justicia federal
Investigan si una familia hizo "desaparecer" al empresario buscado para quedarse con sus bienes
Martes, 4 de agosto de 2020
Por: Hernán Adrover y Pablo Segura

La Justicia Federal ordenó la detención de un matrimonio y los dos hijos de la mujer, al estar sospechados de tener vinculación con la desaparición del empresario Diego Alfredo Aliaga (51), que fue visto por última vez el pasado 28 de julio y quien por estas horas es buscado intensamente.

Se trata de Diego Barrera, quien fue el primer detenido de la causa, su pareja, Bibiana Sacolle y los dos hijos de esta, Lucas (26) y Gastón Curi (28).

La familia fue capturada tras un allanamiento que realizó la Policía Federal en la casa de estos, en el barrio Dalvian. Allí secuestraron un Camargo, un Jeep Wrangler y un Fiesta Kinetic, entre otros vehículos.

Estos vehículos, como así también la casa donde viven los sospechosos, son por ahora la clave de la investigación que lidera el fiscal federal Fernando Alcaraz. Es que Barrera le había comprado esos coches y el inmueble, justamente, a Aliaga.

Los dos empresarios habían comenzado a tener vínculos comerciales hace poco más de un año, según confiaron fuentes judiciales.

En esas negociaciones, últimamente Barrera le había comprado los vehículos y el inmueble, por lo que la primera hipótesis de los pesquisas es que, posiblemente, Barrera y su familia, haya intentado "desaparecer" a Aliaga con el objetivo de quedarse con sus bienes, sin llegar a pagarlos.

Barrera fue citado como testigo en la causa, al ser socio del hombre buscado y la persona que, posiblemente, lo vio por última vez con vida. En su declaración habría presentado varias contradicciones, por lo que los sabuesos ordenaron su captura.

Diego Barrera y su mujer, Bibiana Sacolle, aprehendidos como sospechosos. 

De acuerdo a la reconstrucción que ha realizado la justicia, Barrera y Aliaga se iban a juntar el martes pasado para ir a una casa en Rodeo de la Cruz. Ese inmueble lo habían adquirido hace poco.

Las pruebas indican que Aliaga salió de su casa, en el barrio Palmares de Godoy Cruz, a bordo de una camioneta que no sería suya.

Horas después, ese rodado regresó al barrio pero con Barrera al mando. Incluso trascendió que el ahora sospechoso utilizó la tarjeta de ingreso de Aliaga para poder acceder al exclusivo barrio. Luego desaparecerían algunos documentos de esa vivienda.

Desde la Justicia Federal manejan el caso con sumo hermetismo. Los investigadores prefieren no dar detalles de cómo avanza la causa que, por el momento, sigue siendo un supuesto secuestro extorsivo.

Es que horas después de la desaparición, el hermano de Aliaga recibió un llamado de alguien que le pedía un millón de dólares a cambio de "liberar" al empresario.

No obstante, los sabuesos no descartan que Aliaga haya sido atacado. Si esto se confirma, la causa pasará a ser un homicidio y volverá al fuero provincial. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario