Juicio por jurado

Juzgan a tres hombres por asesinar a un carpintero durante un asalto en Guaymallén

Por el caso hay tres imputados que, si son hallados culpables, serán condenados a prisión perpetua. Varias pruebas, entre ellas intervenciones telefónicas y una prueba de ADN, complica a los sospechosos. 

La investigación del crimen de Moya estuvo a cargo del fiscal Gustavo Pirrello, de Homicidios, y a lo largo de estos casi tres años, hubo imputados que luego fueron absueltos y hasta un sospechoso -Vildoza- que liberaron y después recapturaron.

Diego Vildoza. Fue liberado y luego recapturado en la causa. 

Este lunes, en primera instancia, se eligieron a las 12 personas que integrarán el tribunal popular. En principio las jornadas se extenderán hasta el viernes. En el juicio se presentarán las pruebas y también declararán varios testigos. 

En los juicios por jurado se necesita un veredicto unánime para tener un fallo acusatorio. El mismo se analizará en cada uno de los casos de manera particular.  Es decir, deberán decidir si cada uno de ellos es culpable por el delito que le endilgan. 

Las pruebas

Lucas Villanueva, presunto autor material. 

Fueron clave las intervenciones telefónicas para poder acusar a los sospechosos, quienes están sumamente complicados en la causa.

Se determinó que los tres acusados irrumpieron en la vivienda para robarle el dinero, sabiendo la existencia de esa plata.

Sin embargo, luego un juez liberó a Vildoza, quien había presentado una coartada para zafar de la acusación: supuestamente estaba en el cumpleaños de su hijo al momento del hecho.

Cuando ya estaba libre, los peritos hallaron su ADN en el auto en el que escaparon los ladrones, por lo que se debió pedir su recaptura. Como Vildoza sabía que lo buscaban, se ocultó de la policía y fue necesario ofrecer una recompensa para dar con su paradero.

El crimen de Moya ocurrió en la tarde del 4 de noviembre del 2017, cuando la víctima fatal se encontraba junto a su mujer e hijo en su casa de calle Gutemberg al 3900.

Los tres delincuentes simularon ser "clientes" de Moya y al golpear la puerta pregntaron por un trabajo a realizar por el carpintero.

Juan Carlos Moya, la víctima fue atacada con un machete y lo ejecutaron a tiros en su casa de calle Gutemberg. 

Acto seguido irrumpieron en el hogar y exigieron al trabajador que entregara el dinero "que acababa de cobrar".

Moya intentó defender a su familia y atacó a los ladrones con un machete, pero en ese momento uno de los delincuentes efectuó dos disparos que impactaron en el cuerpo del hombre, quien falleció a los pocos minutos.


Te Puede Interesar