Fútbol y Política

El doble desafío de Lammens: reestructurar el deporte e impulsar el turismo

Por Sección Andino Sports

De Presidente de San Lorenzo a Ministro de Deportes y Turismo con una escala como candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad. Así fue el 2019 de Matías Lammens, que esta tarde fue ratificado como titular de la cartera para el nuevo Gobierno Nacional de Alberto Fernández, que asumirá el próximo martes. La primera experiencia en la función pública de Lammens tendrá muchos desafíos en ambas áreas: la de deportes donde tendrá que reestructurar un área muy golpeada en el gobierno anterior y la de turismo que deberá rápidamente ponerse en tema para potenciar una de las industrias más importantes que atraen divisas extranjeras.

En el área de Deportes, Lammens tendrá la difícil misión de lidiar con la recta final de un proceso olímpico rumbo a Tokio 2020, donde la delegación argentina, que hasta ahora cuenta con 103 clasificados, buscará mejorar la última performance en Río 2016. Luego de rebajar de escalafón al Deporte de Secretaría a Agencia y de quitarle el financiamiento directo al Enard que tenía a través de la facturación de los teléfonos celulares.

Gerardo Werthein, en la fiesta de fin de año del Comité Olímpico Argentino ya acomodó rápidamente su discurso al cambio de tiempos políticos y, además de criticar el gobierno saliente , realizó un enfático llamado para que el Enard recupere su autonomía económica y de gestión. Con el antecedente de haber liderado desde 2012 hasta ahora un club como San Lorenzo, su intención será hacer hincapié en los deportes olímpicos, en la función social del deporte con una perspectiva federal y en la gestión de los eventos deportivos.

Lammens ya hizo saber tanto hacia el interior del Gobierno como a sus ex pares de AFA y Superliga que no será el interlocutor gubernamental del fútbol y que habrá otros que tomarán ese espacio de negociación. De esta manera, Lammens se corre de un lugar que evitó como dirigente del fútbol en los últimos dos años luego de su breve paso como tesorero de la AFA en época de Segura en dupla con Daniel Angelici. Tan incómodo lo dejó aquel antecedente que pese a tener un cargo en Superliga como vicepresidente fueron contadas las veces que ejerció su cargo en la entidad liguera con sede en Puerto Madero.

Su ladera en Deportes será otra de las personas de la suma confianza de Alberto Fernández como Inés Arrondo, la ex leona que reemplazará a Diógenes de Urquiza en la otra vez Secretaría de Deportes a la que será ascendida la actual Agencia. La marplatense, que estableció un vínculo de referencia muy importante con Alberto en las elecciones de 2015 cuando Fernández fue el jefe de campaña de Florencio Randazzo, tendrá a su cargo el área específico del deporte con la administración de las becas como gran eje.

Otro de los puntales será el fortalecimiento de los espacios deportivos como el Cenard, el Parque Olímpico de Villa Soldati y la reconversión del Parque Sarmiento. Además la intención será formar varios Centros de Mediano y Alto Rendimiento en las principales urbes del interior del país.

En Turismo, área donde Lammens necesitará un mayor apuntalamiento por no venir de esta área, tendrá como Secretaria a la catamarqueña Yanina Martínez, que durante ocho años estuvo al frente de la Casa de Catamarca en Buenos Aires con rango de subsecretaría provincial.

Presidenta de la Confederación Federal de Representantes Oficiales (CONFREDO), Martínez tendrá como mano derecha en la gestión al santiagueño Ricardo Sosa a cargo del Inprotur (Instituto Nacional de Promoción Turística). La falta de un referente potente de la industria y la designación como cabeza de Lammens más dos referentes federales que forman parte del armado político de Alberto Fernández despertó cierto malestar en turismo, ya que entienden un área muy sensible para generar divisas en el futuro próximo para el país y necesita un plan estructural y de largo plazo.

El gran desafío de Lammens será justamente gestionar, pero ahora en un monstruo como es la administración pública. Lammens se va de San Lorenzo con una imágen desgastada. Su primera presidencia será recordada por sus logros deportivos como la obtención de la primera Copa Libertadores. Pero los últimos años, quedaron marcados por el desorden de gestión que llevaron a que el club padezca graves problemas financieros. Esos escollos se vieron, por ejemplo, en la cantidad de cheques rechazados que tuvo el club y en los graves inconvenientes para hacer frente al pago de sueldos que derivaron en una sanción de la Superliga, luego morigerada de manera muy polémica. A diferencia de San Lorenzo, ahora Lammens, deberá pasar por el estricto control y seguimiento que le hará el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Te Puede Interesar