Opinión

Javier Milei agranda la grieta y la calle empieza a hablar

Javier Milei agranda la grieta y los senadores colaboran fuerte. El martes se esperan movilizaciones históricas que recuerdan los principios de siglo.

Todo hace prever que el martes las movilizaciones en todo el país en defensa de la Universidad pública (en Mendoza está prevista a las 16 desde la entrada al predio universitario hasta la Plaza Independencia) serán de características históricas y podrían transformase en un quiebre en la historia que resta escribir de este gobierno.

Quizás no los alumnos por su edad, pero profesores y padres recuerdan aquella histórica jornada donde la sociedad con la comunidad universitaria al frente terminó con la gestión de Ricardo López Murphy al frente del Ministerio de Economía que sólo permaneció 15 días.

La movilización dará comienzo a una pulseada con el gobierno de las fuerzas opositoras dispersas pero que comienzan a confluir en algunos puntos. De hecho, el martes detrás de la comunidad universitaria sin distinción entre directivos, profesores, alumnos y no docentes, marcharan desde colectivos de universidades privadas, la CGT, el radicalismo y hasta dirigentes del PRO. El mano a mano va tomando características que hasta ahora no tenía.

clarin-2001-lopez-murphy.jpg
La tapa de los anuncios de Lopez Murphy que desataron las movilizaciones que terminaron con su renuncia. Javier Milei es quien ahora deberá enfrentar las calles colmadas

La tapa de los anuncios de Lopez Murphy que desataron las movilizaciones que terminaron con su renuncia. Javier Milei es quien ahora deberá enfrentar las calles colmadas

Milei, la Política y el peligro de la anarquía

El papelón de los senadores aumentando sus sueldos, potenciado por los que después negaban haberlo hecho, los directores de YPF y el propio Ejecutivo con su reparto de “ministros sin ministerio” dejan a gran parte de los ciudadanos sin representación clara ni conducción de esa bronca que se acumula.

Javier Milei llenó un vacío momentáneo, pero no era un recipiente seguro sino un colador por donde se va escurriendo el combustible. Cada vez queda más encerrado en un círculo de odiadores seriales de la política que festejan sus “logros” en redes sociales o en reuniones que van perdiendo prestigio y se transforman en comités partidarios.

Eso pasó en el cierre de la semana en el paradisiaco entorno del Nahuel Huapi. El famoso encuentro del círculo rojo en el Hotel Llao Llao quedó deslucido frente a otros años copado por el pequeño grupo de poderosos empresarios que financian o integran el equipo económico de las sombras del Presidente.

6622c79eb8035.jpg
Javier Milei en la foto de familia con los empresarios en el Llao Llao. Criticas a los senadores, las universidades y la política agrandan la grieta y desautoriza a los ministros negociadores.

Javier Milei en la foto de familia con los empresarios en el Llao Llao. Criticas a los senadores, las universidades y la política agrandan la grieta y desautoriza a los ministros negociadores.

Un presidente que envalentonado por ese entorno de poder dispuesto a aplaudirlo no solo rozó el delito con su discurso sino que (por enésima vez) desautorizó a sus ministros y puso en riesgo la aprobación de la Ley Bases reducida y del paquete fiscal.

Si las crónicas de la mañana del sábado en los diarios especializados son ciertas estamos ante un potencial problema, el selecto grupo de multimillonarios reunidos en el Llao Llao “la ven” pero al igual que el Presidente y su hermana en realidad no la ven. Sus declaraciones en off que reflejan los medios tienen una desconexión tan importante con la realidad de los ciudadanos, que al fin y al cabo son sus trabajadores, que sorprende.

Desde el palaciego hotel propiedad del Grupo Elsztain, el mismo del hotel donde vivió Javier Milei desde la campaña hasta después de su asunción y que aún no se sabe quién pagó, se dejó trascender que el lunes el presidente haría un anunció por cadena nacional.

Desde allí mismo, donde el presidente estuvo todo el tiempo encerrado en la habitación más lujosa y cara del hotel junto a su hermana y solo salió para la disertación y la foto, se aseguraba que el anuncio sería un nuevo mes de superavit fiscal (aclaremos que dibujado). Parece demasiado pobre la noticia como para hacer una cadena nacional.

Javier Milei el gran convocante a la marcha

En las últimas horas se viene dando un debate interesante respecto a la movilización universitaria y que puede aplicarse a otros ámbitos: ¿En cuánto colaboró la actitud y declaraciones de Javier Milei y su mesa chica en agrandar la protesta y la movilización del martes?

La diatriba de la ideologización y adoctrinamiento inexistente, la apelación al color rojo de las carreras, el maltrato a los rectores y las operaciones de prensa berretas terminaron logrando lo que a principio de año parecía imposible; encolumnar a todos los estamentos universitarios y ampliar la base social de la protesta.

El propio ex ministro de Educación de Mauricio Macri, Alejandro Finocchiaro le contestó al presidente en los estudios de TN “En mi materia en la facultad los estudiantes pueden elegir entre mí cátedra o la de Juan Grabois. ¿De qué adoctrinamiento habla el presidente?” Lapidario.

Comienza un periodo de 15 días, desde el próximo martes hasta el paro general del 9 de mayo, que pondrán a prueba los nervios de la mesa chica presidencial pero también los de una sociedad que vive una nueva grieta más profunda y con actores novedosos.

Te Puede Interesar