Análisis

Gobernadores versus Milei, la historia de nunca acabar

Javier Milei insiste en ningunear a los gobernadores mientras su ministro del Interior trata de acercar posiciones en busca de apoyo a la reducida "Ley Bases".

Por Marcelo López Álvarez

La escenografía es la misma. La luz casi inexistente (ni siquiera la CNN pudo con el condicionamiento de las luces), las definiciones tan generales y repetidas como en cada entrevista o aparición pública. Los enemigos también los mismos. Javier Milei no cambia un ápice de su discurso en cada presentación.

A tal punto que termina siendo más importante (y preocupante) sus fantasiosas declaraciones sobre los perros que sus reiteradas definiciones sobre la -también imaginada- inflación del 7.000 por ciento, sus ataques a los gobernadores y su empecinamiento ideológico contra el Estado como forma de organización de la sociedad.

Las definiciones del presidente elevaron la tensión con los gobernadores (como bien explicó Sitio Andino ayer) que vieron en las palabras de Javier Milei una reafirmación que lo que se habla y negocia con los ministros termina en la nada cuando choca con la pared de la mesa chica de los Hermanos como, también, ya explicamos en este espacio.

Los gobernadores siguen de cerca las alternativas e intercambian ideas en el grupo de WhatsApp que se creó ya hace casi 60 días después de la única reunión con el Presidente y unos días después con el Ministro del Interior, que dicho sea este fin de semana fue sometido a una prolija operación de fuego propio que lo mostraba fuera del gabinete y reemplazado por el viejo/nuevo amigo del presidente, José Luis Espert. Quien también, se dice, fogonea en sus visitas a Olivos el “fracaso” de Luis Caputo.

En el grupo de WhatsApp algunos son activos, otros participan poco y otros leen, pero lo que está claro es que la preocupación es generalizada. Los más activos son los más guerreros, mientras que los que solo leen se pueden agrupar bajo la definición que dio el politólogo Carlos Fara en las últimas horas; "Es más un 'elijo creer' que un apoyo concreto y sólido".

Los DNU que recortan fondos a las provincias ya son un clásico (no importa lo que digan o prometan o los ministros) igual que la negativa a continuar obra pública trascendente, a lo que hay que agregar el ataque feroz a las economías regionales mediante la apertura indiscriminada de importaciones (San Juan y Mendoza ya lo viven con la vitivinicultura aunque todavía a baja escala) o la desprotección a los pequeños productores fortaleciendo a las corporaciones como es el caso de la yerba mate, que analizaremos en profundidad en otro espacio.

image.png
Los gobernadores de Juntos por el Cambio volverán a reunirse con Guillermo Francos. Preocupación por las provocaciones permanentes de Javier Milei.

Los gobernadores de Juntos por el Cambio volverán a reunirse con Guillermo Francos. Preocupación por las provocaciones permanentes de Javier Milei.

Las ausencias y la crisis; los principales aliados de Javier Milei

Los gobernadores de Juntos por el Cambio cumplirán con el precepto republicano y asistirán a la reunión de esta semana con el Ministro del Interior para seguir dialogando sobre la ley Bases reducida a su mínima expresión y de la cual aún no se conoce su texto definitivo.

Los gobernadores del Norte y los Patagónicos ya advirtieron que no contienen ninguna esperanza, los dos polos más extremos del país son los más vapuleados en los últimos días por Javier Milei y sus decisiones y vivieron en carne propia que el Presidente no cumple los acuerdos a los que llegan sus ministros.

El Pacto de Mayo (que en este espacio sostuvimos desde el primer día que nacía muerto) aparece cada vez más lejano a pesar que solo pasaron 30 días de su anuncio.

El grupo íntimo de Javier Milei, junto al equipo de trolls encargados de la comunicación virtual del presidente, siguen trabajando en la puesta en escena del acto del 25 de mayo, si no hay pacto quieren dejar en “evidencia a quienes no la ven” para fortalecer el discurso presidencial a su núcleo duro de seguidores.

El gobierno, por ahora, tiene dos aliados que mucho no le duraran, el tamaño de la crisis que hace que un grupo de la sociedad esté dispuesta a esperar con cierta esperanza y la oposición que es incapaz de generar un liderazgo que hoy ni Cristina Kirchner, ni Mauricio Macri pueden ejercer.

La semana solo tendrá tres días hábiles pero intensos, no solo en la relación con los gobernadores y el Congreso sino también con el movimiento trabajador a partir de la catarata de despidos en dependencias del Estado y la relación interna de propio gobierno que volverá quedar al descubierto nada más y nada menos que un nuevo aniversario de las tropas argentinas en nuestras Islas Malvinas.

Te Puede Interesar