Ante la Pandemia de coronavirus
Ulpiano Suarez declaró la emergencia económica y financiera en Capital
Sábado, 4 de julio de 2020
Por: Redacción de SITIO ANDINO

A raíz de la pandemia del coronavirus Covid-19, el intendente de la Ciudad de Mendoza, Ulpiano Suarez, decretó la emergencia económica y financiera de la Ciudad de Mendoza hasta el 31 de diciembre de 2020.

Desde la comuna aclararon que la fuerte caída de la actividad económica así como de la recaudación en el municipio, fueron las razones de esta determinación. Mediante esta herramienta, el Ejecutivo municipal podrá adoptar una serie de medidas espaciales hasta fin de año.

Por un lado podrá renegociar, reprogramar cláusulas y resolver contrataciones, a los fines de atender la emergencia declarada, destinar recursos municipales afectados a otros destinos distintos de los aprobados por Ordenanza presupuestaria y reasignar partidas presupuestarias.

El Decreto N° 755, firmado por el jefe comunal este sábado, contempla también la prórroga del congelamiento de haberes de los funcionarios. "Prorróguese el congelamiento de sueldos de los funcionarios municipales de la Ciudad de Mendoza, autoridades superiores y extraescalafonarias del Departamento Ejecutivo, Honorable Concejo Deliberante y Juzgados Administrativos de Tránsito, contenidos en el Anexo A de la Ordenanza Presupuestaria Anual, hasta el 31 de diciembre del corriente año", establece la normativa.

Al respecto, Suarez señaló que "se congelará la planta de personal hasta el 31/12/2020 (con excepción de las incorporaciones que se autoricen para las áreas de Salud y Seguridad Ciudadana), se continuará con el Programa de Moratoria Previsional Municipal y demás medidas para reducir los gastos corrientes y evitar incrementos de tasas y derechos municipales que pagan vecinos y comerciantes de la Ciudad, quienes también están padeciendo las consecuencias de la pandemia".

En tanto, el intendente capitalino resaltó que "la prioridad de su gestión es atender la emergencia sanitaria, mantener la estrategia que se viene desarrollando para mitigar el impacto social de la pandemia en los sectores más vulnerables de la Ciudad, pagar los salarios de los agentes municipales y garantizar la prestación de los servicios a cargo de la Comuna".

Entre los argumentos de la medida, se destaca que las fuentes de ingreso municipales en la ciudad son 50% recaudación propia y 50% por coparticipación. 

Asimismo, se detalla que la medida de aislamiento social, preventivo y obligatorio provocó la inactividad del 72% de los comercios de la ciudad, generando un impacto negativo en la economía. Ello ocasionó una baja en la recaudación propia y los ingresos por coparticipación municipal.

Remarca que la recaudación propia, comparando el mes de marzo con el de abril del corriente, se produjo una caída del 51% de los recursos y que los ingresos por coparticipación han sufrido una baja del orden del 13% en lo que respecta a los ingresos esperados, contrastados con los ingresos efectivamente percibidos en el periodo marzo/junio 2.020.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario