miércoles 28 sep 2022

Elecciones: cuántos legisladores se juegan el PJ y la UCR y los argumentos para desdoblar

El gran debate en Mendoza para las próximas elecciones es si se deben o no desdoblar los comicios. El radicalismo se juega la supremacía en Diputados. El justicialismo, la leve ventaja en Senadores.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Matías Malagoli 18 de enero de 2013 - 07:15

El gran debate en Mendoza para las próximas elecciones es si se deben o no desdoblar los comicios. Esto implicaría votar primero por los candidatos a senadores y diputados provinciales (y concejales si los departamentos acompañan la fecha) y después, en agosto y octubre, para legisladores nacionales.

Un importante espacio del peronismo provincial busca la posibilidad de aplicar este cambio. Es que para la disputa nacional el radicalismo ya eligió candidato, Julio Cobos, un hombre que se sabe que tiene buena imagen en la provincia y cuya figura atraerá a buena parte de los disconformes con el gobierno nacional y provincial.

El PJ, en tanto, no tiene todavía un candidato definido, sí un aspirante “oficial”, Alejandro Abraham, y un sinnúmero de nombres que se barajan desde diferentes sectores: Germán Ejarque, Omar Félix, Patricia Fadel, Jorge Giménez, Lucas Parisi, Gabriela Bazán, Cristina Da Dalt y hasta el vice Carlos Ciurca.

En estos comicios se renovarán los cargos obtenidos en 2009, cuando el radicalismo obtuvo uno de sus mejores resultados en la era democrática.  En la elección de diputados nacionales, el entonces Frente Cívico Federal (con la famosa lista “503”) sacó el 48% de los votos quedándose con tres bancas para Ricardo Mansur, Mariana Juri y Enrique Thomas (este último luego mudado al bloque del peronismo disidente). El PJ, con 18%, sólo ingresó a quién encabezó la lsita, Omar Féliz, y el PD, con 14%, ratificó el mandato de Omar De Marchi.

Pero el eje de los análisis está en lo que puede pasar en la Legislatura local. En Senadores, donde el PJ hoy cuenta con una ajustada mayoría propia,  se renovarán 19 cargos. De ese número, 11 fueron ganados en 2009 por el radicalismo y sólo 6 por el justicialismo. Pero hubo varias fugas del bloque radical: Fabián Montes, Guillermo Amstutz  y Alejandra Naman. De modo que, en la práctica, los radicales sólo renovarán 8 lugares (Daniel Vilchez, Cesar Biffi, Armando Camerucci, Ana María Coppoletta, Omar Dengra, Juan Carlos Jaliff,  Walter Saenz y Abel José).

En esta cámara, el PJ tiene un panorama complejo, ya que renueva las 6 bancas que consiguió en las urnas (Andrés Da Rold, Miriam Gallardo, Leonardo Giacomelli, Ignacio Ortigala, Sergio Vendramin y Germán Gómez)pero también pierde a Montes, Amstutz y Naman, aliados en las últimas votaciones, por lo que deberá aspirar a obtener al menos 9 lugares.

En Diputados, en tanto, el peronismo tiene mucho por ganar. Es que el radicalismo consiguió 14 lugares en 2009 y sólo dos diputados se abrieron del bloque: Nestor Piedrafita  y Patricia Gutierrez.

Los doce restantes (Liliana Vietti, Omar de Miguel, Néstor Parés, Marta Yazenco, Luis Petri, Edgardo Pintos, Rosa Lemos, Teresa Maza, Fernando Barrigón, Daniel Dimartino, Alejandro Limas y Humberto Montenegro) se quedaron en el radicalismo.

El peronismo, en tanto, apenas renovará 7 cargos: Sonia Carmona, Alejandro Viadana, Gustavo Arenas, Rita Morcos, Norma Moreno,  José Muñoz y Silvia Ramos, además de su aliado Piedrafita y de Gutierrez, permeable a las posiciones del justicialismo. En ambas cámaras los demócratas renovarán dos bancas.

En los concejos la situación es similar, ya que con algunas excepciones donde en 2009 se impuso el PJ (Malargüe y San Rafael), en el resto de los distritos ganó el radicalismo. En los departamentos más poblados, la “503” arrasó: en Guaymallén ganó 45% a 23%, en Las Heras 46% a 22% y en Godoy Cruz 50% a 13% (aquí el PD quedó segundo con 14%).

De modo que evitar el posible arrastre de Julio Cobos le permitiría al justicialismo ganar, aún con una elección mediocre, varios escaños tanto en la Legislatura como en los concejos departamentales.

Los detractores del desdoblamiento del PJ tienen argumentos principalmente políticos (no mostrarse interesados en “despegarse” del gobierno nacional) y electorales (aducen que los aparatos políticos departamentales – el PJ controla 12 comunas- podrían ayudar a los candidatos a diputados nacionales).

Te Puede Interesar