Teatro

Títeres corporales: un cierre de lujo para el festival La Tía Tomasa

Durante 22 días el ciclo se presentó en diferentes sedes de la provincia. Ya se despidió del Espacio Cultural Julio Le Parc. La obra elegida para el desenlace fue El Teatro de Hugo e Inés, un divertido desfile de muñecos de carne y huesos. Imperdible.

Por Sección Espectáculos

El festival de títeres La Tía Tomasa cierra hoy en el Teatro Bianchi de Rivadavia la edición 2013 que comenzó el 19 de mayo. El jueves se despidió del espacio Julio Le Parc, uno de los escenarios que albergó la interesante iniciativa. La obra elegida para bajar el telón fue El teatro de Hugo e Inés de la compañía de igual nombre llegada desde Lima, Perú.

Uno podría pensar que la gama de expresión de las manos era limitada. Pero los hábiles dedos de Inés Pasic se estiran para crear un elenco increíble de personajes. El pie, la rodilla, el vientre, el rostro, el codo, forman muñecos de carne y hueso y dando vida a historias sorprendentes.

Durante poco más de una hora un desfile pintoresco de divertidos personajes que, en los breves momentos de su existencia sobre la escena, pretenden atrapar aquellos pequeños momentos poéticos que se encuentran escondidos en la vida diaria. Estos personajes, con sus sueños y frustraciones, con sus éxitos y fracasos, nos narran el eterno drama de la tragicomedia humana.

Su arte es una mezcla de títeres y pantomima en la traen a la vida exóticas criaturas con formas alienígenas y formas suaves, historias de caricaturas agraciados con la poesía en miniatura y la verdad.

Uno puede imaginar la vida como una serie constante de qué pasaría si, de los cuales han caído varias criaturas inolvidables creadas con sus propios cuerpos expresivos y unos apoyos muy simples.

Una propuesta interesante y jugada que atrapa a los grandes y seduce a los más pequeños que logran romper la barrera con los títeres convencionales.

Producción periodística: Gustavo Salinas

Te Puede Interesar