La crisis económica en Malargüe

Comerciantes afirman que "esta es una Semana Santa complicada"

En Malargüe es sabido que los precios siempre son mayores que en el resto de la provincia, algo que se evidencia por estos días en productos de Semana Santa.

Por Claudio Altamirano

A días de la celebración cristiana de Semana Santa, y en medio de la incertidumbre por la inflación que no deja de "apretar el bolsillo de la gente", en Malargüe dueños de pescaderías indican que los aumentos son usuales, impactando en la cadena de comercialización, por ejemplo del filet de merluza, la variedad que mas se consume.

Embed - Malargüe-Ventas Semana Santa

Edgardo Gutiérrez es propietario de una pescadería sobre Avenida General San Martín de la ciudad de Malargüe, comercio familiar que ha debido enfrentar durante los últimos años, primero las vicisitudes de la pandemia por coronavirus, y luego la crisis económica y financiera por la que atraviesa el país, donde el rubro no es la excepción del resto de las actividades afectadas por un rumbo nacional que aún no aparece, y que como se replica en toda la Argentina, afecta a todos por igual.

El comerciante malargüino al momento de responder al equipo de SITIO ANDINO sobre como están las ventas en la previa a la Semana Santa, no dudó en responder y ser contundente que "están complicadas este año", resumiendo lo que a diario escucha también de sus clientes, que por cierto cada vez compran menos.

Las distancias que encarecen precios en Malargüe

Gutiérrez fundamentó su afirmación al mencionar que en su local la dificultad "es a raíz que todos los días aumentan las cosas", enfatizando que "es caro el combustible" y los productos que adquieren en Mar del Plata, motivo que llevó a decir nuevamente que "es una Semana Santa muy complicada para la gente" sin dejar de perder la esperanza que sus clientes "puedan tener su pescado en la mesa".

Más adelante contó como es su circuito de comercialización, que obliga a dos viajes semanales "para tener el pescado fresco", desplazamiento que realizan con sus propias movilidades "con mucho sacrificio" ajustando al máximo los costos para evitar trasladar los incrementos frecuentes en los productos al consumidor final,.

Sobre los aumentos, pese a que funcionarios nacionales dicen que no son tales, o en menor medida a lo que los vecinos registran semanalmente en locales comerciales, que son "los verdaderos encuestadores y que no dibujan números porque realmente no pueden", Edgardo Gutiérrez afirmó que "siguen", contando "hace una hora el filet de merluza" pasando en ese breve lapso de tiempo de " seis mil doscientos ochenta pesos ( $ 6.280), a seis mil quinientos pesos ( $ 6.500)".

Te Puede Interesar