Otra oportunidad

A pedido de Pérez, se reactiva el debate por la ley de Educación

El gobernador pidió a los senadores oficialistas insistir con la norma que fue rechazada en 2014. Se votaría antes de las elecciones.

Por Leandro Abraham

La Ley de Educación es uno de los viejos anhelos del oficialismo en la Legislatura y no se rendirá hasta conseguirla. Así, tras el rechazo que el proyecto tuvo en el Senado en 2014, ahora el kirchnernismo, por pedido de Francisco Pérez, volverá a intentar. Se espera que la votación definitiva sea antes de las elecciones generales del 21 de junio.

Fue el propio gobernador el que el último sábado, durante un acto de “Patria Educativa” y con el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, como testigo, informó que intentará nuevamente que se apruebe esta polémica norma. “La UCR no quiere que la Educación tenga un presupuesto fijo, porque para ellos es un gasto público”, dijo el mandatario en esa oportunidad.

“Vamos a motivar la votación. Nosotros creemos necesaria y urgente la aprobación. Entendemos que el radicalismo no quiere aprobarla porque, para ellos, la inversión en Educación es gasto. Cualquiera construye escuelas, pero construir en medio del desierto lavallino no tiene que ver con el gasto, sino con la inversión, es una decisión política”

“Está clara cuál es la diferencia entre ellos y nosotros. No sólo vamos a insistir con la ley de Educación, sino también con la ley de Ceos, que para el radicalismo también es un gasto”, expresó Pérez ante la consulta de Sitio Andino.

Lo cierto es que las palabras de Pérez pegaron fuerte en la Legislatura, donde tras el pedido del gobernador se pusieron a trabajar rápido y esta semana mantendrán una primera reunión en el Senado para pactar la aprobación de la norma.

En cuanto a la fecha en que se votaría la norma, en el oficialismo coinciden en que debería votarse antes de las elecciones del 21 de junio, aunque existe un detalle que podría complicar la sesión: el senado tiene en su agenda inmediata la votación secreta del pliego de Julio Gómez para la Suprema Corte.

Los números favorecen al PJ

“Será imposible convencer a los radicales de que voten a favor, no porque no les parezca bien, sino porque estamos a días de las elecciones”, dijeron fuera de micrófonos desde el bloque de senadores peronistas. Con ese antecedente, lo único que le queda al oficialismo es imponer la aprobación mediante su mayoría parlamentaria.

Así, cuando hacemos la cuenta “senador por senador” observamos que el PJ tiene 18               Bauzá se equivocó a favor de la UCR        senadores propios y un aliado: 19 manos arriba. Mientras la UCR tiene 16 legisladores de su color y 2 que votarían con ellos: 18 votos en contra. El Frente de Izquierda, en tanto, se abstendría de votar.

El camino de la ley de Educación

El proyecto está en boca de la Legislatura hace años: exactamente 7, desde que Celso Jaque estaba en el Gobierno. Luego de una larguísima discusión la Cámara de Diputados decidió aprobar el proyecto con el apoyo del PJ y la UCR juntos y todo hacía pensar que la idea se convertiría en ley en breve.

Sin embargo cuando el tema fue discutido en el Senado el radicalismo cambió de opinión y el presidente provisional de la Cámara, Eduardo Bauzá, cometió un yerro inexplicable al hacer votar el proyecto cuando su partido tenía minoría dentro del recinto de sesiones. La norma fue desaprobada y no pudo ser tratada durante 2014.

¿Qué implica para los mendocinos?

La ley de Educación sería una norma troncal para la vida de los jóvenes y docentes mendocinos. Si bien tiene muchos puntos para destacar, sin dudas el más importante tiene que ver con el financiamiento de la enseñanza en la provincia.

Esta norma fija que el 8% del Producto Bruto Geográfico o el 35% del presupuesto provincial sería destinado a la Educación. Si la ley estuviera vigente hoy, aproximadamente 16 mil millones de pesos deberían ser destinados a las escuelas.

Te Puede Interesar