El sospechoso tiene 15 años y es inimputable

Crimen durante un asalto en un prostíbulo de Ciudad: se entregó otro menor

Las autoridades, luego de diversas medidas que realizaron para el esclarecimiento del caso ocurrido hace unas semanas en calle Patricias Mendocinas, casi Colón, sumaron pruebas y tenían acorralado a un menor de 15 años que estaba señalado por participar en el homicidio de Figueroa. 

Por esa razón, ante la presión de los efectivos de la División Homicidios de Investigaciones, el sospechoso decidió entregarse junto con un abogado defensor ante la fiscal Claudia Ríos, quien instruye el expediente. 

Misma situación ocurrió con el otro menor, quien el viernes pasado también se presentó espontáneamente ante las autoridades y se tomaron las medidas correspondientes. En ambos casos intervino el Equipo Técnico Interdisciplinario porque los sindicados son menores inimputables y quedaron a cargo de su familiares, junto con un seguimiento para su abordaje.

La primera en caer fue una mujer identificada como Camila Ibarra, de 20 años, quien el jueves fue detenida en Guaymallén y el viernes fue imputada por"homicidio criminis causa en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego y en poblado y en banda", delito que prevé prisión perpetua. 

La chica fue identificada por varias cámaras de seguridad de la vía pública y fue señalada por ser quien se quedó en un remís mientras los autores cometían el robo que terminó con el homicidio de Figueroa, quien era "seguridad" del prostíbulo. 

Por el hecho hay otras personas involucradas que todavía no fueron detenidas. 

De un disparo en la cabeza cuando se resistió al asalto

El hecho sucedió el último domingo de mayo pasadas las 14 en el momento que al menos cuatro individuos entraron a la "casa de citas" ubicada sobre calle Patricias Mendocinas 743. 

En un primer momento se pensó en un posible ajuste entre conocidos por una cuenta pendiente de plata por lo que funcionaba allí pero, con el avance de la causa que instruye la fiscal Claudia Ríos, de Homicidios, se confirmó que los autores llegaron con intenciones de robo. Al parecer, tenían información que allí había mucho dinero, situación que no era real.

Todo terminó de la peor manera cuando Figueroa -trabajaba como seguridad en el lugar- se resistió al ataque y, en un pasillo, uno de los ladrones le disparó directamente en la cabeza con una pistola calibre 22. Los ladrones huyeron con tres celulares y una pava eléctrica.  


Te Puede Interesar