homicidio josé moreira

Sin detenidos y con pocos avances, la causa del crimen del taxista pasa a Delitos Especiales

El expediente fue remitido esta mañana a la fiscalía a cargo de Santiago Garay. La falta de pruebas para sostener una acusación, el mayor problema en torno a la pesquisa que investiga la muerte de José Moreira.

Por Pablo Segura
Se caía de maduro. La investigación por el crimen del taxista José Moreira, asesinado en un supuesto intento de robo en Las Heras, no ha tenido muchos avances y a pesar de que horas después del hecho, un hombre fue detenido –luego recuperó la libertad-, el expediente está casi estancado.

Así, el fiscal de instrucción Fernando Giunta, titular de la fiscalía Las Heras-Lavalle, no tuvo otra. Esta mañana decidió remitir el expediente a Delitos Especiales, para que sea Santiago Garay quien, junto a su grupo de investigadores, trate de esclarecer el conmocionante crimen.

“Hicimos todo lo posible. Trabajamos todas las informaciones que recibimos, pero Delitos Especiales tiene otra infraestructura que servirá para encontrar nuevas pruebas”, explicaron desde el entorno del fiscal Giunta.

El expediente, que ya tiene 500 fojas y que por el momento está calificado “homicidio criminis causa” –matar para ocultar un delito, en este caso, el robo-, llegó pasado el mediodía a manos de Garay.

Ahora, el magistrado deberá analizar lo instruido hasta el momento y ordenar nuevas pericias. Hasta el momento, los resultados son negativos.

De las 70 huellas halladas en el interior del taxi, ninguna correspondería a una persona con antecedentes penales. Por eso no saltó ningún sospechoso en el sistema Afis. Entonces, quedaría esperar que el autor del crimen sea una persona que no ha tenido contactos con la Justicia –poco probable en este tipo de casos-.

Además, de los testimonios de testigos y lo observado en las cámaras de seguridad, surge muy poco. Y como si esto fuera poco, la bala extraída de la cabeza de Moreira, no puede ser peritada. Ante esto, en caso de hallar la supuesta arma homicida, esta no podría ser cotejada.

Hasta esta mañana, momento en el que el expediente estaba en manos de Giunta, la investigación estaba supeditada a la información que pudieran conseguir los efectivos de Investigaciones y a las llamadas que ingresan al CEO, motivados por la recompensa de 50 mil pesos.

En ese sentido, los pesquisas admitieron que hay al menos tres nombres señalados por “testigos anónimos”, aunque, admitieron, no existen pruebas para fundamentar la acusación en contra de ellos.

Moreira fue asesinado el último viernes en la madrugada durante un supuesto intento de asalto en el barrio Aeronáutico de Las Heras.

La víctima, de 48 años y padre de cuatro hijos, recibió un balazo en la cabeza y falleció en el acto. El agresor, un sujeto de contextura física robusta, había abordado el auto tres cuadras antes y viajaba en el asiento del acompañante cuando, tras una discusión, le disparó al chofer.

El caso generó conmoción y un profundo malestar entre los choferes de taxis, quienes se movilizaron para pedir más medidas de seguridad.

Esto tuvo sus repercusiones políticas, a tal punto que el gobernador Francisco Pérez ordenó, por decreto, la implementación obligatoria de cámaras y blínex en los taxis. Esto fue aprobado ayer por la Legislatura.

Crimen del taxista: tras la liberación del único detenido, preocupa la falta de pruebas
Los investigadores admiten que por ahora “no hay nada”. De las 70 huellas no surgió ningún sospechoso, los testigos no aportaron datos importantes y se confirmó que la bala que mató a la víctima no puede ser peritada.

Te Puede Interesar