martes 5 jul 2022
gestión

El trabajo a dos puntas que hace el Gobierno para reactivar el proyecto de Potasio

Por Cecilia Zabala.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Vender el proyecto no es una misión sencilla por la magnitud de la inversión que representa (una base de 250 millones de dólares), pero es vital para el gobierno provincial por lo que significaría económicamente para Mendoza y -en especial- para Malargüe, ya que le permitiría una reactivación económica y generación de empleo en medio de la parálisis de varios proyectos mineros y la desilusión por el laudo presidencial que se espera sobre Portezuelo del Viento. 

Así, se trabaja a dos puntas para poder concretar las operaciones para reactivar Potasio Río Colorado (PRC). El encargado de la estrategia local es el ministro de Infraestructura, Mario Isgró, y tiene la misión frente al Gobierno Nacional.

En concreto, lo que tiene que lograr Isgró (que es uno de los directores de PRC, junto a Emilio Guiñazú y Víctor Ibañez; mientras que el ministro de Economía, Enrique Vaquié, es presidente de la compañia) es que estén todos los puntos complementarios al proyecto en condiciones para ofrecerles a los inversores una propuesta sin debilidades que puedan poner en peligro las posibles inversiones en el sur mendocino.

Así, a principios de esta semana se reunió con el ministro Gabriel Katopodis, de Obras Públicas de la Nación, por un tema puntual: el paso Pehuenche. Y si bien esta no  es la primera vez que Mendoza intenta que el Gobierno Nacional apueste a este paso internacional, esta vez la motivación es distinta. Cabe recordar que la Nación también tiene fuerte interés en reactivar PRC, precisamente por las potenciales exportaciones y consecuente ingreso de dólares que representa. De hecho la misión comercial que Suarez lleva a cabo en Canadá es parte de un grupo nacional.

El pedido de Isgró, que viajó a Buenos Aires acompañado por el intendente de Malargüe, Juan Manuel Ojeda; fue pedirle a Katopodis agilizar las obras para el complejo fronterizo de El Pehuenche, y que signifique la oportunidad para una salida ágil al Pacífico y evitar los altos costos de fletes que implicaría tener que trasladar la producción por tierra hasta el puerto de Bahía Blanca o Buenos Aires, para lo que habría que atravesar todo el país de oeste a este. 

"El paso Pehuenche es clave para el proyecto de PRC, es un paso que cuenta con un sistema vial que está nuevo, impecable, pero falta el complejo aduanero adecuado para que funcionen todos los organismos que deben intervenir, como Migraciones, Gendarmería, Senasa", explicó Isgró. La respuesta de Katopodis fue "positiva", destacó el ministro, aunque no se habla de plazos todavía. 

Las instalaciones actuales del Pehuenche. 

El Pehuenche significa una alternativa al corredor internacional del Cristo Redentor ya que la ruta está completamente pavimentada desde la ciudad de Talca, hasta Malargüe, aunque actualmente sólo está habilitado para las modalidades camiones en lastre, cargas peligrosas (de combustibles líquidos y gaseosos), y carga precintada en origen.

Precisamente, este será uno de los puntos que Isgró, el embajador de Chile en Argentina, representantes del Ministerio del Interior y de Cancillería argentina, plantearán en un encuentro que mantendrán este jueves en Santiago de Chile por Pasos Fronterizos. "Necesitamos tener este paso habilitado para otro tipo de cargas, que permitan transportar distintos productos hacia el Pacífico, ahorrando tiempo, dinero y descongestionando el Cristo Redentor", explicó el ministro de Infraestructura.

Este paso está a 1.200 metros de altura, mientras que el Cristo Redentor se encuentra a 4.000, y permanece cerrado por nieve menos días. "Lo que pide Chile es que Argentina tenga un complejo fronterizo, que será similar al de ellos. Con construcción moderna y rápida, al estilo de los módulos que se montaron como microhospitales durante la pandemia de Covid", explicó Isgró.

En este complejo funcionarán Aduana, Migraciones, Senasa, y permitirá tener un sistema integrado con Chile. La inversión sería mixta entre los distintos organismos. 

Cabe recordar que una de las trabas que surgió al proyecto original de la minera Vale para extraer sales de potasio fue el alto costo y trabas administrativas para llevar el tren desde la mina hacia Bahía Blanca. Y aunque no se descarta esta alternativa, llevará muchos años, algo que atenta contra la premura por reactivar el proyecto, cuyas instalaciones hoy funcionan como polo logístico, pero que el gobierno mendocino quiere llevar a su idea original de extraer sales de potasio y exportar el mineral.

El proyecto para extraer sales de potasio en Malargüe quedó en veremos tras la paralización de las actividades de la minera brasilera Vale, en 2013. En 2020 la transfirió a la Provincia a partir de un acuerdo firmado con la empresa por el que se le transfieren activos mineros y físicos por 250 millones de dólares y otros 30 millones de dólares para su mantenimiento.

La hora cero para reactivar PRC: desde Canadá, el plan del Gobierno para sumar un socio a fin de año

La inversión no es grande, pero la potencialidad es enorme porque hay 300 millones de toneladas de potasio para sacar. "Hemos visto proyectos de 250 millones de dólares, y para un proyecto de 1 millón de toneladas anuales serían 1.000 millones de dólares incluido el costo operativo, pero puede cambiar si el concesionario pretende algo mayor: si quiere retomar el plan inicial de la Vale serán unos 6 mil millones. Igualmente, a la empresa no es la plata lo que le preocupa sino los cronogramas de trabajo, que se complican con infraestructura que requiere permisos del Estado", explicó a SITIO ANDINO el director de PRC, Emilio Guiñazú. 

Te Puede Interesar