Una crónica mendocina

Vendimia 2023: un ganador, caras nuevas y quejas en voz baja

"Juglares de Vendimia, un canto a la naturaleza" es la propuesta elegida a través del concurso público para la Vendimia 2023.

Por Walter Gazzo

El viernes 14 de octubre, el Gobierno de Mendoza dio a conocer oficialmente que “Juglares de Vendimia, un canto a la naturaleza” fue la propuesta elegida para la Vendimia 2023. Esta se erigió ganadora a través del concurso público llevado a cabo por el Gobierno de Mendoza y cuenta con la dirección de Franco Agüero y guion de Jorgelina Flores.

El Acto Central se desarrollará en el Teatro Griego Frank Romero Day el sábado 4, domingo 5 y lunes 6 de marzo del año próximo.

Lo que hasta acá fue una de las noticias más esperadas para el año de la cultura mendocina, rápidamente se transformó en un vivo comentario con quejas y dudas… tal como toda Vendimia que se precie de ser.

Vamos a los hechos

En la tarde del martes 13 de setiembre –y cumpliendo con los plazos establecidos- se abrieron los sobres de los equipos que pretendían realizar la fiesta máxima del año próximo.

Con la presencia de la ministra de Cultura y Turismo, Nora Vicario; el director de Producción Cultural y Vendimia, Pablo Moreno; los miembros del jurado, referentes culturales de la provincia y miembros de los equipos postulantes, se abrieron seis sobres. Inmediatamente después, comenzó el análisis de cada propuesta.

Los equipos concursantes fueron:

-“La Odisea del Vino”, con la dirección general de Guillermo Troncoso y producción ejecutiva de Liliana Bermúdez y Gustavo Aguilera.

-“Vendimia de Paz e Identidad”, bajo la dirección de Alicia Casares y Virginia Paes y Sara Noemí Arrojo, productora ejecutiva.

-“Juglares de Vendimia (Un Canto a la Naturaleza)”, encabezado por Franco Agüero y productora ejecutiva, Sara Verón.

-“Saboreando Historias de mi Gente”, de Alejandro Conte y Cecilia Herrera a la cabeza y la producción de Lourdes Aybar.

-“Mendoza Mía”, bajo la batuta de Alejandro Grigor y María José Pérez Coriolani en la producción.

-“Vendimia para la Tierra que Amo”, de Gonzalo Palacios en la dirección y Sergio Gras como productor.

El miércoles 21 de setiembre, el Gobierno de Mendoza dio a conocer que tras finalizar las etapas de recepción de proyectos y apertura de sobres de los seis equipos postulantes, el Jurado se expidió y comunicó que llegaban a la instancia de coloquio los siguientes equipos: “La Odisea del Vino”, “Juglares de Vendimia (Un Canto a la Naturaleza)”, “Saboreando Historias de mi Gente” y “Vendimia para la Tierra que Amo”.

Días después –el jueves 6 de octubre- pasaron cosas: por un lado, los grupos “La Odisea del Vino”, de Troncoso; y “Saboreando Historias de mi Gente”, de Alejandro Conte presentaron dentro del extenso listado de nombres y apellidos del equipo para los diferentes cargos de trabajo y coincidió que había una misma persona en los dos equipos aunque para cargos diferentes. Esto es una infracción a la reglamentación que es muy clara al decir que una persona no puede integrar más de un equipo. Resultado: los dos quedaron eliminados, refunfuñando por lo bajo.

En tanto, el equipo “Vendimia para la Tierra que Amo”, de Gonzalo Palacios en la dirección y con y Sergio Gras como productor quedó eliminado por presentarse minutos después de las 13, horario límite establecido para la recepción de los papeles. Hubo un pedido de aceptación a presentarse minutos más tarde y fue denegado. Resultado final: eliminado.

La decisión final

“Juglares de Vendimia, un canto a la naturaleza” fue la única propuesta que quedó habilitada para llegar a la instancia de coloquio y fue aceptada por el jurado. Vale aclarar que si el jurado no estaba de acuerdo, podría haberse declarado fracaso el concurso y, en ese caso, se podría haber hecho un concurso exprés y el Ministerio de Cultura y Turismo tendría la potestad de saber qué propuesta quería sobre el Frank Romero Day pero elegir una Vendimia a dedo en la última gestión del Rodolfo Suarez no estaría bien visto. Y a muchos no le desagradaba que el director elegido fuese Franco Agüero, un joven bailarín que busca su lugar en Vendimia, entusiasta y que viene con ganas e ideas (y a renovar las caras de siempre) con el detalle que ya el año pasado había sido insistentemente nombrado. Tiene varias Vendimias sobre sus espaldas como coreógrafo, subdelegado de Festivales Nacionales de baile y danzas; y es muy reconocido dentro del mundo del mundo de los ballets mendocinos.

Agüero tiene mucha relación con la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, de hecho fue el director del Ballet Mayor; y hoy está cumpliendo tareas en la Municipalidad de Lavalle.

El jurado

Quienes tuvieron la responsabilidad de elegir al equipo que desarrollará la Fiesta Nacional de la Vendimia 2023 son, por el Ministerio de Cultura y Turismo, Alejandro Iván Martínez; Área Técnica del Ministerio de Cultura y Turismo, Maximiliano Cortez; Historia y Antropología del Ministerio de Cultura y Turismo, Marisel Verducci; por la Subsecretaría de Infraestructura del Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública, María Eugenia Lana; en representación de los directores de Cultura de los departamentos, Gabriela Torino.

Se sumaron, por la UNCuyo y la Facultad de Artes y Diseño, Patricia de la Torre; Argentores, Ana Alba Iris Fajardo; Corenave y Covinave, Estela San Sebastián; en representación de los exdirectores de Vendimia, Walter Neira; Hacedora Cultural, propuesta por Foro, Sara Rosales; Acequia TV, Norberto Ariel Blasco; por el área de Danza: Soñarte, Hugo Luna; Ucu-Hué, Abel Damián Sáez; por el área de Música (MIMM), Cristian Rojas Vergara; por la Asociación Músicos de Cuyo, Carmen Lucrecia Cervantes, y por la Asociación Argentina de Actores, Fabián Castellani.

El final

La Vendimia ya está en marcha y a pasos agigantados. Hay cosas para destacar:

Lo bueno: nuevas caras y nombres, tanto para la dirección como para el guion.

Lo malo: hay mucho enojo porque se dejaron afuera grupos muy idóneos por cuestiones meramente reglamentarias. Es cierto que las reglas las tienen que cumplir todos pero se pide más apertura especialmente a la hora de poner nombres y apellidos en lugares claves de trabajo donde no son tantos los expertos para poder cumplir con ello. Es necesario actualizar el reglamento.

Lo clásico: hay quejas en voz baja por la poca solidaridad entre los grupos a la hora de hacer cumplir estrictamente las reglas. “Somos pocos y nos conocemos mucho” dicen por los cafés de la avenida España.

Te Puede Interesar