Legislatura
Teletrabajo: los tres proyectos que esperan su sanción en Mendoza
Sábado, 1 de agosto de 2020
Por: Facundo La Rosa

El Senado nacional sancionó la normativa que regula el teletrabajo, una modalidad que se encuentra en plena expansión en el mundo a raíz de la pandemia de coronavirus que obligó a tomar medidas de aislamiento domiciliario.

En la Legislatura de Mendoza hay tres proyectos presentados sobre la temática, uno de los cuales cuenta con media sanción del Senado. El oficialismo provincial había anticipado que aguardaría la aprobación en el Congreso para avanzar en la materia a nivel local, por lo tanto se esperan novedades al respecto en el debate parlamentario.

El primero de ellos fue impulsado en 2014 por los ex senadores justicialistas Ana Sevilla y Ricardo Pettignano. Si bien obtuvo la aprobación en la Cámara Alta, nunca se abordó en Diputados.

La iniciativa pretende promover la opción del teletrabajo, entendido como una nueva forma de organización laboral, y para regularlo dentro de la Administración pública provincial. Además, lo considera como un "elemento de inserción laboral, para personas discapacitadas, estudiantes, jóvenes profesionales, padres de hijos discapacitados o con enfermedades crónicas".

La ex senadora Ana Sevilla, una de las autoras de la iniciativa (Foto: Prensa Senado)

El proyecto establece, además, la voluntariedad y el consentimiento del agente para cumplir sus funciones de este modo, y reglamenta aspectos relacionados a la seguridad social, derechos laborales y equipamiento.

En un sentido similar se enrumba el proyecto de ley de la senadora Natalia Vicencio (Frente de Todos) que ingresó el mes pasado a la Cámara Alta.

En su articulado, instituye que todo trabajador/a que realice su actividad bajo esta modalidad "gozará de los mismos derechos laborales, sindicales y de seguridad social como así también tendrá iguales obligaciones que los demás trabajadores en relación de dependencia".

En cuanto a los principios rectores, el texto garantiza igualdad de trato, voluntariedad, reversibilidad (con aviso previo de 30 días), derecho a la desconexión, privacidad e intimidad digital.

Asimismo, prevé la creación del Observatorio Provincial de Teletrabajo, que deberá generar un registro de teletrabajadores del ámbito público, información que será provista por cada sindicato y la Subsecretaría de Trabajo y Empleo.

En los fundamentos, Vicencio destaca que "la creación de esta normativa está analizada desde una perspectiva de género, teniendo en cuenta que las tareas de cuidado y del hogar (...) son asignadas culturalmente y en su mayoría a las mujeres". "Es por esto que se hace fundamental tener presente dicha perspectiva al momento de la reglamentación, a fin de no seguir profundizando la brecha de género", señala.

Por su parte, el diputado Jorge Difonso (Frente Renovador/UP) envió un proyecto con el fin de establecer los presupuestos legales mínimos para la regulación de teletrabajo en el ámbito educativo.

Igualmente hace foco en el respeto de los derechos y obligaciones de las personas que trabajan bajo la modalidad presencial y en la continuidad salarial.

Agrega que quienes tengan a su cargo el cuidado de menores de trece años, personas con discapacidad o adultos mayores que requieran asistencia, podrán ajustar sus horarios laborales a las tareas de cuidado y/o interrumpir la jornada.

Incorpora también los principios de voluntariedad, reversibilidad, compensación de gastos (conectividad y servicios), intimidad, e higiene y seguridad. Además, añade la capacitación como una garantía a cargo de la DGE, así como los elementos de trabajo

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario