domingo 4 dic 2022
Análisis

Inflación, empleo e ingresos: tres rompecabezas del Ejecutivo

Las primeras estimaciones de la inflación de octubre y el crecimiento del trabajo registrado profundizan la discusión por lo ingresos.

Por Marcelo López Álvarez 10 de noviembre de 2022 - 09:15

Los primeros datos de inflación y aumento de los alimentos de octubre, que adelantamos ayer, vuelven a reavivar el debate sobre el empleo y los salarios que viene atravesando al oficialismo y a los sindicatos desde hace meses.

En primera instancia parecería que hay decisión tomada de que alguna medida se anunciara a principios de diciembre junto con el programa de estabilización que adelantó el ministro de Economía, Sergio Massa.

En el interior del Ejecutivo el debate parece ahora centrarse, en si la metodología será un aumento de suma fija o un bono de fin de año a otorgar por única vez para todos los trabajadores.

Pero, cuál sería el impacto en los salarios de un aumento de suma fija. Un monto de 25.000 pesos podría mejorar el salario real en un 16,7%. Y se lograría superar en 7,1% el poder adquisitivo de los salarios en 2019 al momento de dejar el poder Mauricio Macri.

Si ese monto de aumento de suma fija (o sea que se integraría al salario todos los meses) fuera de 46.500 pesos se mejoraría el salario real en un 31,1% y llegaría a equipararse con el poder adquisitivo de los salarios al final del gobierno de Cristina Fernández en 2015, según los cálculos del Centro de Economía Política Argentina. Claro que esos logros no solo llegarían con el aumento de suma fija sino además con un control marcado de la inflación o generando un nuevo punto de partida desde dónde los salarios acompañen el crecimiento del IPC.

Una de los cuestionamientos más fuertes al aumento de suma fija es que compite con las paritarias, sin embargo la realidad es que las refuerzan, por ejemplo si se toman las primeras categorías del convenio de Comercio, el impacto que tendría una suma fija en el total (más paritaria) sería de alrededor del 20% solamente.

Además ayudaría a repartir la productividad de la economía y que hoy hay una brecha de 13 puntos entre la productividad por puesto de trabajo y el salario real del sector privado, diferencia que crece a 25 puntos si se compara con la mejora de la productividad por horas trabajadas.

En la industria esa distancia es de 32 puntos entre la productividad por puesto y los salarios reales.

En su momento cuando el actual Gobierno, en su inicio, aplicó una suma fija de 4000 pesos a principios de 2020 el poder de compra mejoró un 7 por ciento en promedio.

Mientras está discusión continua, el empleo registrado privado sumó 6.535 puestos en agosto (0,1% más que en julio), alcanzando 25 meses de crecimiento sostenido.

Comparando con julio de 2020, el periodo más duro de la pandemia, ya se recuperaron 412 mil puestos, sin embargo aún faltan recuperar 58 mil para alcanzar los niveles previos a la crisis del gobierno anterior donde se perdieron 275 mil puestos.

image.png
La mejora del empelo registrado lleva 25 meses consecutivos sin embargo, en el contexto de alta inflación, los ingresos siguen lejos de recuperarse.

La mejora del empelo registrado lleva 25 meses consecutivos sin embargo, en el contexto de alta inflación, los ingresos siguen lejos de recuperarse.

Los sectores más dinámicos que ya alcanzaron los niveles previos a la pandemia continúan comandando la creación de empleo: construcción, industria, inmobiliarias (en estos dos últimos se generaron más de 74 mil y 66 mil puestos adicionales). Mientras se consolida la recuperación en turismo y transporte.

Los sectores en crisis que aún no recuperan el nivel de julio del 2020 y no generaron empleo en agosto fueron finanzas y agricultura.

En cuanto a los salarios si bien el aumento de la media salarial fue del 6,5% apenitas por arriba de la inflación (6,2%), aún se mantienen en valores similares a finales de 2019, es decir, no se ha logrado recuperar lo perdido durante la gestión de Cambiemos, a diferencia de la creación de empleo, donde la recuperación de puestos alcanzó el 75% de lo perdido.

Los datos ratifican una vez más que la crisis de ingresos continua pero además se consolida la concentración y no aparece por ahora ningún derrame hacia los trabajadores de la recuperación de la macroeconomía

Te Puede Interesar