Visitas

El talismán de Rosana pasó por Mendoza

La cantante española se subió al escenario del Bustelo y presentó su último disco "Buenos días, mundo".

Por Eugenia Cano

En el marco de una gira que la tiene recorriendo el interior del país y que coronará en Buenos Aires, Rosana volvió a reencontrarse la noche del sábado con el público mendocino.

Durante más de dos horas la cantante española brindó – ante un auditorio Bustelo colmado - un concierto que traspasó los acordes de su repertorio. La calidez y sencillez con la que se desenvuelve por el escenario, además de su ocurrente humor, la convierten en una artista de una gran generosidad. La entrega es total.

Acompañada de excelentes músicos donde se destacó la labor del guitarrista, la canaria abrió la noche con “Un trozo de cielo”. Tema de su más reciente álbum “Buenos días, mundo”. Luego vino “Sólo veo lo que siento” y sus primeras palabras con las gente: “Gracias por venir hasta aquí. Lo que más me gusta de esta segunda vez, es que no hay dos sin tres”.

Después de entonar “Con el día tonto” y “Tu cruz por la cara”, hizo su primera broma del concierto. Con el público como cómplice les hizo creer a los que llegaban tarde a la sala que el concierto estaba terminando, a los 20 minutos de haber iniciado. Por supuesto todos se prendieron en la gastada.

La noche siguió con un clásico: “Aquel corazón” y “Soñaré” con ribetes más rockeros. “Como un guante”, “Para nada”, “Cambiar el mundo”, “Te debo un sueño” y “Llegaremos a tiempo” continuaron la lista de temas. Entre medio surgieron otros comentarios que provocaron la risa a más de uno, como cuando arengó al público de que se abstuviera de pedirle canciones que ni ella recordaba con facilidad. “Me dicen “tocá la 5, ¡cómo si yo me supiera el orden de los temas!””, comentó entre carcajadas.

Corrían las 23.45 cuando Rosana dramatizó con la gente un falso final, donde les anticipaba que se iba a ocultar tras bambalinas y que para que volviera, ellos tenían que gritar con fuerza “Una más y no jodemos más”. Luego de esta pantomima que todos disfrutaron mucho, se produjo uno de los momentos más destacados con la magnífica interpretación de la canción “Tormenta de arena”.

Y sin dudas, la gran sorpresa de la noche se produjo cuando inesperadamente la española bajó del escenario para mezclarse entre el público, mientras cantaba un mix de “Contigo”, “El talismán” y “A fuego lento”. A esta altura toda la sala estaba exaltada, registrando con sus cámaras aquel momento poco usual en un concierto. 

“Señoras y señores muchas gracias. Sean felices siempre”, se le escuchó decir como para ir cerrando la velada. Algo que no sucedió ya que la fiesta se extendió un poco más con “Pa’ ti no estoy” y “Mis queridas desgraciadas”.

No es sólo su voz tierna y cálida que combina acertadamente con letras pegadizas lo que resulta. Es la entrega que pone durante el show lo que termina de completar un combo más que atractivo. Y aunque el sonido anoche no acompañó del todo, que continúe el eco de los aplausos… Se lo merece.

Te Puede Interesar