Análisis

Milei y la nueva grieta: Estado Moderno o la Edad Media

La victoria de Javier Milei eleva la grieta a un nivel desconocido donde se ponen en juego ya no solo derechos básicos sino el funcionamiento del Estado.

Por Marcelo López Álvarez

Si alguien pensaba que en los días post PASO habría un pequeño relax para retomar fuerzas, los resultados y los condicionamientos externos e internos hicieron arrancar con fuerza en forma inmediata la vorágine de las Elecciones 2023. Las primeras 48 horas después de cerrar las urnas parecen armadas especialmente para que Javier Milei consolide sus votos e incluso profundice su campaña de fortalecimiento del Plan Motosierra contra las instituciones estatales y los salarios de los trabajadores.

Sin tapujos confesó ayer en diálogo con una emisora porteña que su plan de gobierno contempla un ajuste muy superior al que plantea el propio Fondo Monetario Internacional. No hay forma que un ajuste de la magnitud del que dice planear Javier Milei no incluya licuar directamente casi a cero los ingresos de las ciudadanías. Casi al borde trabajar gratis y disparar la pobreza a niveles inéditos, superiores a los que él mismo califica de inadmisibles.

Las escasas palabras de Patricia Bullrich (que en la noche de ayer parecía discípula de Ghandi comparada con Milei) y Juntos por el Cambio en estas horas y las medidas del Gobierno que parecen pensadas para allanar el camino al candidato libertario más que para intentar recuperar el favor de los votantes no parecen ser, por parte de ninguna de las dos fuerzas, el camino para conquistar el poder o retenerlo.

Sería interesante que el oficialismo explicará porque días antes de la votación dejaron trascender que después de las PASO se anunciaría una suma fija de incremento salarial y mejoras para jubilados, pero lo único que se anunció fue una devaluación enorme que disparó los precios de los productos a valores tan desconocidos que ni siquiera quienes venden pueden darlos.

La calle es algo que los dirigentes parecen no conocer. Quizás si las recorrieran se encontrarían con un cartel como el que se topó este cronista ayer a escasas cuadras de la redacción

“A raíz de la situación actual y la suba de precios desmedidos nos vamos obligados a dejar de ayudar con “recortes de fiambres” Por favor no insista… Gracias”

dice el cartel prolijamente pegado en la vidriera de la fiambrería mayorista y minorista. Si la política y sus decisiones (o la falta de ellas) logra espantar hasta a los comerciantes y ciudadanos solidarios ¿Qué nos queda como sociedad?

cartel 1.jpg
Mientras se discute los resultados electorales y las propuestas de Javier Milei la crisis sigue avanzando.

Mientras se discute los resultados electorales y las propuestas de Javier Milei la crisis sigue avanzando.

Javier Milei y su plataforma laboral

No volveremos sobre lo ya dicho ayer en este espacio y en Radio Andina sobre la confusión de mensajes y la población que deja afuera lo que se transmite a partir de estos por el oficialismo y Juntos por el Cambio, pero es interesante para seguir analizando el fenómeno las propuestas de Javier Milei para el campo laboral que presentó como su plataforma o plan de gobierno ante la Justicia Electoral al momento de oficializar la candidatura.

La elección del tema no es ociosa ya que, de un rápido de un repaso de la composición del voto, Milei fue vencedor en amplias sectores poblados fundamentalmente de trabajadores y trabajadoras.

La reducción de los aportes patronales es una obviedad en el discurso de la derecha. Lo que no explica es cómo se financiará el sistema de salud de las obras sociales que a pesar de ser ultra criticado hoy es acompañamiento fundamental de la salud pública y sostén de muchísimas entidades de salud privadas.

Menos aún explican cómo se financiará parte importante del sistema previsional si desaparecen los aportes patronales y de trabajadores. Es cierto que el Estado financia gran parte del sistema previsional pero los aportes de patrones y trabajadores son indispensables.

También propone la eliminación de las indemnizaciones sin causa para reemplazarlas por un seguro de desempleo, sin especificar cómo funcionaría, a cargo de quién y por cuanto tiempo. Aunque dejó trascender -por fuera del documento- que al igual que Rodríguez Larreta propondría una financiación mixta por parte de empleadores y trabajadores.

El documento presentado en la Justicia Electoral agrega el modelo de libre contratación que implica que la empresa o el empleador pueda negociar con cada trabajador individualmente el monto del salario sin regulación alguna. Una forma de depredar los salarios en un contexto de alta desocupación como el que sobrevendría de aplicar sus propuestas en materia económica sumado a las otras medidas propuestas en materia laboral profundizar fuertemente las contrataciones “negro” aunque en realidad de concretarse las reformas que propone tal categoría dejaria de existir para extender la informalidad.

También plantea la eliminación de la Ley de Riesgos de Trabajo, un tema dónde quizás encuentre cierta resistencia incluso en el sector patronal.

La propuesta, obviamente, también contempla la eliminación del Ministerio de Trabajo y la reducción a la mitad la planta de trabajadores del Estado que La Libertad Avanza calcula en 4 millones en entre todas las dependencias del Estado incluidos los municipios. Si bien no especifica el método en las últimas apariciones hablo de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas, lo que de alguna manera plantea una contradicción con las medidas de fin de indemnizaciones y desfinanciación del sistema previsional.

Por otro lado plantea la privatización de empresas públicas Telam, TV Pública, Aerolíneas, el INTA, el INTI y el CONICET entre otras. Poner el INTA, el INTI y el CONICET como empresas públicas es una interesante definición que podría demostrar que Javier Milei tiene poca idea de cuales son las funciones de las dependencias del Estado.

La gran habilidad de Milei es que logró entrar en esa clase de trabajadores informales y casi sin empleo con un discurso igualador, pero para abajo.

La grieta ya no parece ser entre peronismo y antiperonismo sino mucho más profunda entre un estado presente, moderno, con problemas es cierto, pero atento a las necesidades de la sociedad y uno más cercano a Edad Media comandado por personajes inclasificables que sonrojarían a los Señores feudales llenos de esclavos.

Te Puede Interesar