta Nacional de la Tonada de Tunuyán.

cabañas pacheco 2.jpeg
Las cabañas son el hospedaje más elegido en verano.

Las cabañas son el hospedaje más elegido en verano.

Al momento de ser consultado sobre las preferencias de los turistas al momento de elegir alojamientos, Gustavo Miras respondió que en verano “elijen cabañas” porque se trata de familias completas y “los valores son más accesibles que en un hotel”, explicando que cuando la ocupación es alta, también los visitantes se inclinan a todo tipo de hospedajes.

Sobre los valores vigentes en alojamientos pueden varias en cabañas u hoteles de base doble desde los 12 mil pesos y 15 mil pesos a los 26 mil pesos, tarifas “que deben estar acordes a los servicios que se prestas, ya que los turistas quieren piscina, espacios verdes y otras preferencias”, que inclinan las decisiones al momento de elegir.

Te Puede Interesar