Primera División

Angelici aceptará reunirse con Riquelme, pero el regreso del crack no será fácil

El presidente de Boca no tendrá problemas en charlar con Román: sorpresa en los dirigentes por el cambio de opinión; la Bombonera, hoy, un buen termómetro.

Por Sección Andino Sports

La frase de Juan Román Riquelme, oportunista por el momento y las circunstancias que envuelven al mundo Boca, generó rebotes internos en los pasillos de la Bombonera. "Si Boca me necesita, estoy a disposición del club", dijo el N° 10. Esto causó sorpresa en los dirigentes, que el 14 de septiembre pasado escucharon de él en persona la confirmación de que se "sentía vacío" y otra, "a Boca no vuelvo más", lo mismo que había expresado tras perder la final de la Copa Libertadores con Corinthians, en Brasil, el 4 de julio. 

Está claro que la jugada de Riquelme tuvo intención de pasarle la pelota (y presionar) a Daniel Angelici, presidente xeneize, con la decisión sobre la renovación del contrato de Julio César Falcioni o la elección del futuro técnico y lo que pueda suceder en enero de 2013. 

¿Qué circula por la cabeza de Angelici? Sólo él sabe si finalmente le abrirá las puertas para el regreso y bajo qué condiciones. LA NACION confirma que Angelici no tendrá problemas en juntarse para charlar con Riquelme. No hay que descartar que Román vuelva a ponerse la camiseta de Boca en 2013, aunque el regreso no será sencillo, teniendo en cuenta las convicciones de Angelici de "poner a Boca por encima de todos". 

Lo que sorprendió y enojó a los dirigentes fue la aparición del enganche en los medios, antes de comunicarse directamente con la actual comisión directiva para transmitirle su cambio de postura. Y justo cuando el momento deportivo no es bueno, luego de perder la Supercopa Argentina a manos de Arsenal y habiendo sacado sólo siete de los últimos 21 puntos en el Inicial. "Además, con esto queda claro que Riquelme se fue por su cuenta y sin estar enojado con los dirigentes", dijo una alta fuente xeneize. 

Oscar Moscariello, vicepresidente xeneize, dijo ayer por radio La Red y la agencia Télam: "Riquelme es jugador de Boca, pero el acto de voluntad que expresó en palabras debe formalizarlo comunicándose con nosotros para volver a jugar". Con esto, la pelota sigue en poder de Riquelme. 

La Bombonera será esta noche un buen termómetro para evaluar los alcances de los dichos de Román. Los hinchas, si bien pretenden verlo de nuevo con la camiseta de Boca, se mantuvieron indiferentes en varios partidos en la Bombonera: gritaron por Riquelme en el entretiempo con Tigre, y luego sí sonó con fuerza tras el empate con San Martín de San Juan. Por eso esta noche, Boca jugará con Newell's y también con la reacción de la gente. 

Fuente: Cancha Llena.

Te Puede Interesar