14 de noviembre

Día Mundial de la Diabetes: en Mendoza, la prevalencia es del 12%, la importancia de educar

Por Florencia Rodriguez

El 14 de noviembre de 1891 nacía en Canadá Frederick Grant Banting. Fue médico e investigador y junto a su colega, Charles Best, realizaría - hace exactamente un siglo atrás- uno de los descubrimientos más importantes en la historia de la medicina: la insulina. Por este motivo, en la fecha de su natalicio se conmemora el Día Mundial de la Diabetes.

La jornada es buen motivo para concientizar y educar sobre esta enfermedad autoinmune que, si bien es crónica, con el tratamiento adecuado, el/la paciente puede llevar una vida completamente normal. "Es necesario romper con los mitos que aseguran que tendrán obstáculos para todo lo que deseen vivir, esto no es así. Hay que seguir trabajando para erradicar ese miedo", dicen los profesionales al respecto.

En este 2021 se cumplieron 100 años del descubrimiento de la insulina (en octubre de 1921), crucial para el tratamiento de la diabetes como también lo es la educación sobre alimentación y otros hábitos de vida saludables. También para destacar el trabajo de profesionales de diferentes áreas que ayudan a los pacientes de forma integral a tal punto que es posible llevar una vida plena.

"Atendemos a pacientes desde los 15 años y tenemos una población muy heterogénea. El tratamiento con insulina es para llevar adelante actividades diarias pero además, se brinda educación en otros aspectos como la alimentación ya que es muy importante que sea ordenada y equilibrada. Para eso, trabajamos con un equipo de nutricionistas", comenzó a explicar Analía Álvarez, médica clínica y endocrinóloga del Servicio de Endocrinología del Hospital Central.

"El trabajo de los/as enfermeros/as también es fundamental en nuestro equipo para adolescentes y para todos los pacientes ya sea con debut, con complicación o con tipo 2. Su rol es dar herramientas para que la enfermedad no sea impedimento para ser padre, madre ni para estudiar, trabajar, ni realizar cualquier actividad. Por eso, hacemos un abordaje integral: nutricionistas, psicólogos, endocrinólogos. Acompañamos a pacientes y familiares", sumó.

Teniendo en cuenta que esta enfermedad puede ser hereditaria o desarrollarla en alguna etapa de la vida, tras pasar los 40 años, la prevención resulta tan importante como el tratamiento. La Organización Mundial de la Salud estima que hay más de 430 millones de personas con diabetes en el mundo y la cifra sigue ascendiendo.

"En Mendoza, la prevalencia es del 12,4% y no olvidemos que llevamos dos años de pandemia y en uno de estos, la gente estuvo encerrada, sin mucho movimiento ni con una alimentación adecuada, tampoco se realizó los chequeos habituales de salud. Entonces, esta fecha sirve para recordar y hacer hincapié en esto. Ante la aparición de síntomas, hay que consultar a un profesional, esta enfermedad se puede diagnosticar a través de un examen de sangre", expuso Álvarez.

Ahora bien: ¿qué es la diabetes y cuáles son los síntomas a los que hay que estar atentos/as?

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la diabetes es una enfermedad metabólica crónica caracterizada por niveles elevados de glucosa en sangre (o azúcar en sangre). Se asocia con una deficiencia absoluta o relativa de la producción y/o de la acción de la insulina. Con el tiempo, la diabetes conduce a daños graves en el corazón, vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios.

Hay tres tipos principales de diabetes. La más común es la diabetes tipo 2, representa del 85% al 90% de los casos y se manifiesta generalmente en adultos, cuando el cuerpo se vuelve resistente a la insulina o no produce suficiente insulina. Se relaciona con factores de riesgo modificables como la obesidad o el sobrepeso, la inactividad física, y las dietas con alto contenido calórico de bajo valor nutricional.

La diabetes tipo 1, antes conocida como diabetes juvenil o diabetes insulinodependiente, es una afección crónica en la que el páncreas produce poca o ninguna insulina por sí mismo. La diabetes gestacional se presenta durante el embarazo.

"Los síntomas a los que hay que prestar atención son: mucha sed, orinar mucho, perder peso sin intención, fatiga, cansancio muscular, dificultades para concentrarse. Ante esos episodios, hay que consultar al profesional", cerró Álvarez.

Te Puede Interesar