recuerdo

A un año del crimen de Paula Giglio: “Esta tragedia se pudo evitar

La hermana de la joven asesinada en la municipalidad de San Carlos pide un cambio en la ley de Salud Mental.

Por Gabriela Guilló

A horas de que se realice la marcha Ni una menos, convocada a nivel nacional contra la violencia de género y a casi un año del trágico asesinato de Paula Giglio en la municipalidad de San Carlos, la hermana de la joven pide un cambio en la ley de Salud Mental y asegura que se trató de una “tragedia que se pudo evitar”.

Paula murió el 18 de junio cuando se encontraba en el edificio comunal y fue atacada a puñaladas por un joven que ingresó con un cuchillo. 

El asesino, Ezequiel Palleres, de 24 años, fue detenido en ese momento. El joven padece un “severo trastorno de salud mental con policonsumo”, lo que le habría provocado un desfasaje psíquico. A raíz de esto fue internado en el hospital siquiátrico El Sauce, donde recibe tratamiento.

En tanto, la hermana de Paula, Malena, en diálogo con SITIO ANDINO, sostuvo que “se trató de una tragedia evitable, porque el asesino ya había estado internado, lo dejaron 20 días y le dieron el alta a pesar de que había sido diagnosticado por policonsumo. Además no cumplía el tratamiento, perdía la medicación, era agresivo y nunca llevaron un control de su estado”.

“Para colmo ahora el juez de la causa -Oscar Balmes- tiene que pedir cada 30 días los informes sobre el estado de este hombre y lo hace cada dos meses”, agregó la joven, quien teme que Palleres sea autorizado a seguir su tratamiento en fuera del hospital.

Malena se basa en el artículo 7 de la ley de Salud Mental en la cual establece el derecho de las personas con padecimiento mental a recibir tratamiento y ser tratado con la alternativa terapéutica más conveniente y que menos restrinja sus libertades y derechos.

“Necesitamos que haya un cambio en la ley, tanto para los enfermos como para el resto de la sociedad, que incluya tratamientos específicos y que sean controlados para que estas situaciones no se produzcan”, dijo.

El recuerdo de Paula

“No fue fácil afrontar lo que pasó. Estoy con tratamiento psicológico tratando de superar la tragedia”, sostuvo la joven que actualmente vive en Buenos Aires y nunca tuvo contacto con la familia del asesino ni con autoridades de la comuna.

“Paula era una persona que siempre estaba de buen humor, era la bisagra de todos los hermanos. Tenía un corazón súper grande, siempre pensaba en el otro, era muy inteligente, muy capaz, trabajadora y hasta había comprado una casa donde quería generar talleres para gente de tercera edad”, recordó la joven quien este miércoles irá al Congreso para pedir “Ni una menos”.


Te Puede Interesar