Mercado vitivinícola

Venta de uva 2023: cuántos contratos y a qué precios

Cerró el registro de contratos de la cosecha. Cantidad de operaciones y variedades de uva más buscadas este 2023. Condiciones de pago más allá de los precios.

Por Miguel Ángel Flores

Desde siempre, formalizar condiciones fue el factor más conflictivo entre bodegas y productores a la hora de transar uva y vino cada temporada. Pero la ley de contratos, que obliga a registrar precios y plazos, da referencias del cumplimiento de lo pactado durante la cosecha 2023 con matices: valores que no se liquidan en tiempo y forma, precios "de palabra" que cambian al firmar y también la falta de actualización por inflación.

En particular, a raíz de una cosecha más que pobre que tensó las cotizaciones, la campaña pasada puede convertirse en un caso testigo no sólo en cuanto a los números, sino también a la forma de pago.

De acuerdo al registro de contratos cerrado el jueves 15 de junio, esta vendimia se formalizaron y asentaron 10.000 operaciones de compra-venta. Esa cifra equivale a casi 7.000 contratos, dado que cada uno puede contener hasta 2 tipos de transacciones según la variedad de uva o vino: un ejemplo resulta el del viñatero que, por ejemplo, produce y vende a una bodega Malbec, Bonarda y Syrah.

"Está discriminado así deliberadamente porque permite evaluar cómo se ha comportado cada varietal según la zona. Este es un año particular, en el que no hubo acuerdo previamente al momento de concertar precios entre el sector primario y la industria vitivinícola", reconoció el director de Fiscalización y Control de la provincia, José Cortez, en relación a la Mesa de Concertación que se convoca para intentar un consenso o marco de referencia general a la hora de las negociaciones.

Ahora, a partir de lo que dispone la ley de contratos 9133 de 2019, viene el momento del análisis más minucioso, para determinar cuál fue la forma de pago que se impuso en los contratos. Aunque, con una cosecha "corta" que repercutió en una alta demanda y por ende en los precios incluso del mosto, salvo contadas excepciones todo indica que las compras de contado estuvieron a la orden del día.

Precios y plazos 2023 vs 2022

Al repasar la evolución de los valores, se confirma una vez más la vigencia de la uva Malbec, siempre al tope de las preferencias en el mercado primario. Y del mismo modo, también para la venta de vino.

Esto, pese a que a criterio de Cortez este año no hubo precios de referencia. "Aún así, comparando la situación en general con la del 2022 hubo un incremento importante: se pagó al menos 300% más que el año pasado entre los diez varietales principales, a lo que hay que sumar el 85% de uva adquirida por las bodegas".

Según los contratos controlados por Fiscalización, el precio promedio de Malbec, número 1 entre las variedades de alta gama (concentra 3 de cada 10 operaciones) fue de $210 por kilo. En 2022 se había pagado $78.

Si es por el salto interanual de precios, la "estrella" estuvo entre las blancas: Chardonnay llegó a transarse en $240, lo que equivale 3,5 veces su valor en la vendimia 2022. En cuanto a nivel de cotización, una de las históricamente calificadas como "tintas B" se encaramó rápido: el kilo de Syrah llegó superar los $300.

Contratos que se cumplen (y los que no)

"Los contratos sirven como instrumento ejecutivo. Diferenciemos tres situaciones: una es lo que se pactó al ingresar la uva a las bodegas desde febrero, cuyos contratos se presentan ahora con plazos y que la gran mayoría cumple", señaló Matías Manzanares, vicepresidente de la Asociación de Viñateros de Mendoza (AVM).

En ese grupo (bodegas que acuerdan precio primero y plazo después) Manzanares señala la falta de actualización de los precios por inflación "por lo que los productores terminan absorbiendo la diferencia".

El segundo lote de contratos tiene otra particularidad: se firman, pero muchos con el correr de los meses no pagan las cuotas acordadas "y en esos casos ya empezaron las ejecuciones por incumplimiento". Hay una tercera situación: precios convenidos "de palabra" que al momento de "poner el gancho" son otros, representado por otro grupo de bodegas.

Con todo ¿cuál es la modalidad o forma de pago predominante en este 2023?. Es decir, ¿cuánto se pactó de contado? o financiado, el formato más usual, que si bien suele extenderse hasta en 12 cuotas en esta temporada, por la escasez de uva, pudo haber mermado.

"Es un dato más "fino", porque hay que analizar los contratos uno a uno. Eso llevará al menos un mes y medio, cuando empiecen los controles efectivos sobre cada bodega para verificar si realmente se ajusta lo registrado a la cantidad o volumen declarado ante el INV y a nosotros en la declaración de cosecha anual", resumió Cortez al respecto.

Críticas a la ley de contratos

Para Manzanares, la ley ha perdido efectividad en su función de regular el mercado. A su criterio, en 2 aspectos: precios de referencia anticipados y la necesidad de un mecanismo de ajuste de valores por inflación.

A criterio del productor y directivo de la AVM "no está siendo eficaz a la hora de fijar un precio concreto mucho antes, para que no se especule tanto. En cuanto a la actualización, basta calcular, a un rimo de 8 o 9% mensual desde febrero, cuánta plata significa que termina absorbiendo el productor. Eso es lo que anda mal y hay que corregir urgente".

La postura, al respecto, no propicia derogar la ley de contratos, sino modificarla para incluir esos dos ítems.

Te Puede Interesar