Análisis

Luis Caputo y la política económica: ¿relanzamiento o agotamiento?

Luis Caputo y Santiago Bausili impusieron nuevas reglas al sector de los bancos después que los mercados no reaccionaran de la maneta esperada a la Ley Bases.

Por Marcelo López Álvarez

El ministro de Economía y el titular del Central dedicaron el anochecer del viernes a sumar señales que el camino trazado en la política económica no se mueve. Luis Caputo y Santiago Bausili (socios en la actividad privada) usaron el escenario del auditorio del Ministerio para mostrar una fortaleza que los mercados no leen.

El efecto de la aprobación de la Ley Bases no fue el esperado y se esterilizó en apenas un par de horas. El viernes no dio el respiro esperado y cerró con bajas en los papeles argentinos, suba del riesgo país, la brecha del dólar ensanchándose y el Central cerrando junio vendiendo dólares en vez de comprar en el último mes de la gruesa, temporada en la que Caputo/Bausili cifraban esperanzas en sumar reservas y aire.

La jugada anunciada el viernes es por lo menos riesgosa. La decisión de que el BCRA deje de tomar los excedentes de los bancos con pases remunerados y forzar a las entidades financieras a cambiar esas acreencias por un bono (única cosa que sabe hacer Luis Caputo, emitir bonos) del Tesoro soluciona el problema de la hoja del Central y de la supuesta emisión futura, pero sigue la carrera de aumento sideral de la deuda del Tesoro que llevan adelante el tándem Milei-Caputo, a valores del viernes el incremento de la deuda equivaldría a unos 40 mil millones de dólares. Pero no solo eso, pone en aprietos el patrimonio de los bancos, ya que es altamente probable que el lunes los mercados tomen muy mal la colocación de deuda forzosa de baja calidad a los bancos.

image.png
Luis Caputo y Santiago Bausili, durante la conferencia de prensa del viernes.

Luis Caputo y Santiago Bausili, durante la conferencia de prensa del viernes.

Luis Caputo y su política: ¿Relanzamiento o Agotamiento?

Como expresamos el BCRA desde finales del mes de la Revolución de Mayo dejó de comprar dólares y las reservas no crecen sin la “colaboración” del sector agroexportador. Incluso en junio debió vender para compensar las necesidades del mercado.

Los datos macroeconómicos tampoco son alentadores, sólo aparecen como positivos en la contabilidad creativa que llevan adelante Economía y el Central, y la microeconomía no hace falta describirla.

La conferencia del viernes por la tarde y la entrevista grabada por Javier Milei en la noche del jueves y emitida en el amanecer del viernes dejan un interrogante válido ¿Es un lanzamiento de una segunda etapa o una reacción espasmódica y natural al agotamiento de modelo que comienzan a reflejar los indicadores?

La primera reacción de los mercados e incluso del Fondo, fue la de satisfacción, pero con la advertencia que no alcanza. Todas las supuestas complejidades de los mercados, la economía, los procesos de negociación siempre terminan en la misma simplificación; Devaluación o Muerte.

Las cuentas no son complejas, para tener la misma paridad con la que arrancó el Gobierno de Javier Milei después del salto devaluatorio del 54 % de una noche a la otra el dólar mayorista oficial que el viernes cerró a 912 pesos debería estar en los 1350 pesos aproximadamente.

El Gobierno de Javier Milei termina preso de la misma lógica con la que los mercados tratan a cualquier gobierno, no importa su color político. Sin embargo, en esta situación particular el propio gobierno agrega una complejidad extra de su propia cosecha; el RIGI.

Si te interesa también podes leer: Ley Bases, la victoria de Javier Milei que abre la segunda etapa de su gobierno

Javier Milei y Luis Caputo planean perpetuar la restricción

La aprobación de RIGI cosechó cientos de críticas, pero la menos escuchada es la más preocupante; El régimen de inversiones perpetua en decenas de años, la restricción externa argentina y la posibilidad de acumulación de reservas. En una economía endeudada en moneda extranjera, también por décadas, aprobar una ley que fortalece las dificultades de sumar dólares a las reservas no tiene explicación. El Gobierno y los presuntos genios del análisis económico que inundan las redes y medios amigos pecan de inocencia o ignorancia si creen que los famosos mercados no leen el futuro tanto como el presente.

Lo cierto es que el Gobierno suma días y meses con una sola política (que deberá profundizar a partir de la medida anunciada por Caputo/Bausili) ajustar y desangrar la economía y la sociedad, en pos de El Dorado que solo la imaginación del presidente conoce.

Te Puede Interesar