Tendencia

Qué pasa con el consumo en Mendoza antes de las elecciones

El sector mayorista registra compras anticipadas incluso para Navidad. Productos que traccionan consumo ante la incertidumbre que generan las elecciones 2023.

Incertidumbre acerca de la economía pos elecciones 2023 que se traduce en el afán por "ganarle" más que nunca a la inflación. Así puede resumirse la actitud dominante en Mendoza, donde el consumo pasa por comprar mercadería para estockearse todo lo posible, ante la inquietud sobre lo que puede ocurrir tras el comicio presidencial del domingo 22.

Mercadería, mayormente alimentos, y algunos bienes durables parece ser la elección preferida. Tanto para el consumidor de a pie como para el comercio minorista.

"Después de las PASO se aceleró la inflación y todos han tratado de ahorrar lo poco que tenían en mercadería. Pasa con todos nuestros clientes, incluso los negocios de cercanía, de los barrios. Nadie quiere tener pesos en el bolsillo", señaló Rubén David, propietario del híper mayorista homónimo, en diálogo con radio Andina.

Hasta algunas medidas, parte del incentivo al consumo impulsado por el Gobierno nacional para amortiguar los efectos de la inflación, comúnmente llamado "plan Platita" también parecen reflejarse en este comportamiento. Un contexto que no excluye la sobredemanda que representa la ola de chilenos para quienes se volvió habitual cruzar la cordillera rumbo a Mendoza para adquirir distintos artículos, por la diferencia de precios.

Préstamos para alimentos

Para David, "los préstamos de Anses (de hasta $400 mil) también se están destinando a adelantar la compra de alimentos y otro tipo de mercadería. Todo el mundo sabe que en un proceso inflacionario lo que compres hoy será más barato que mañana, y eso se ve en determinados productos, como los de Navidad que ya tenemos en góndolas a los precios que se adquirieron".

A tal punto se observa ese fenómeno, que ya empezó acarrear una práctica: la de la reposición frecuente. Un ejemplo es el de algunas marcas de pan dulce, que en algunas jornadas obliga a hacerlo 2 o 3 veces por día, lo cual ratifica que el adelanto de las compras parece haber llegado para quedarse. Se suman otros, como turrones, garrapiñadas y sidra.

En ese tren, el empresario también suma el factor Chile, ya instalado como "turismo de compras". Una tendencia que tiene justamente en la mira a las grandes cadenas de súper e hípermercados, cuando el tipo de cambio ya alcanzó la paridad: por éstos días hay que desembolsar más de $1000 para adquirir la misma cifra de pesos chilenos.

"Ya no tiene la intensidad del flujo de marzo y abril, pero las compras de chilenos siguen concentrándose en limpieza, perfumería y cuidado personal", precisa David.

Productos más demandados y con tope

Todo contribuye a la suba sostenida de precios, hasta el alarmante 16,9% del IPC (Índice de Precios al Consumidor) que marcó setiembre en Mendoza. Aunque con diferencias entre artículos de producción nacional y los de importación.

Para el referente del sector retail "la inflación ha sido pareja, con hasta 12%, pero se notó más en importados porque no hay muchos y son los más buscados. Las empresas no saben si van a poder ingresarlos ni a qué valor reponerlos. En general, buscan asegurarse lo que más se vende: arroz, azúcar, harina, yerba, papeles, que el comerciante sabe que venderá sí o sí y además no tendrá problemas con las fechas de vencimiento".

Con todo, en el rubro hay un movimiento de precios constantes, aunque se descarta que sea "especulativo", sino atado a los cambios de listas dispuestos por los proveedores o principales marcas.

"En cuanto a disponibilidad, no hay faltantes. Y si ocurre con alguna marca en particular se reemplaza por otra. Tampoco es algo nuevo que se vea en las góndolas", cerró David, quien advierte que el alto tránsito de clientes actual serán menos ventas mañana, y que los consumidores "hoy están muy entrenados para buscar el mejor producto y comprarlo donde más le conviene".

Sin embargo, a propósito de especulación, para evitar los quiebres sigue vigente el "máximo 2 por cliente". Son topes a las compras aplicados sobre alrededor de 100 tipos de productos de un total de 14.000 que componen la oferta mayorista.

Te Puede Interesar